Candidatura de Donald Trump parece imparable después de Iowa

Compartir:

- Advertisement -

Arranca oficialmente la carrera por la candidatura del partido Republicano en Estados Unidos con Donald Trump al frente en Iowa. El lunes 15 de enero entre temperaturas de hasta 30 grados bajo cero más de 100,000 republicanos en Iowa asistieron al primer caucus de estas elecciones primarias y demostraron que a pesar de los problemas legales que enfrenta el ex presidente, este sigue siendo el preferido entre las y los votantes republicanos. 

Los caucus como el de Iowa –a diferencia de unas elecciones primarias– son asambleas cerradas donde votantes registrados, en este caso republicanos, se reúnen para emitir su voto en secreto.

Donald Trump recibió el 51% de los votos. Ron DeSantis, gobernador de Florida, quedó en lejano segundo lugar con 21.2% del voto y la ex gobernadora de Carolina del Sur y ex embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas, Nikki Haley, se colocó en tercer lugar con 19.1%.

Las elecciones en Estados Unidos son un juego de estrategia, más que un concurso de popularidad, y se basan en la acumulación de delegados que le son otorgados a los candidatos dependiendo de su desempeño en cada una de las contiendas en los diferentes estados. En las elecciones primarias republicanas el total de delegados en juego es de 2,400, pero el número mágico al que un aspirante debe llegar si quiere ser el candidato es 1,215 delegados. 

Te puede interesar: Martin Luther King en su día: avances y desafíos en la lucha por los derechos civiles

Con recursos finitos y escasos, manejar 50 campañas a la vez es prácticamente imposible y los primeros estados son fundamentales para mostrar quienes tienen lo necesario para continuar. Las votaciones se distribuirán en 27 fechas entre el 15 de enero y el 4 de junio de este año, pero se espera que para el 5 de marzo la decisión ya esté tomada. 

Iowa, a pesar de solo aportar 40 delegados es uno de los más importantes por ser el primer estado en mostrar sus preferencias. Si bien la población en Iowa es más rural, blanca y religiosa que el país en promedio, el desempeño de los republicanos ahí es muy importante para demostrar la fuerza de su mensaje entre las bases más fieles al partido. 

El triunfo de Trump en Iowa refleja muy de cerca lo que ya mostraban las encuestas en los días anteriores a la elección: prácticamente la mitad del electorado republicano sigue apoyando al ex presidente, mientras que la otra mitad no se puede poner de acuerdo sobre qué opositor apoyar. 

La apuesta de DeSantis

En noviembre de 2022, cuando Ron DeSantis ganó la reelección para gobernador de Florida con una plataforma hiper conservadora en temas valóricos, muchos comenzaron a verlo como el futuro del partido republicano. DeSantis trató de presentarse a sí mismo como la mejor alternativa a Trump y en pocos meses recaudó millones para una campaña presidencial.

Te puede interesar: ¿La alternancia en el Ejecutivo es suficiente para fortalecer nuestra democracia?

Sin embargo, desde su lanzamiento fallido en X, la campaña de DeSantis ha estado marcada por una serie de fracasos que poco a poco han ido deteriorando su imágen. En enero de 2023 las encuestas nacionales lo colocaban tan solo 10 puntos debajo de Trump, un año después el ex presidente lo deja atrás por más de 50 puntos.

DeSantis vio en Iowa una oportunidad de demostrar su potencial entre los votantes más conservadores. Recibió el apoyo de la gobernadora Kim Reynolds y de líderes evangélicos locales, realizó más visitas que cualquier otro candidato y recorrió los 99 condados. Todo esto en un inicio con la intención de ganar el estado, pero conforme se fue acercando la elección y las encuestas mostraban una clara ventaja del ex presidente, la apuesta de DeSantis fue para obtener un segundo lugar que lo presentara como la alternativa a Trump que la mitad de los votantes republicanos siguen buscando. 

La realidad es que a pesar de todo Trump sigue siendo un líder carismático con quien las personas pueden conectar, DeSantis por otro lado “no es un orador muy atractivo”, nos dijo el profesor del departamento de ciencia política en el Instituto Tecnológico Autónomo de México, Jeffrey Allen Weldon.

Si bien DeSantis llegó en segundo lugar el lunes, Trump lo dejó atrás por 30 puntos mientras que a Nikki Haley le ganó por apenas 2. 

Te puede interesar: Juicios contra Biden y Trump amenazan elecciones presidenciales de 2024 en EU

Las oportunidades en New Hampshire de DeSantis la próxima semana son muy pocas y su campaña ha redireccionado sus esfuerzos a Carolina del Sur, dónde se votará el 24 de febrero, pero ni ahí se ve muy claro su camino considerando el apoyo que este estado ha mostrado a Trump en los últimos años y el hecho de que Nikki Haley fue la gobernadora. 

Nikki Haley se queda corta

La ex gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, ha ganado popularidad en las últimas semanas sobre todo en New Hampshire, el siguiente estado que elegirá candidato. En Iowa, a pesar de no ser el escenario ideal para una candidata moderada como ella, llegó en tercer lugar con 19% de los votos. 

Ni Haley ni DeSantis lograron superar las expectativas que había en ellos; sin embargo, para ella llegar en un tercer lugar tan cercano al segundo del gobernador no le afecta tanto y la mantiene en la conversación como “la única persona que puede retar a Trump”, nos mencionó Weldon

Lo importante en las primarias es cumplir expectativas, explicó también el politólogo, así tus simpatizantes sigan creyendo en el camino que diseñaste hacia la candidatura a pesar de las pérdidas inevitables y sigue fluyendo el apoyo. Haley le ha apostado a New Hampshire y aunque Iowa pudo resultar mejor, no fue un fracaso total para su campaña.

Te puede interesar: Papel de “mártir” ayuda a Donald Trump en sus aspiraciones presidenciales

La próxima semana la ex embajadora de los Estados Unidos ante las Naciones Unidas tendrá que demostrar si es capaz de hacerle frente al hombre que a pesar de los problemas legales sigue siendo el preferido. Trump sale de Iowa con 20 delegados, DeSantis con 8 y Haley con 7.

Aunque a veces parezca imposible imaginar un futuro sin Donald Trump, casi la mitad de los republicanos han dicho que no lo apoyaría si es condenado por un delito. Con todos los problemas legales que está atravesando el ex presidente por el momento, existe un camino para que la alternativa correcta tome la nominación y la opinión pública parece inclinarse hacia Haley para llenar este rol. 

¿Logrará Haley deshacerse de DeSantis a tiempo para capturar a todos los votantes desencantados con Trump?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.