Advierten que Cártel de los Chupasangre aún existe y sigue obteniendo licitaciones en IMSS e ISSSTE

Compartir:

Desde 2016 se reveló la existencia de un cártel empresarial que lo mismo acordaba entre sus miembros el reparto de recursos que acaparaba las licitaciones para otorgar servicios médicos, en particular de banco de sangre y laboratorio de análisis clínicos, por lo que recibieron el mote del Cártel de los Chupasangre

El cártel empresarial integrado por 11 compañías y 14 ejecutivos comenzó a prestar servicios al ISSSTE y extendió su presencia al IMSS, donde Mikel Arriola, en ese entonces director de ese instituto, presentó una denuncia ante la Comisión Federal de Competencia, organismo al que le llevó cuatro años emitir un fallo. 

En su sentencia, la Cofece determinó que las empresas y personas físicas realizaban prácticas monopólicas y les impuso multas por $626,457,000 millones de pesos.

Te puede interesar: Movimiento Ciudadano, el nuevo blanco de Morena

Las empresas sancionadas fueron Selecciones Médicas (Seme), Selecciones Médicas del Centro (Semece), Centrum Promotora Internacional (Centrum), Impromed, Hemoser, Instrumentos y Equipos Falcón (Falcón), Dicipa, Grupo Vitalmex (Vitalmex), Vitalmex Internacional, Vitalmex Administración y Vitalmex Soporte Técnico, así como a 14 personas físicas que las representaban.

La Cofece señaló que las compañías acordaban o intercambiaban información para coordinar la presentación o abstención de posturas en licitaciones convocadas por el IMSS y el ISSSTE para contratar servicios integrales de estudios de laboratorio y de banco de sangre.

En el expediente DE-011-2016, la Cofece señaló que las empresas establecieron un pacto de no agresión para, en lugar de competir, repartirse las partidas de siete licitaciones convocadas por el IMSS y el ISSSTE en 2008, 2010, 2011 y 2015. 

Para lograr su cometido, el Cártel de los Chupasangre sostuvo intensas comunicaciones mediante correos electrónicos y llamadas telefónicas para convocar reuniones durante los días previos y posteriores a la presentación de sus posturas.

“Esta práctica anticompetitiva generó un daño a las finanzas de ambos institutos estimado en más de $1,200 millones de pesos, resultado de los sobreprecios –para algunas pruebas este fue de hasta 58.8%– que pagaron a lo largo de diez años el IMSS y el ISSSTE”, indicó la Cofece.

Sin embargo, a pesar de estas irregularidades y las continuas críticas del presidente Andrés Manuel López Obrador a empresas que “sangraban” a estas instituciones públicas de seguridad social, el Cártel de los Chupasangre sigue operando.

Apenas en diciembre de 2021, un año después de que la Cofece las multó, las empresas participaron con su esquema habitual en una licitación que se decidió un día antes de que terminara el año, reportó El Financiero.

Ese 30 de diciembre, Dicipa, de Francisco Pallach, y MDM, ligada al Grupo Falcón, presentaron ofertas para dar el servicio de banco de sangre al ISSSTE por $1,950 millones de pesos, en una licitación programada hasta 2024.

Más sobre: Poder económico y político de las Fuerzas Armadas pone en riesgo al sistema democrático

En tanto, Hospitales San Ángel INN Hemoser, de Ignacio Higadera, y Dicipa presentaron las solicitudes para hacerse cargo del servicio de laboratorio clínico, que ascendía a $3,600 millones de pesos.

Al final el ISSSTE recurrió a un sistema de puntos. Como las empresas del Cártel de los Chupasangre fueron multadas por Cofece, recibirían una calificación menor, pero aun así MDM y Dicipa, empresas del cártel, quedarían entre las finalistas.

La investigación de la Cofece también reveló que al interior de las instituciones públicas de salud, las empresas se coordinaban con funcionarios para licitar, coordinar y evitar inconformidades. 

La indagatoria apuntó a Juan Carlos Larrieu Creel, quien de 2016 a 2018 fue subdirector de Infraestructura Médica del ISSSTE.

Apenas en abril pasado un juez de control del Reclusorio Norte vinculó a proceso a Larrieu Creel y siete ex funcionarios más por su presunta participación en un fraude por $790,000,000 millones de pesos en el ISSSTE.

La investigación de la Fiscalía General de la República por la que se vinculó a proceso a Juan Carlos Larrieu Creel señala que en el ISSSTE se realizaron dobles pagos a Seme, una de las empresas del Cártel de los Chupasangre, que demandó en 2018 al Instituto de Seguridad Social para los Trabajadores del Estado por incumplimiento en el pago de materiales de curación y marcapasos.

Un juez ordenó pagar a Seme más de $831,000,000 millones de pesos, que se liquidaron en 2021, pero un mes más tarde la empresa reportó que el adeudo en realidad era de $598,000,000 millones de pesos. Pero al realizar una revisión en las facturas pagadas por el ISSSTE a Seme, la autoridad administrativa informó que en total le dieron $790,941,458 millones de pesos.

La empresa Seme, del empresario Francisco Pérez Fayad, a quien la Cofece multó con $14,400,000 millones de pesos, la pena económica individual más alta.

Pérez Fayad también encabeza Fármacos Especializados, el segundo grupo distribuidor de medicamentos que más contratos ganó en los dos últimos sexenios con el IMSS.

A pesar de estos antecedentes, el IMSS podría reanudar su relación con empresas del Cártel de los Chupasangre en un negocio de hasta $7,500 millones de pesos para los próximos tres años, de acuerdo con información de El Financiero.

En su lucha por erradicar la corrupción y dejar al país un sistema de seguridad como el de Dinamarca ¿sabrá el presidente López Obrador que los empresarios que desfalcaron al IMSS y al ISSSTE siguen siendo proveedores?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.