Los países más militarizados tienen algo en común: carecen de democracia y derechos humanos

Compartir:

El domingo 20 de diciembre, el presidente López Obrador anunció que el Ejército mexicano administrará al Tren Maya y al Aeropuerto Felipe Ángeles, con lo cual el poder militar sigue desplazando al poder civil.  

Sin embargo, aunque el Ejército es la institución en la que más confían los mexicanos, los países que han seguido el camino de la militarización, sin importar la ideología, tienen algo en común: graves problemas en materia de derechos humanos y democracia.

Un ejemplo es el de China, el país con más militares del mundo –más de dos millones de efectivos- en donde las Fuerzas Armadas no solamente se encargan de la defensa nacional y las tareas de rescate en situaciones de emergencia.

Te recomendamos: ¿Cómo le hicieron en China para no cerrar las escuelas?

Su Ejército también se encarga de proteger y construir proyectos de infraestructura clave; mantener el orden combatiendo las actividades terroristas y de insurrección; salvaguardar sus intereses marítimos y proteger sus intereses en el extranjero.

¿Pero cómo le va a China en términos económicos y democráticos con este modelo? ¿Y cuáles son los resultados de los países más militarizados del mundo?

Hasta 2020, China lleva más de 40 años de crecimiento económico y, después de Estados Unidos, es la segunda economía del planeta.

Sin embargo, si se divide toda la riqueza entre el número de habitantes, China se ubica en el lugar 79 en términos Producto Interno Bruto por habitante –o per cápita– de 2017.

El gigante asiático tampoco es un ejemplo de transparencia, ya que según el Índice de Percepción de Corrupción de 2019, se ubica en el puesto 80 de 198.  

En términos de democracia y derechos humanos, China está muy lejos de ser un caso de éxito.

De acuerdo con el Índice de Democracia de la revista The Economist de 2019, China se encuentra al fondo de la lista, en el lugar 153 de 167 naciones estudiadas. 

Este estudio analiza en procesos electorales y pluralismo, el funcionamiento del gobierno, la participación política, la cultura política y las libertades civiles.

Sin embargo, donde más flaquea el gobierno chino es en materia de libertades civiles, ya que según Amnistía Internacional –la organización civil que lucha por los derechos humanos de todo el mundo–, existe una represión sistemática en China.

“El sistema de justicia seguía plagado de juicios injustos y casos de tortura y otros malos tratos bajo custodia. China continuó tratando como secreto de Estado toda información referente al uso generalizado de la pena de muerte en el país”, dice el informe de Amnistía de 2019. 

Países militarizados de América Latina

Cuba 

Desde la Revolución cubana de 1959 que derrocó al dictador Fulgencio Batista, la isla ha estado bajo un régimen militar que gobernó Fidel Castro hasta 2008, año en el que comenzó a gobernar su hermano Raúl y que ahora administra Miguel Díaz-Canel, desde 2018. En ese país el Ejército tiene gran poder, incluyendo el control de todos los recursos que se obtienen del turismo, así como las funciones de seguridad.

En términos económicos, el Producto Interno Bruto de Cuba ocupa el puesto número 64 del mundo. En cuanto a corrupción, es el país número 60 de 198; sin embargo, en cuanto a la salud de su democracia es el país número 143 de 167 naciones analizadas.

Amnistía Internacional señala en su informe de 2019 que aún “después de la toma de posesión del presidente Miguel Díaz-Canel, las autoridades seguían utilizando arraigados mecanismos de control para silenciar las voces críticas”.

Además, “la isla continuaba prácticamente cerrada para los observadores independientes de la situación de los derechos humanos”, se lee en el reporte.

Venezuela

Otro caso de militarización en América Latina es el de Venezuela, donde gobierna Nicolás Maduro desde 2013, mismo año en el que los militares comenzaron a hacerse cargo de las tareas de seguridad pública.

Venezuela es la economía número 65 del mundo, un lugar debajo de Cuba, en términos de Producto Interno Bruto de 2018, después de una caída de 19.6%. 

Según el índice de The Economist, la democracia en este país sudamericano se encuentra en el lugar 140 de 167. 

Y si hablamos de corrupción, también se encuentra en los últimos puestos, específicamente en el 173 (de 198) según el Índice de Percepción de Corrupción de Transparencia Internacional.

En cuanto a derechos humanos y libertades civiles, la situación también ha empeorado en Venezuela, según el informe de Amnistía de 2019: “continuaron las ejecuciones extrajudiciales, las detenciones arbitrarias, el uso excesivo de la fuerza y los homicidios ilegítimos por parte de las fuerzas de seguridad en el marco de una política de represión para silenciar la disidencia”.

El informe señala que “los defensores y defensoras de los derechos humanos sufrían estigmatización y afrontaban cada vez más obstáculos para desempeñar su labor”. 

Seguramente te interesa: Así controlan la información los países más autoritarios del mundo

Otros casos de países militarizados

Bielorrusia

El país que destina un mayor porcentaje del gasto público a las Fuerzas Armadas es Bielorrusia, la ex república socialista soviética, que se encuentra entre Rusia y Polonia. Es gobernada por Aleksandr Lukashenko desde hace 26 años.

A diferencia de China, este país militarizado no se encuentra entre las mejores economías del planeta, sino que se ubica hasta el puesto 80 en materia de Producto Interno Bruto, y en el lugar 69 en cuanto a Producto Interno Bruto por habitante.

En cuanto a corrupción es el país 66 de 198 y en cuanto a democracia se encuentra en el puesto 150 de 167.

Amnistía Internacional ha documentado la violencia policial que se ha desatado este año en Bielorrusia contra manifestaciones pacíficas y cómo se han utilizado a las empresas de telecomunicaciones para reprimir la protesta.

Emiratos Árabes Unidos

Este país petrolero de la península arábiga, donde se ubica la famosa ciudad de Dubái, es el que tiene registrado un mayor gasto en defensa por habitante (1,859 euros, o unos 45,000 pesos), aunque el dato más reciente es de 2014.

Es gobernado por el sultán Jalifa bin Zayed bin Sultan Al Nahayan desde 2004​, y al menos en materia de economía cuenta con buenos números. Están en el lugar 32 de los países con mayor Producto Interno Bruto (PIB), pero el número siete en PIB por habitante.

Además, es el país número 21 en términos de corrupción, pero es 145 en términos democráticos.

Según el informe de 2019 de Amnistía Internacional, las autoridades de esta nación arábiga “sometieron a personas detenidas, algunas de ellas extranjeras, a reclusión arbitraria, tortura y desaparición forzada”.

“También restringieron la libertad de expresión, encarcelando en condiciones terribles a personas críticas con el gobierno”, señala el informe.

Más sobre el tema: Libertad de expresión, ¿para qué sirve?

Arabia Saudita

Arabia Saudita, donde gobierna el rey Salmán bin Abdulaziz desde hace un lustro, en 2018 destinó a defensa el 8.77% de su PIB.

Arabia Saudita es la economía número 18 del mundo, y la 17 si tomamos en cuenta el Producto Interno Bruto por habitante.

Sin embargo, no es un ejemplo en materia de democracia, donde ocupa el puesto 169, y en materia de corrupción, donde se ubica en el lugar 51.

El informe de Amnistía Internacional de 2019 señala que las autoridades “incrementaron la represión del derecho a la libertad de expresión, asociación y reunión. Acosaron, detuvieron arbitrariamente y procesaron a decenas de personas críticas con el gobierno y defensoras de los derechos humanos”.

Además, “las mujeres continuaron sufriendo discriminación sistemática en la legislación y en la práctica en otros ámbitos, y sin estar debidamente protegidas frente a la violencia sexual y de otra índole”.

¿Qué tan conveniente es que estos países se hayan militarizado, con tan severos problemas en cuestión de democracia, derechos humanos y libertades individuales? 

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.