PIB de México pierde 10 años de avance por la COVID-19

Compartir:

Peor caída registrada en 88 años

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) lo confirmó: la economía de México sufrió la peor caída desde que se lleva registro. Entre abril y junio de este año, el Producto Interno Bruto (PIB) -indicador estándar a nivel internacional para analizar el desempeño de una economía- cayó 18.7% respecto al valor que registró en los mismos meses de 2019. 

Esto de acuerdo a la publicación de las cifras definitivas de crecimiento económico, publicadas el 26 de agosto por el Inegi y que muestran un porcentaje menor a las estimaciones preliminares presentadas un mes antes que fueron de -18.9%.

Esto significa que la pandemia por la COVID-19 impactó más fuerte a nuestra economía que las crisis económicas de 1994-1995, cuando el PIB cayó 9%; del 2000, cuando la caída fue de casi 3% y que la crisis financiera global de 2008, que provocó un desplome de 8.9%

Para entender la magnitud de esta caída, revisamos el valor del PIB desde 1994 hasta hoy y observamos que el valor de la producción del segundo semestre de 2020 es similar al valor registrado en el tercer trimestre de 2010. Es decir, todo el avance de la economía de la última década se habría perdido en 2020.

En entrevista con Cuestione, el subgobernador del Banco de México (Banxico) y doctor en Economía, Jonathan Heath, explicó que esta caída “no solo es la peor desde las observadas en 1994, sino que es la peor que hemos vivido desde 1932, es decir, en 88 años”.

Y añade que, más allá de la pérdida de “20 millones de empleos de tiempo completo registrada entre abril y mayo -que abarca alrededor de la mitad de los hogares en el país-, la pérdida de salud y, en especial, las muertes registradas, muestran realmente la gravedad de esta crisis”.

¿Qué sectores se han visto más afectados?

El funcionario explica que fueron “las personas que sufrieron el cierre de sus empresas y establecimientos por no considerarse esenciales”. En especial, “se puede hablar de los servicios de esparcimiento y turismo, como los restaurantes, hoteles, cines, gimnasios, museos, aerolíneas, etc”, añade. 

Además, detalla que de acuerdo con las cifras del Inegi, “el comercio al por menor sufrió bastante, en especial porque está integrado una gran cantidad de pequeños establecimientos cuyo capital de trabajo se desvaneció y, ante el cierre, perdieron sus ingresos y no pudieron reponer su capital, por lo cual ya no estuvieron en condiciones de reabrir”.

Y añade que la mayoría de estos negocios “seguirán afectados por el semáforo epidemiológico hasta que se torne verde”.

¿Cómo han impactado las medidas auxiliares implementadas por Banxico?

Ante esta pregunta, Jonathan Heath explica que “se han usado 36% de los recursos, es decir 294 mil millones” de los 800 mil millones de pesos anunciados en marzo, los cuales, de acuerdo al funcionario sí han generado efectos positivos.

“En cuanto a las medidas para proveer liquidez, se ha observado que las tasas de interés interbancarias han mostrado un comportamiento estable, lo cual sugiere que no ha habido contingencias de liquidez -falta de recursos para otorgar créditos- que generen presiones en el mercado financiero” añade el subgobernador de Banxico. 

De igual forma, Heath detalla que “las medidas para fomentar el comportamiento ordenado de los mercados, en particular las realizadas a través de permutas -compromisos de intercambio de dinero a futuro entre dos partes-, han hecho que las condiciones de operación en el mercado de dinero en los distintos plazos sean mucho más estables de lo que se observaba en el mes de marzo, antes del anuncio e implementación de estas medidas”. 

Finalmente, el subgobernador de Banxico precisa que “las medidas para fortalecer el otorgamiento de crédito han generado una amplia expectativa por parte de las instituciones bancarias para contar con estos recursos, lo cual muestra sus planes para otorgar financiamiento agilizando así como el funcionamiento de los canales de crédito en estos momentos, cuando las empresas y las personas físicas lo necesitan”.

El comienzo de una larga recuperación

El doctor Heath explica que existen indicadores que confirman el comienzo de la recuperación económica. El economista refiere que la tasa del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) de junio -publicada el mismo 26 de agosto por el Inegi- muestra “claramente el comienzo de la recuperación”. 

Y es que de acuerdo a este indicador, que permite conocer y dar seguimiento a la evolución de la economía en el corto plazo, en junio se registró un aumento de 8.9% respecto al nivel observado en mayo cuando registró un valor de 88.5, el más bajo desde 2009.

A pesar de este incremento, el valor de este indicador es el mismo que se registró hace casi 10 años, en septiembre de 2019, lo que confirma el retroceso de la economía mexicana.

Sin embargo, para el subgobernador del Banco de México, este no es el único dato que confirma la recuperación pues “el comportamiento de las exportaciones en junio y julio” también habla de una reactivación. 

Pero aclara que “tardará años hasta que recuperamos todo lo perdido, es decir, que la actividad económica regrese a su pico observado en el tercer trimestre de 2018”.

Y adelantó que “en los primeros meses vamos a observar tasas positivas significativas, pero por la base de comparación ante las caídas tan graves que observamos en abril y mayo. Después, seguiremos observando tasas positivas pero ya no de la misma magnitud”.

A pesar de que otros expertos consideran que el gobierno pudo haber hecho más para evitar una caída de esa magnitud, ¿será demasiado tarde para anunciar nuevas medidas que aceleren la recuperación?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.