Los medicamentos, el mayor escándalo de Cofepris en este sexenio, ¿qué hay detrás?

Compartir:

A inicios de octubre, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) tardó cinco días en emitir una alerta sanitaria por el robo de casi 38 mil medicamentos contra el cáncer en un almacén de Iztapalapa 

El titular de la Cofepris, José Alonso Novelo Baeza, informó que se tardaron en reconocer el robo públicamente porque se estaba integrando el expediente ante la Fiscalía General de la República (FGR).

Una semana después, se encontraron 8,144 cajas de estos medicamentos en bolsas de basura en las calles de la alcaldía Azcapotzalco, los cuales, según peritos de la fiscalía de la Ciudad de México, coincidían con el lote robado en Iztapalapa.

Seguramente te va a interesar: Nadie defiende a la ciudadanía de las malas decisiones de Cofepris

La situación se quedaría en una anécdota lamentable, si no fuera por la escasez de estos medicamentos contra el cáncer que se vive en México, el mayor escándalo relacionado con la Cofepris en ese sexenio.

Miguel Ángel Toscano, exdirector de Cofepris entre 2008 y 2011, nos contó que el problema de fondo que tiene actualmente Cofepris es que cada vez se subordina más a la decisión política y no a la decisión técnica, por lo cual se corre el riesgo de tener a una instancia regulatoria como herramienta del gobierno.

“Una mala administración la vamos a pagar las y los mexicanos, es muy peligroso cuando hablamos de medicamentos porque es la salud y la vida de las personas”, agregó Toscano.

La falta de medicamentos

El 26 agosto de 2019, padres de niños con cáncer se manifestaron en el aeropuerto de la Ciudad de México para hacer visible la escasez de medicamentos contra el cáncer que llevaba al menos mes y medio.

“Nos hacen falta medicamentos para nuestros niños, hay escasez de metotrexato, nuestros niños están en peligro de morir”, dijo Israel Rivas, uno de los manifestantes.

El 27 de agosto de 2019, la Cofepris cerró una línea de producción de la farmacéutica jalisciense Pisa, del empresario Carlos Álvarez Bermejillo, en la Ciudad de México, la cual produce y distribuye metotrexato, “debido a inconsistencias en sus procesos de producción”.

Tres días después, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que se trataba de una campaña orquestada por las farmacéuticas afectadas por el nuevo modelo de compra de su gobierno.

“Batallábamos porque se robaban hasta el presupuesto de las medicinas, tres empresas son las que acaparaban todo y son las que están promoviendo la campaña de que los niños con cáncer no tienen medicamento. ¡Claro que están molestos! Porque tenían una mina de oro y ya se les acabó”, dijo López Obrador el 30 de agosto de 2019.

La Cofepris farmacéutica Pisa

El 1 de octubre de 2019, en Cuestione documentamos que, desde el 9 de mayo, la Cofepris revisó los procesos de producción de laboratorio de la farmacéutica Pisa, y encontró algunas irregularidades administrativas pero no en la calidad del medicamento.  

De todas maneras, la autoridad sanitaria colocó “un sello de suspensión de trabajos del Metotrexato en la puerta principal del área de fabricación”. También le informaron a la empresa que “no podrá fabricar y distribuir el producto Metotrexato hasta que la autoridad sanitaria lo determine”, de acuerdo con documentos a los que tuvimos acceso en Cuestione.

También documentamos en ese entonces que el 18 de junio de 2019, la propia Cofepris confirmó la determinación de que Grupo Pisa deje de producir Metotrexato y se retire del mercado en un plazo de 15 días.

La Cofepris buscó licitar este y otros medicamentos, pero “la licitación se declaró desierta el 28 de junio”, según reportó la revista Proceso el 29 de septiembre de 2019. 

El 30 de septiembre, la periodista Claudia Villegas de Proceso, publicó que la farmacéutica Pisa podría estar detrás del desabasto de medicamentos contra el cáncer en el país.

El desabasto “fue provocado por el incumplimiento de las normas sanitarias en plantas de Laboratorios Pisa que elaboran el fármaco metotrexato”, escribió Villegas.

Y agregó que, según documentos de Cofepris y la Secretaría de Hacienda, “ese grupo farmacéutico trató de presionar al gobierno federal con su condición de proveedor principal para obtener facilidades indebidas a fin de reanudar su producción”.

Ya en enero de este año 2020, la Secretaría de la Función Pública, anunció un proceso de inhabilitación de Grupo Pisa por tener al menos seis indagatorias abiertas.

Tres meses después, en marzo de este año, una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad reveló que al menos un medicamento de metotrexato comprado por el gobierno federal en 2019, no contaba con registro sanitario de Cofepris.

Se trató de un medicamento de Laboratorios Mylan, importado de Francia, que carecía de permiso para administrarse en nuestro país.

“Vienen con certificaciones óptimas, mejores que las de México, dicen ‘queremos ver la calidad’, pueden verla, pero son mejores que las de México, son de Suiza, Francia, Estados Unidos”, dijo la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, a los padres de familia preocupados por la situación.

El 21 de octubre de este año, el Diario Oficial de la Federación publicó una circular en la que se oficializa la inhabilitación de la farmacéutica Pisa, por la cual las instancias de gobierno y empresas productivas del estado “deberán abstenerse, de aceptar propuestas o celebrar contratos con dicha persona moral, de manera directa o por interpósita persona, por el plazo de 30 (treinta) meses”.

El Grupo Farmacéutico Pisa dijo en un comunicado que el alcance de la inhabilitación es exclusivo para las entidades federativas, municipios y alcaldías de la Ciudad de México, cuando las adquisiciones se realicen con cargo total o parcial a fondos federales.

La sanción se vincula con un proceso de adjudicación del Servicio Integral de Anestesia (SIA) para el Hospital de Pediatría del Centro Médico Nacional de Occidente del IMSS en 2017.

Además, aclaran que la sanción se debió a que presentaron documentos en los que aseguraban contar con las condiciones técnicas para cumplir un contrato.

Pero, “durante la investigación, las autoridades consideraron que dicha información no respaldaba plenamente la oferta, teniendo como consecuencia la sanción consistente en la inhabilitación antes referida”, publicó Grupo Pisa.

La compra y distribución de medicamentos

Una semana después de la inhabilitación de Grupo Pisa con la Administración Pública Federal, el presidente López Obrador firmó el acuerdo con la ONU para comprar medicinas en el extranjero, mismo que ya había anunciado desde el 14 de julio.

“Costó muchísimo, porque estaban involucrados intereses tanto de las farmacéuticas, distribuidores de medicamentos y funcionarios públicos, que hacían su agosto con la venta de medicamentos. Estamos hablando de 100,000 millones de pesos. Había 10 empresas que acaparaban la venta de medicamentos y tenían representantes al interior del gobierno”, dijo López Obrador.

El presidente anunció, el 31 de julio, que se creará una empresa pública para que distribuya los medicamentos en el país, y se dijo que el director de esa compañía sería David León Romero, hasta que se reveló el video en el que salía dándole dinero a Pío López Obrador, hermano del mandatario federal.

De acuerdo con Miguel Ángel Toscano, exdirector de Cofepris, que la distribución de medicamentos caiga en manos del gobierno podría ser un problema ya que “el Estado es el peor administrador”.

¿Podrá el gobierno resolver pronto la escasez de medicamentos?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.