Discursos de odio: el peligro de la intolerancia

Compartir:

“El discurso de odio es un ataque a la tolerancia, la inclusión, la diversidad y la esencia misma de nuestras normas y principios de derechos humanos”, señaló el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

El Artículo 19 de la Declaración Universal de Derechos Humanos dice que toda persona tiene “derecho a la libertad de opinión y expresión”.

Esa libertad está regulada por el Artículo 20 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Toda expresión que haga propaganda en favor de la guerra o que el discurso de odio incite a la discriminación, la hostilidad o la violencia, está prohibida por la Ley

Te puede interesar: Cambios en la Ley del Infonavit: ¿a quiénes beneficiarán?

¿Cómo se define en el contexto de México?

“En el caso del discurso del odio, más que buscar argumentar o demostrar un punto de vista, se trata de nulificar al contrario, de hecho, de construir un contrario para luego nulificarlo”, dijo Felipe López Veneroni, profesor de posgrado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

En el caso de México se están rompiendo elementos que tradicionalmente habían sido parte del discurso público, nos explicó López Veneroni, también investigador en Problemas Conceptuales de la Comunicación en el ámbito de la Teoría Social y Hermenéutica y Semiótica del Discurso.

El especialista recurrió al cambio en el discurso político que emplea López Obrador. “Tenemos un presidente que al hablar de la pobreza señala causas y nombres. Hace poco dijo que el responsable de la gran pobreza neoliberal era el expresidente Carlos Salinas de Gortari”.

Y advirtió que se necesitaría de un debate amplio para “considerar” si existe odio en el discurso de AMLO, pero “sí incita a mucha gente a revertir ese tipo de declaraciones y prácticamente generar una situación de encono”.

El profesor de posgrado de la FCPyS de la UNAM agregó: “no estoy acusando a nadie. Creo que las circunstancias del cambio han generado posiciones crispadas, de poca tolerancia, de poco respeto a la opinión del tercero. Esto está escalando a una situación en que ya ni siquiera se trata de argumentar de manera lógica lo que otros nos están diciendo… estamos descalificando”.

Quizá te interese: ¿Cofepris trató de ocultar el robo de 38 mil medicamentos contra el cáncer?

El papel de la sociedad 

Para Ivonne Acuña Murillo, académica de la Universidad Iberoamericana y experta en Sistema Político y Género, desde el 2006 la sociedad se ha enfrentado a dos visiones de país.

“Dos visiones de país de lo que debería ser el gobierno y lo que debería de hacer el gobierno y eso trasciende a los medios”.

La también doctora en Ciencia Social, con especialidad en Sociología, vio esta postura en las aulas en 2006, de cara al proceso electoral y el polémico triunfo de Felipe Calderón Hinojosa (que obtuvo con 35.89% de los votos por 35.31% de Andrés Manuel López Obrador).

“En el aula se sentía una división de posturas muy encontrada. Lo mismo en los medios de comunicación se ha exarcado, ciertamente. En sexenios como el de Calderón y de Peña era posible escuchar en la radio el encuentro de las dos posturas”, nos dijo Acuña Murillo

Actualmente “escuchamos noticiarios con ambas posturas; programas de debate de quién está de acuerdo con él (López Obrador) o la que habla del análisis y quién no; pero además hay acusaciones de servilismos, de chayotero, de un lado y de otro”.

De Taibo II, Martín Moreno a FRENA

Durante un mitin en 2014, Paco Ignacio Taibo II, hoy titular del Fondo de Cultura Económica (FCE), sugirió “fusilar” a los legisladores que aprobaron la reforma energética.

“Eso es discurso de odio, por más que lo quieran pintar como una ocurrencia o una especie de argumento chusco. Una cosa es cambiar por la vía jurídica y democrática las condiciones y otra cosa es literalmente tomar por las armas o de manera sumaria ejecutar al que se percibe como enemigo”

Felipe López Veneroni, profesor de posgrado de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM

Luego de que en la mañanera se evidenciaron los contratos millonarios en gobiernos anteriores que tenían las revistas Nexos (dirigida por Héctor Aguilar Camín) y Letras Libres (con Enrique Krauze al frente), el director del Fondo recomendó: 

“Sugeriría a los hijos de la ‘Operación Berlín’ y el baile interminable de la lana, que más les vale que se queden en su esquina o que vayan cambiando de país”.

“Creo que Paco Ignacio cometió un error, no es el primero. A él se le ha conocido porque no se contiene, en muchas de las ocasiones se equivoca”, señaló Acuña Murillo.

Algo sobre: Mario Delgado prevé más de 68 mmdp de fideicomisos y no sabe a dónde irán

Otro caso… 

En octubre, el historiador Francisco Martín Moreno dijo: “si se pudiera regresar a la época de la inquisición, yo colgaba a cada uno, no, no colgaba; quemaba vivos a cada uno de los morenistas, en el Zócalo capitalino, te lo juro”, en referencia a la eliminación de fondos y fideicomisos.

“Y además quién vote por Morena el año que entra será también un traidor a la patria, porque si no se duele… con lo que está sucediendo y votan por ellos habrán perdido el derecho a quejarse y serán iguales que ellos”. Días después Francisco Martín se disculpó por sus comentarios.

En referencia a Martín Moreno, el profesor de posgrado de la FCPyS advierte que “el punto es que las luchas, ya sea en el caso de los conservadores o los grupos que llamemos de izquierda, si parten de que hay que deshacerse de la otra parte, incurre una lógica de odio”.

Mientras que para Acuña Murillo, la expresión del historiador: “es un tipo de violencia y debería haber una sanción jurídica”. 

¿El desenfreno de FRENA?

La exigencia del líder de FRENA, Gilberto Lozano, quien pide la renuncia de López Obrador, entra en el tema de “desacuerdo frontal de políticas de gobierno”; sin embargo, pasa a ser un discurso de odio, cuando “alude a la posibilidad de eliminar”, dijo López Veneroni.

Para Ivonne Acuña Murillo, el líder de FRENA, maneja un “discurso violento, es muy irrespetuoso. Es peligroso porque puede incitar a la violencia. Lo que sí se sanciona es dar información falsa… utiliza muchas fake news”.

Te recomendamos: ¿Qué es FRENA, quiénes están detrás y por qué quieren que renuncie AMLO?

¿Y dónde se ubica el reclamo feminista?

Ivonne Acuña Murillo, experta en Sistema Político y Género, considera “una equivocación del presidente” comparar al movimiento feminista con los grupos conservadores. “Además es un error no sólo discursivo sino político”.

“En primer lugar no es una corriente. No es una sola forma de ver el mundo. Dentro del feminismo hay conservadoras, liberales, comunistas… desde muy distintas ideologías. El movimiento feminista no es conservador, al contrario, ha sido una revolución cultural como pocas”, explica la especialista.

“Asumir que las mujeres estamos siendo manipuladas para golpearlo, es una visión muy corta y muy equivocada”, agregó. 

“No estoy de acuerdo en su postura ni en su visión de asumir que resolviendo problemas económicos saliendo del neoliberalismo y mejorando el nivel de vida de la población… la violencia contra las mujeres se va acabar”, dijo Acuña Murillo.

Además, consideró que el gobierno pudo hacer del movimiento feminista un aliado.

López Veneroni rechazó que las expresiones del movimiento feminista constituyan un discurso de odio. “Muchas veces, el vandalizar forma parte de una situación de desesperación, de no sentir que hay respuesta a una lucha que lleva ya siglos”.

Felipe López Veneroni, profesor de posgrado de la FCPyS de la UNAM, no descalifica al movimiento feminista, ni las pintas a monumentos, pero “hay momentos en donde se extralimita la lógica de la reivindicación y se entra en una confrontación muy cercana a lo que sería una especie de odio”.

Finalmente Veneroni ve reflejado el discurso de odio en las descalificaciones como “lo que acaba de pasar con el partido de Margarita Zavala y del expresidente Felipe Calderón; y la crítica (sobre el físico) a la senadora Citlalli Ruiz”.

A este tipo de ataques “en lógica se llaman ad hominem, se descalifica a la persona por ser como es, a algunos se le acusa por ser un alcohólico,, a otros se le acusa de sobrepeso. Entramos en una dinámica donde ya más que reflexionar, estamos acusando y descalificando al otro”.

En otro orden, Felipe López retomó el caso de San Miguel Canoa, en Puebla, que llevó a la pantalla el cineasta Felipe Cazals en la cinta Canoa (1975). Cuando “un grupo de jóvenes universitarios fueron a escalar La Malinche y pasaron la noche en un pueblo. El cura empezó a incitar a la población a decir que eran comunistas, que iban a violar a sus hijas, a robar, a burlarse de ellos…

“Entonces se desató una respuesta de violencia contra estos jóvenes, incluso los lincharon y fueron mutilados a machetazos; uno sobrevivió. Este sería un ejemplo, sino de un discurso de odio como tal, sí de un miedo tan irracional, una postura irracional que condujo a una respuesta de odio”.

Además, hizo mención a lo que recientemente vivió el personal médico en la pandemia, “cuando hubo varias agresiones en contra del personal de salud porque pensaban que era gente que iba a esparcir el virus y no a curarnos de él”.

Pese a que hay normas jurídicas contra el discurso de odio, este existe hasta nuestros días. ¿Qué tan preparados estamos como sociedad para contrarrestarlo?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.