Los gobernadores de la Alianza Federalista quedan a deber en sus propios estados

Compartir:

Como documentamos en esta nota, mientras los gobernadores de la Alianza Federalista comienzan a tener más impacto en el escenario nacional como contrapeso del gobierno federal, la aprobación de algunos de estos mandatarios estatales cayó después de que se unieron a este frente.

¿A qué se debe este fenómeno? ¿Qué le preocupa realmente a sus gobernados? ¿Y cómo les ha ido en esos temas a estos gobernadores? 

De acuerdo con la encuestadora México Elige, las y los mexicanos opinan que los principales problemas del país son corrupción, inseguridad y economía. De hecho, según la misma encuesta, a las familias mexicanas les preocupa más la crisis económica que la crisis de salud.

Más sobre el tema: Cae aprobación de gobernadores que se han unido a la Alianza Federalista

Revisamos estos indicadores para saber si los gobernadores de la Alianza Federalista son candil de la calle y oscuridad de su casa.

Corrupción en los estados de la Alianza Federalista

Según la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG) 2019, Durango, gobernado por el panista José Rosas Aispuro, es el estado más corrupto del país, con una tasa de 25,389 víctimas de corrupción por cada 100,000 habitantes.

Guanajuato, del panista Diego Sinhué, y Jalisco, de Enrique Alfaro de Movimiento Ciudadano, también están dentro del Top Ten de corrupción. Guanajuato ocupa el lugar seis con una tasa de 16,200, y Jalisco tiene el puesto siete con una tasa de 16,100.

Mientras tanto, Coahuila, del priista Miguel Riquelme, ocupa el puesto 12, con una tasa de 15,410, y Aguascalientes, del panista Martín Orozco, ocupa el puesto 13 con una tasa de 14,677 víctimas de corrupción por cada 100,000 habitantes.

Según la ENCIG 2019, San Luis Potosí, gobernado por el priista Juan Manuel Carreras, está en el lugar 18 y Querétaro, del panista Francisco Domínguez, en el 22, con tasas de 13,114 y 11,394 respectivamente.

De hecho, cinco estados gobernados por miembros de la Alianza Federalista se encuentran entre los 10 estados menos corruptos del país.

Nuevo León, del independiente Jaime Rodríguez, ocupa el lugar nueve entre los estados menos corruptos del país según la ENCIG 2019, con una tasa de 10,348 víctimas por cada 100,000 habitantes, mientras que Michoacán, del perredista Silvano Aureoles, ocupa el octavo lugar con una tasa de 10,231.

Chihuahua, del panista Javier Corral, es el sexto menos corrupto con una tasa de 9,381. Tamaulipas, del panista Francisco García Cabeza de Vaca es el cuarto, con una tasa de 7,705 y, por último,  Colima, del priista José Ignacio Peralta, es el segundo estado menos corrupto, con 6,945 víctimas por cada 100,000 habitantes. 

Para entrar en contexto: Alianza Federalista, ¿un nuevo contrapeso?

Violencia en los estados de la Alianza Federalista

De acuerdo con cifras oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) cuatro estados gobernados por miembros de la Alianza Federalista estuvieron dentro de los 10 más violentos entre enero y agosto de 2020.

Colima, del priista Ignacio Peralta, es el estado con la mayor tasa de homicidios de todo el país, con 54.64 asesinatos por cada 100,000 habitantes, lo cual pone a su capital al nivel de países en guerra como Siria.

Chihuahua ocupa el tercer puesto con una tasa de 51.19, le sigue Guanajuato en el cuarto lugar con una tasa de 48.68 y Michoacán es el séptimo estado más violento del país con 33.4 homicidios por cada 100,000 habitantes.

Además, Jalisco es el onceavo estado más violento, con una tasa de 20.26. Mientras que San Luis Potosí está en el puesto 14, con una tasa de 16.57; Tamaulipas en el 16, con 14.44; y Nuevo en el 19, con 10.61.

Para leer después: El Bronco, gobernador de las ocurrencias, a punto de irse de Nuevo León: ¿cómo lo deja?

En el sentido opuesto, solo hay cuatro estados gobernados por miembros de la Alianza Federalista entre los 10 estados menos violentos del país.

Aguascalientes es el segundo estado menos violento, con 4.53 asesinatos por cada 100,000 habitantes. Coahuila es el tercero (5.03), Querétaro es el octavo (5.83) y Durango es el noveno (6.58).

También que hay cinco estados gobernados por miembros de la Alianza Federalista entre las 10 entidades con más feminicidios.

Colima fue el estado más feminicida entre enero y agosto de 2020, con una tasa 3.04 por cada 100,000 mujeres.

Nuevo León es el tercer estado más violento contra las mujeres, con una tasa de 1.5 feminicidios, San Luis Potosí es el séptimo con 1.3 y Durango es el octavo con 1.27.

Por último, Chihuahua es el décimo estado más violento contra ellas, con una tasa de 1.20 feminicidios por cada 100,000 mujeres.

Te recomendamos: Terrorismo fiscal: ese gran enemigo de las libertades

La Alianza Federalista frente a la pandemia

El manejo de la epidemia de COVID-19, el cual por cierto, fue el tema que unió a los mandatarios estatales de la ahora Alianza Federalista, parece ser el aspecto en el que han tenido mejor desempeño: solo dos de estos estados están entre las 10 entidades con mayor tasa de muertes por esta enfermedad.

Querétaro del panista Francisco Domínguez está en el séptimo lugar con una tasa de 97.2 muertes por cada 100,000 habitantes y Colima del priista José Ignacio Peralta está en el octavo puesto con una tasa de 91.8.

Cuatro estados de la Alianza Federalista están entre el lugar 10 y 20 de tasa de mortalidad de COVID-19. Tamaulipas se ubica en el lugar 14 (71.2), Coahuila en el 16 (69.5), San Luis Potosí en el 17 (67.1) y Nuevo León en el 18 (66.6).

En cambio, seis de los 12 estados de la Alianza Federalista se ubican entre las 10 entidades con menor impacto de la pandemia en cuanto a fallecimientos.

Durango es el tercer estado con una menor tasa de muertes por esta enfermedad por cada 100,000 habitantes (39.9), Michoacán es el cuarto (40.1), Chihuahua es el quinto (46), Jalisco es el sexto (46.2), Guanajuato es el octavo (53.5) y Aguascalientes es el décimo (56.5).

Seguramente te interesa: Estados de Morena vs. los de la Alianza Federalista: ¿en dónde hay más violencia?

La economía, el mayor pendiente

Coahuila, del priista Miguel Riquelme, es el estado del país que tuvo una mayor caída económica en el primer trimestre de 2020: -6.8% respecto al mismo trimestre de 2019.

En estos mismos términos, la mayoría de los estados gobernados por miembros de la Alianza Federalista experimentaron caídas económicas comparando el primer trimestre de 2020 con el del año anterior.

Querétaro fue el séptimo estado que más cayó económicamente (-4.1%), Aguascalientes es el décimo (-3.2%) y Jalisco el onceavo (-3.2%). 

Mientras que Durango es el estado 13 con una peor caída económica (-2.9%), San Luis Potosí el 14 (-2.6%), Tamaulipas el 16 (-1.8%), Michoacán el 17 (-1.5%), Nuevo León el 18 (-1.2%) y Chihuahua es el estado 24 que menos cayó económicamente (-0.3%).

Tal vez te interese: La costosa estrategia paralela de Enrique Alfaro contra la COVID-19 en Jalisco

Por otro lado, en estos términos, solo ocho estados no experimentaron una caída económica, entre ellos, dos estados gobernados por miembros de la Alianza Federalista: Colima y Guanajuato.

Colima fue el segundo estado con mayor crecimiento económico, con un aumento de 2.7% en el primer trimestre de 2020 respecto al mismo trimestre de 2019; y Guanajuato es el octavo estado que más creció en esa etapa (0.1%).

¿Mejorarán sus números los estados de la Alianza Federalista o se enfocarán solo en criticar al gobierno federal lo que ellos no hacen tan bien?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.