Free Porn





manotobet

takbet
betcart




betboro

megapari
mahbet
betforward


1xbet
teen sex
porn
djav
best porn 2025
porn 2026
brunette banged
Ankara Escort
1xbet
1xbet-1xir.com
1xbet-1xir.com
1xbet-1xir.com
1xbet-1xir.com
1xbet-1xir.com
1xbet-1xir.com
1xbet-1xir.com
1xbet-1xir.com
1xbet-1xir.com
1xbet-1xir.com
1xbet-1xir.com
1xbet-1xir.com
1xbet-1xir.com
1xbet-1xir.com
1xbet-1xir.com
betforward
betforward.com.co
betforward.com.co
betforward.com.co
betforward.com.co
betforward.com.co
betforward.com.co
betforward.com.co
betforward.com.co
betforward.com.co
betforward.com.co
betforward.com.co
betforward.com.co
betforward.com.co
betforward.com.co
betforward.com.co
betforward.com.co
deneme bonusu veren bahis siteleri
deneme bonusu
casino slot siteleri/a>
Deneme bonusu veren siteler
Deneme bonusu veren siteler
Deneme bonusu veren siteler
Deneme bonusu veren siteler

Mayor participación privada ayudaría a revertir la crisis en el sector eléctrico

Compartir:

Aunque las autoridades federales lo nieguen, el Sistema Eléctrico Nacional está en crisis o en condiciones de “fragilidad” (por decir lo menos). Las recientes alertas por el exceso de demanda de energía eléctrica debido a la ola de calor en todo el país -que además derivaron en apagones-, confirman la urgente necesidad de impulsar la inversión público-privada en el sector, así como el uso de energías limpias como la solar o la eólica.

“Lo que hemos visto es el resultado de la política energética y eléctrica de los últimos cinco años: cerrar las posibilidades de inversión en el sector de la generación eléctrica. Es un reflejo de la falta de infraestructura en la transmisión eléctrica, para mover la energía de los centros de generación a los centros de consumo. Y hay cuellos de botella importantísimos donde no se ha invertido para modernizar la red”, nos explicó Oscar Ocampo, coordinador de Energía y Medio Ambiente del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

El problema estalló entre el 7 y 9 de mayo de 2024 cuando se registraron apagones en más de 20 estados del país debido a la sobredemanda de energía eléctrica en hogares y empresas, a fin de abatir el intenso calor. Más de 2.6 millones de usuarios resultaron afectados, informó la Comisión Federal de Electricidad (CFE), cuyo titular, Manuel Bartlett, negó que se tratara de una “crisis” en el sector.

La CFE enumeró cuatro factores que propiciaron los apagones en el país: incrementos en la demanda eléctrica debido a la ola de calor; la sequía que provocó baja producción en plantas hidroeléctricas; el mantenimiento en plantas de generación eléctrica; y fallas en centrales eléctricas que provocaron un “desbalance” en el sistema eléctrico.

Te recomendamos: “Nacionalización eléctrica”: entre la opacidad y el discurso político-electoral

Ante ese escenario, analistas y empresarios confirmaron lo que ya se señalaba desde hace varios años: el país atraviesa por una crisis energética sin precedentes, producto de la falta de inversión, y el desinterés por las energías renovables y la colaboración público-privada.

Para colmo, expertos criticaron el anuncio del presidente López Obrador de este 21 de mayo de 2024 sobre que se cumplirá un acuerdo para exportar energía eléctrica al vecino Belice, a pesar de los recientes apagones en nuestro país y de que Yucatán ha reportado cortes de energía ante el crecimiento de la demanda.

Mayor inversión, la clave

“Se requiere un clima propicio para la inversión pública y privada; inversión pública en la transmisión eléctrica y también -¿por qué no?- inversión privada en la generación eléctrica por una razón muy sencilla: un solo jugador (CFE) no tiene los recursos ni la capacidad financiera, operativa y de recursos humanos para atender todo el crecimiento de la demanda (de energía eléctrica) que tiene este país”, nos dijo al respecto Oscar Ocampo.

“La CFE se beneficia de que exista participación privada, que haya inversión que genere menores costos (en la energía) que luego CFE transmite y comercializa a los usuarios finales. La generación privada debe entenderse como un apoyo para la CFE, no como una competencia o una amenaza”, abundó el también politólogo por la Universidad de Hamburgo.

Quizá te interese: Y sin embargo, se cae

El integrante del IMCO nos aclaró que en este momento ni CFE ni las finanzas públicas pueden solventar las expansiones necesarias en generación eléctrica para el país: “traemos un déficit relativamente alto por las tasas de interés y el costo del dinero que va a mantenerse caro al menos en lo que resta del año y el siguiente. No se puede construir más en términos de generación eléctrica al ritmo que se requiere y de ahí la necesidad de abrir la inversión privada”.

¿Hay resistencia de la 4T a las energías limpias?

Sobre el aparente desinterés del actual gobierno para impulsar las energías limpias, y al contrario priorizar el uso de combustibles fósiles para generar electricidad (como en la Termoeléctrica de Tula, Hidalgo), Ocampo precisó que no es que la 4T esté en contra de las energías limpias, sino que más bien se opone a que haya competencia en la generación de electricidad.

“La CFE no es competitiva en energías limpias… solo tiene las hidroeléctricas, un poco de geotermia y de nuclear, pero en donde está el gran crecimiento de estas energías, es decir solar, fotovoltaica y eólica, pues la CFE no es un jugador relevante. Y si le agregas que el gobierno le tiene aversión a la competencia, pues la guerra se vuelve contra las energías renovables, pero no en el tema ambiental, sino de competencia económica”, abundó.

Por ello es que el impulso a las energías limpias ha venido disminuyendo, nos indicó el también maestro en Políticas Públicas por la London School of Economics, quien señaló que hasta 2021 se había avanzando “mucho” en la incorporación de nuevas centrales de energía renovable debido a los incentivos de la Reforma Eléctrica de 2013.

Más información: ¿“Histórico” fin de la era del petróleo? COP28 deja inconformidades ante el desastre ambiental

“Ese impulso ya se acabó y ahora estamos en un porcentaje históricamente bajo de generación limpia en el que también tienen que ver las sequías. Las hidroeléctricas representaban entre un 10 y 12% de la generación eléctrica total del país, pero ahora por la sequía están a la mitad, es decir 6%”, explicó Oscar Ocampo.

“Las sequías tienen a las presas en niveles de almacenamiento por debajo del 50%, y están produciendo la mitad de lo que producían en el pasado. Al mismo tiempo, la capacidad solar, fotovoltaica y eólica no ha crecido como lo venía haciendo”, añadió el especialista. Actualmente la capacidad eólica es de 6%; solar, de 5.3%; hidroeléctrica, otro 6%; geotermia 1.2%; y nuclear, 3.5%, lo que suma 22% de generación de energía limpia; “un porcentaje bajísimo”, lamentó Ocampo.

El experto nos recordó que México se comprometió en el Acuerdo de París de 2015 a que en este 2024 se iba a generar 35% de electricidad a partir de fuentes limpias, pero -apuntó- “estamos en 22%; de ese tamaño es el rezago”.

Ante esa situación, el investigador en temas de energía y comercio exterior concluyó que si se reactiva la inversión de manera inmediata en el sector eléctrico, dentro de cuatro o cinco años se podrían ver avances en materia de energías limpias, pues los proyectos eólicos y solares toman tiempo en lo que se hacen los estudios de factibilidad, se tienen los permisos, se construyen y se hacen las pruebas necesarias.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.