Ni las veo ni las oigo; la indiferencia de AMLO con las madres buscadoras mexicanas

Compartir:

Viernes 21 de julio de 2023. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, recibió en la mañanera a Estela de Carlotto, una de las fundadoras de las Abuelas de la Plaza de Mayo en Argentina. El mandatario lucía contento, sonriente, tomó del brazo a Carlotto, la acompañó a subir al estrado. Le ofreció el micrófono. 

Todo esto, a pesar de que el mandatario lleva cinco años dándoles la espalda a las mujeres mexicanas que integran los colectivos de búsqueda de desaparición forzada en México.

La indiferencia de AMLO con las buscadoras en México es notable. 

Te puede interesar: “Hasta encontrarte”: La promesa de Karla de escarbar fosas hasta encontrar a su hermano

El viernes 26 de noviembre del 2021, el presidente de México, López Obrador visitó Irapuato, Guanajuato y los colectivos de mujeres buscadoras se quedaron afuera.

Al terminar la conferencia en el recinto militar, el presidente salió en su camioneta con los vidrios arriba y una buscadora corrió detrás, lo quería alcanzar. Al ver que Andrés Manuel continuaba su trayecto, comenzó a gritar: “regrésame a mi hermano, búscame a mi hermano”.

“Nunca nos escuchó”, recuerda Karla Martínez Jiménez en entrevista para Cuestione. Ella integra el colectivo Hasta Encontrarte y cuenta que corrió en esa visita oficial detrás del auto presidencial, en un intento desesperado por tener apoyo del gobierno para localizar a su hermano Juan Valentín, desaparecido en el año 2020. 

Pruebas genéticas en Argentina y la búsqueda en fosas clandestinas de México

FOTO: CUARTOSCURO

En la capital mexicana, año y medio después de esa visita del presidente a Guanajuato, Andrés Manuel recibió a Estela de Carlotto. La mujer de 92 años integra la asociación Las Abuelas de la Plaza de Mayo, una organización no gubernamental creada en 1977 cuyo objetivo es “localizar y restituir a sus legítimas familias todos los niños desaparecidos por la última dictadura argentina” entre 1976 y 1983, se lee en su página web.

Hasta diciembre del año 2022, las Abuelas de Plaza de Mayo en Argentina han logrado identificar a 131 nietos a través de pruebas genéticas de ADN y continúan cultivando su esperanza por encontrar a 300 nietos más que siguen extraviados. En México hay 110,874 desaparecidas y desaparecidos sin localizar desde 1962 hasta la fecha; 136 los han encontrado Karla Jiménez y el colectivo Hasta Encontrarte cavando en fosas clandestinas en Guanajuato. 

Puedes mirar la historia completa de Karla aquí: Hasta Encontrarte

Video documental con la historia de Karla La Hulk Jiménez elaborado por Cuestione

“Hace 45 años que soy parte de las Abuelas de la Plaza de Mayo en Argentina por la desaparición forzada de personas y siendo abuela, madre, tenemos esa doble tarea de búsqueda que es imposible dejar de hacerla. Tengo 92 años (…) mientras tenga un bastón o una silla y la gente vea que tengo mi cerebro lúcido, voy a seguir para que esto no vuelva  a pasar nunca más”, dijo la abuela argentina serena, ecuánime, con el presidente de México de su lado la semana pasada.

“No es una palabra, es una necesidad para todos los pueblos de Latinoamérica”, agregó Carlotto y agradeció a López Obrador el haberla recibido mientras el mandatario le devuelve una sonrisa. 

La respuesta de las madres, hermanas, tías, buscadoras, al encuentro del presidente con Carlotto no se hizo esperar. A través de un video  compartido en redes sociales, la Brigada Buscándolo se posicionó al respecto: “Somos como Estela de Carlotto, madres rotas por el dolor. Solo queremos saber qué pasó con nuestros seres queridos… Lo que nos mueve es el amor”. 

Desde Irapuato, Karla Jiménez vio a López Obrador con Estela de Carlotto en las noticias y confirmó lo que ya sabía: que el mandatario ni las ve ni las oye y que tiene un presidente “que es candil de la calle y oscuridad de su casa”.

En Argentina todavía existen más de 30,000 personas no localizadas en los 7 años de dictadura militar, de acuerdo con información de las Abuelas de la Plaza de Mayo. En México hay más de 100,00 desaparecidos sin localizar en 61 años. 

Los derechos de las víctimas ignorados por el Estado 

FOTO: CUARTOSCURO

De acuerdo con el Derecho Internacional, México tiene una deuda histórica en los derechos negados a las víctimas de desaparición forzada que incluye “a las familias que los buscan”, señala Arancha García Soto, psicóloga y socióloga desde Bosnia, donde acompaña a víctimas de desaparición forzada.  

“Las mamás, hijas, hijos, hermanas, que sufren afectaciones en sus proyectos de vida en la ausencia de un ser querido” también son víctimas de desaparición forzada, explica García Soto a Cuestione. Se basa en la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas aprobada el 23 de diciembre del 2010 para enlistar algunos derechos que el Estado debe garantizarles.

El primero es el derecho a la verdad. Las familias de las y los desaparecidos, dice la psicóloga, deben conocer cuáles fueron las circunstancias de la desaparición forzada, cómo marchan los procesos de búsqueda y la suerte final de su desaparecido, incluida la recuperación de los restos de su familiar desaparecido.

Sin embargo, buscar a los desaparecidas y desaparecidos que existen en territorio nacional se ha convertido para las autoridades mexicanas como buscar la aguja en el pajar; mientras tanto, los colectivos de búsqueda están supliendo la labor de las autoridades encargadas. 

El artículo 12 de la Convención Internacional señala al pie de la letra que el Estado velará porque toda persona que alegue que alguien ha sido sometido a desaparición forzada tenga derecho a denunciar los hechos ante las autoridades competentes, quienes examinarán rápida e imparcialmente la denuncia y, en su caso, procederán sin demora a realizar una investigación exhaustiva e imparcial

Pero en México sigue habiendo miles de desapariciones forzadas sin resolver. Karla desde Guanajuato asegura que si un familiar se queda esperando la llamada de la autoridad para saber qué pasó con su desaparecido, “nunca va a suceder” y por eso se vio obligada a buscar sus propias respuestas con un pico con el que día y noche mueve la tierra.  

Derecho a la información y reparación del daño

Derivado del derecho a la verdad, está el derecho a la información y la reparación del daño. “Cada víctima tiene el derecho de conocer la verdad sobre las circunstancias de la desaparición forzada, la evolución y resultados de la investigación y la suerte de la persona desaparecida”, detalla el artículo 24 de la Convención

Por el contrario, lo que ocurre en varios estados de la República Mexicana con altos índices de desapariciones como Jalisco y Guanajuato, es que los colectivos de mujeres buscadoras desconocen las circunstancias de lo que ocurrió con sus familiares desaparecidos, tampoco saben dónde están y no hay resultados de las investigaciones. 

Además del Derecho a la Información, los Estados deben velar porque su sistema legal garantice a la víctima de una desaparición forzada el derecho a la reparación del daño y a una indemnización rápida, justa y adecuada, agrega la Convención en el artículo 24 en su artículo 4.

FOTO: CUARTOSCURO

La reparación del daño comprende todos los daños materiales y morales y, en su caso, otras modalidades de reparación como la restitución, que consiste en devolverle a las víctimas algo de lo que perdieron; la readaptación, donde los familiares puedan contar con el apoyo psicosocial suficiente para integrarse a su vida familiar, social, profesional; la satisfacción, incluido el restablecimiento de la dignidad y la reputación y, por último, las garantías de la no repetición, para que nunca más vuelva a ocurrirle algo similar.

En Irapuato, una madre buscadora sale a cavar en fosas clandestinas para localizar a su hijo de 16 años desaparecido en el año 2020 y cuenta que en el 2021 la delincuencia organizada se llevó de la casa también a su sobrino adolescente. Dos tragedias para una misma familia. 

Protección a las familias buscadoras, otro derecho inexistente 

El 5 de mayo de 2023, hombres armados asesinaron en Celaya, Guanajuato a Teresa Magueyal, madre buscadora del colectivo Una Promesa por Cumplir. La madre buscadora murió sin encontrar a su hijo José Luís Apaseo Magueyal, desaparecido el 6 de abril del año 2020.

Quizás quieras leer: Más de 50 años buscando a sus desaparecidos: la lucha de las madres mexicanas víctimas de la violencia

El 14 de noviembre del 2022, María Carmena Vázquez fue asesinada en el municipio de Abasolo, Guanajuato. Integraba el Colectivo de Personas Desaparecidas en Pénjamo y buscaba a su hijo, Osmar, de 21 años, desaparecido desde junio. Además de Carmena, Cuestione documentó en el reportaje Hasta Encontrarte que el colectivo de búsqueda ya había reportado el asesinato de Ulises Cardona Aguilar, Francisco Barajas y Rosario Zavala Aguilar; todos buscaban a sus familiares desaparecidos en cementerios clandestinos.

La Convención Internacional para la Protección de todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas dice en los artículos 12 y 15 que el Estado debe tomar medidas adecuadas para asegurar la protección del denunciante, los testigos, los allegados de la persona desaparecida y sus defensores, así como de quienes participen en la investigación, contra todo maltrato o intimidación en razón de la denuncia presentada o de cualquier declaración efectuada.

“Los Estados Partes cooperarán entre sí y se prestarán todo el auxilio posible para asistir a las víctimas de las desapariciones forzadas” puntualiza el artículo 15. Sin embargo, entre diciembre del año 2010 y noviembre del año 2022, 17 buscadoras y buscadores que ya habían perdido a sus familiares desaparecidos fueron asesinados en su intento por localizarlos, de acuerdo con las cifras del Consejo Nacional Ciudadano del Sistema Nacional de Búsqueda de la mano con reportes periodísticos. 

“No buscamos culpables, no buscamos responsables” dicen las buscadoras de Hasta Encontrarte en Guanajuato, como súplica personal y colectiva de sobrevivencia a la delincuencia organizada.

En México, las buscadoras no tienen garantía de ningún derecho.

La lucha por la verdad y la justicia para las víctimas de desaparición forzada en México aún enfrenta grandes desafíos desde el Derecho Internacional. La necesidad de una mayor empatía y compromiso por parte del gobierno para con todas las familias afectadas se hace urgente, en aras de sanar heridas y encontrar respuestas que alivien el sufrimiento de quienes buscan a sus seres queridos.

El tamaño de los desaparecidos sin localizar en México

Los desaparecidos sin encontrar en México equivale a llenar 11 veces el Auditorio Nacional de la Ciudad de México.

Jalisco con 14,886 desaparecidas y desaparecidos; Tamaulipas con 13,001, Estado de México con 11,713 y Veracruz con 7,457, son los estados que concentran mayor número de desapariciones forzadas en el país.

A continuación se presenta el mapa nacional de desapariciones en México:


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.