Crisis educativa en México generará más pobreza y desempleo

Compartir:

Lorenita, de cinco años, cursaba el tercero de kínder cuando empezó la pandemia de la COVID-19 y su jardín de niños, ubicado en la alcaldía Cuauhtémoc, tuvo que cerrar para evitar contagios.

Aunque la Secretaría de Educación Pública (SEP) implementó el programa Aprende en Casa y opciones educativas virtuales, los papás de Lorenita decidieron que su hija no tomaría clases, pues la familia no cuenta con internet ni computadora en casa o celular con la tecnología adecuada.

Por eso, durante la crisis sanitaria, Lorenita estuvo con sus padres en el puesto callejero de comida donde su familia trabaja. 

Sophie -una adolescente de 16 años- prefirió desertar del tercer semestre del Colegio de Bachilleres al no adaptarse a las clases virtuales y reprobar casi todas sus materias. La joven se puso a trabajar, junto con otros de sus compañeros, en un centro comercial.

Te puede interesar: Educación y protección social, dos pendientes que presionan el futuro de México

Ante esta realidad de deserción escolar y rezago educativo provocados por la pandemia de coronavirus, legisladores y especialistas alertaron sobre el futuro de pobreza y desigualdad social que les depara a millones de estudiantes en México.  

Toda una tragedia 

Expertos que consultamos en el tema advirtieron que el sector educativo vive una tragedia tras dos años de rezago en el aprendizaje debido a la pandemia.

Marco Fernández, coordinador del Programa de Educación de México Evalúa, nos dijo que la deserción de niños, adolescentes y jóvenes de preescolar, educación básica y media superior debido al cierre de escuelas entre 2020 y 2021 se traducirá en mayor desempleo y precariedad para las generaciones futuras.

Por su lado, el diputado federal de Movimiento Ciudadano y secretario de la Comisión de Ciencia y Tecnología, Mario Alberto Rodríguez, nos explicó que se trata de más de 5,000,000 de alumnos de entre tres y 28 años que desertaron en ese lapso, y que quienes continuaron sus estudios sufren ahora de un retraso en la enseñanza debido a programas paliativos e ineficientes como Aprende en Casa.

Quizá quieras leer: Falta de acompañamiento y complicaciones técnicas, principales obstáculos para la educación con sistema híbrido

Ambos coincidieron en que la SEP falló en la implementación de estrategias para garantizar la calidad de la enseñanza durante la pandemia, y que ahora carece de un plan o programa para resarcir la afectación a millones de estudiantes.

En tanto, Martha Carrillo, especialista en Desarrollo Social por la UNAM, nos dijo que el mayor daño es a la primera infancia, pues hay niñas y niños que jamás cursaron preescolar.

“Ahora que van a la primaria; tenemos reportes de profesores de que los niños no saben leer y no saben convivir. No tienen desarrolladas siquiera las habilidades motrices, no saben ni tomar un lápiz”, advirtió.

El diputado Rodríguez coincidió en que si bien hay un daño en todos los niveles educativos, “el que más duele” es el básico, ya que los más pequeños dejaron de aprender a leer, a escribir, saber aritmética o tener razonamiento lógico-matemático.

“Es un niño que va a tener una mala lectura, una comprensión lectora nula, un razonamiento lógico-matemático terrible; si ya de por sí en México es un indicador bajo. Mientras que el gobierno está como si nada y eso me parece un desdén con los niños. Es un daño que no vamos a reparar nunca”, agregó el experto.

Futuro incierto

Para Marco Fernández, de México Evalúa, el rezago educativo en estos “dos años perdidos” se reflejará en una falta de oportunidades de desarrollo económico y social para esta generación de niños y adolescentes.

 “Es muy difícil que los chicos que abandonaron la escuela estén dispuestos a regresar, y esto en verdad es una tragedia por el costo que va a representar para ellos: en primer lugar, por las menores oportunidades en términos de empleo, y a su vez, se va a producir un círculo de pobreza que vamos a seguir perpetuando”, nos dijo Fernández.

La experta Martha Carrillo también nos pintó un sombrío panorama al prever una “desigualdad intergeneracional”, toda vez que el rezago educativo impactará en la población de entre cuatro y 25 años de edad: “los niños dejaron de aprender, mientras que los niños que ya estaban en proceso de aprendizaje olvidaron lo aprendido”.

“Ahora hay profesores que se quejan porque los niños que no fueron a preescolar no saben ni tomar un lápiz, y entonces tienen grupos muy disparejos y ahí la desigualdad”, mencionó Martha Carrillo.

La también maestra en Innovación Social y Economía Solidaria por la Universidad de Salamanca, España, advirtió que si la SEP no implementa políticas focalizadas en estos estudiantes “entonces sí podemos hablar de generaciones perdidas, y no de dos años, sino que podemos retrasarnos hasta una década”.

¡Acciones ya!

Tanto el diputado Rodríguez, como Marco Fernández y Martha Carrillo consideraron en que la SEP debe implementar medidas urgentes para atender el rezago y la deserción escolar derivados de la pandemia.

Pero el investigador de México Evalúa lamentó que no ve en el horizonte esfuerzos de la autoridad para ello: “lo que se tendrían que estar haciendo son tutorías focalizadas para que estos chicos fueran localizados por los directores y los supervisores de los planteles para que regresen a clases con programas de acompañamiento para ponerlos al corriente y no dejarlos ‘a la buena de Dios’”.

“Voy a resumir el grado de negligencia de la autoridad: supuestamente rebasaron el término del ciclo escolar para usar esas dos semanas adicionales para recuperar aprendizajes, pero las boletas las van a seguir emitiendo hasta julio. Esto hace que muchos papás, de manera irresponsable, digan: ‘¿ya para qué mando a mis hijos?’, y se comportan como si no hubiera afectaciones en el aprendizaje”.

En ese tenor, el legislador Rodríguez urgió a la SEP a trabajar a marchas forzadas para resarcir los rezagos derivados de la pandemia, pues -nos recalcó- el programa Aprende en Casa no resolvió el problema del aprendizaje, solo fue un paliativo.

“Tenemos dos años de rezago; hay que instar a las autoridades a recuperar los institutos de Evaluación Educativa para que tengamos certeza de la magnitud de lo que se rezagó la comunidad educativa, y haya indicadores para establecer estrategias de política educativa y resarcir el daño”, nos explicó.

El diputado de MC, quien también integró la Comisión de Educación en la Legislatura pasada, insistió en que la secretaría debe activar un programa para estabilizar o normalizar a todos los cinco millones de estudiantes que salieron de la educación y “que se quedaron sin nada”.

“Que tengan condiciones para continuar sus estudios de manera normal. La SEP tiene que ir de manera inmediata por ellos, porque además tiene un registro, datos, domicilios, no están perdidos”.

Más sobre el tema: La SEP busca cambiar grados desde preescolar hasta secundaria por fases de aprendizajes  

Martha Carrillo nos explicó que una de las grandes críticas a la secretaría es que debería buscar mecanismos para recuperar esta educación que se perdió, reconstruir los hábitos, la forma de convivencia social y el desarrollo motriz.

 “En vez de eso, (la SEP) está pensando en una modificación curricular que nada tiene que ver con las necesidades reales del país; en un plan de estudios que no atiende ni el rezago educativo, ni el abandono escolar, ni la desigualdad. Es muy grave. La secretaría debe recuperar a los estudiantes de los primeros años de educación. Estamos viendo problemas de adaptación de quienes no fueron a preescolar durante la pandemia”.

Carrillo demandó a la SEP actualizar las cifras para que haya un análisis cuantitativo de la situación. “De los alumnos de cuatro a cinco años, el 23% ha tenido problemas con maestros o compañeros, y ahí tenemos una alerta en términos emocionales. La dependencia es responsable de promover políticas que nos ayuden a disminuir todas estas desigualdades que surgieron en la pandemia”, concluyó.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.