Sin fideicomiso para desastres naturales, estados no saben cómo obtener fondos de emergencia

Compartir:

En Veracruz el gobierno solicita declaratoria de emergencia e insumos de asistencia humanitaria para 172,613 habitantes que han sufrido los estragos del huracán “Grace”. En 24 horas, el desastre natural cobró la vida de 11 personas, 10 municipios presentan afectaciones y los daños –que todavía están sin cuantificar– van desde la caída de árboles, postes de luz y telefonía y viviendas incomunicadas hasta las pérdidas humanas.

Hasta ahora se desconocen las cifras oficiales de las familias sin techo que ya no cuentan con el respaldo de los más de 8,000 millones de pesos para enfrentar catástrofes naturales porque el gobierno desapareció el Fondo de Desastres Naturales (Fonden).

En Quintana Roo, 149,000 personas quedaron sin luz por el paso del huracán “Grace”, el primer desastre natural ocurrido después de que el Congreso de la Unión eliminara a 109 fideicomisos, entre ellos el Fonden. El fondo de desastres fue reemplazado por el gobierno federal por un instrumento que hoy pocos gobernadores conocen…y en medio del paso de huracanes, tormentas y lluvias torrenciales.

Te puede interesar: El dinero de fideicomisos podría estar disponible hasta 2022

“El gobierno ha cubierto a medias las situaciones que atendía el Fondo de Desastres Naturales, pues solo ha emitido lineamientos para la atención de emergencias con apoyos en especie, no recursos presupuestarios para atender la contingencia”, se lee en la prensa local. 

En Durango, el gobernador José Rosas Aispuro solicitó declaratoria de emergencia por las fuertes lluvias que inundaron las comunidades rurales de Lerdo, Gómez Palacio y Mapimí a inicios de agosto. El mandatario dijo que ante la falta del Fonden, habría que sacar de “donde sea” los apoyos que necesita la gente para “rehabilitar su vivienda, reparar sus caminos y reponer parte de los bienes perdidos por las inundaciones”.

Foto: Cortesía

En lugar del Fonden, el gobierno mexicano se apoya ahora con el Fondo de Reconstrucción para Entidades Federativas, un instrumento creado en 2010 (Fonrec), que desde el año pasado otorga apoyos financieros por desastres naturales a los estados y a la Ciudad de México, sin que hasta ahora los gobiernos locales tengan claras sus reglas de operación y desconocen cómo ejecutarlas.

Lo mismo ocurre con los Lineamientos de Operación Específicos para atender los daños desencadenados por fenómenos naturales destructivos, creados por decreto el 13 de agosto pasado y a una semana del arribo del huracán “Grace”. 

Te recomendamos: Desaparición del fondo para víctimas pone en riesgo a más de 8,500 personas

También está el Programa para la Atención de Emergencias por Amenazas Naturales, publicado en el Diario Oficial de la Federación el 16 de agosto pasado para “asegurar que la población afectada por amenazas naturales reciba atención suficiente por parte del gobierno estatal y municipal ante emergencias” que al igual que los anteriores, no se han explicado a los gobiernos para su correcta implementación.

Sin embargo, la falta de una estrategia de comunicación efectiva por parte del gobierno para dar a conocer las nuevas reglas operativas durante los desastres naturales genera un desastre mayor. Uno donde los estados pierden días cruciales sin recursos económicos durante una emergencia. Recursos que entregados a tiempo y en tiempos de huracanes, pueden salvar o sepultar vidas.

México, país proclive a los desastres naturales

Los desastres naturales fueron una de las causas principales para que al menos 101 mil personas hayan tenido que desplazarse de manera forzada en México durante el 2020. Así lo advirtió el informe del Centro de Monitoreo del Desplazamiento Interno (IDEMC).

Foto: Curtoscuro

Nuestra ubicación geográfica aumenta las posibilidades de desastres naturales.

Haciendo un recuento de los daños, de 1900 al 2018, se registraron en México 231 desastres naturales en los que más de 20,000 personas perdieron la vida y aproximadamente 18 millones de habitantes fueron afectados. Así lo documenta la investigación Desastres en México: mapas y apuntes sobre una historia inconclusa, realizado por el Departamento de Geografía Física y el Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México. 

Conoce más sobre el tema: Desaparición de Fonden y más de 100 fideicomisos pone en riesgo a 90 millones de personas

En la misma investigación, las cifras revelan que las tormentas en México son las que más afectan a la población al desencadenar 105 registros de desastres naturales, es decir, el 45.5% del total. En segundo lugar están las inundaciones que representan el 29.8% y en un porcentaje menor, se registraron 35 desastres detonados por sismos (15%); 12, por procesos de deslizamientos (5.1%) y 10 por actividad volcánica (4.3%). 

¿Por qué desapareció el Fonden?

Estas razones motivaron a que se creara, en 1996, el Fondo de Desastres Naturales durante la administración del presidente Ernesto Zedillo. Era un fideicomiso que obligaba al gobierno federal a destinar recursos económicos a los estados y municipios afectados por los desastres naturales.

Con la creación del Fonden, los recursos que no se utilizaban en un año se guardaban para el siguiente, creando un tipo de ahorro para enfrentar los desastres naturales cuando llegaran a ocurrir. Así lo explicó Arturo Herrera, cuando era Secretario de Hacienda y Crédito Público en la administración de Andrés Manuel López Obrador.

El funcionario que ahora está en el Banco de México, dijo en un video el 31 de agosto del año pasado, que los pasivos del Fonden superaban los recursos que tenía el fideicomiso. Es decir, de los 4,911 millones que había para enfrentar los desastres naturales, el Fonden tenía pasivos por 18,034 millones de pesos por lo que “en términos netos, no tenía recursos, no se trata de tomar lo que existía ahí, porque lo que existe es deuda”… y entonces fue mejor eliminarlo que rescatarlo.

Más información: Mario Delgado prevé más de 68 mmdp de fideicomisos y no sabe a dónde irán

Para Oscar Pimentel González, ex diputado federal y quien fuera presidente municipal de Saltillo, en Coahuila, es un “grave error” del gobierno federal el haber eliminado al Fonden y a los otros 108 fideicomisos que existían porque “si un automóvil tiene fallas no se tira a la basura, se arregla”.

“En un momento en donde existen evidencias probadas de que el mundo está viviendo una situación de código rojo por el cambio climático y los desastres naturales están latentes, desaparecer el instrumento más importante que tenía el gobierno federal para socorrer a la población me parece un gravísimo error que atenta contra el bienestar de las y los mexicanos”,  dijo Pimentel González en entrevista para Cuestione

También puedes leer: El desafío del cambio climático.

Cuando el gobierno mexicano anunció la desaparición de los fideicomisos, entre ellos el Fonden, lo primero que se le vino a la cabeza a Oscar Pimentel es que México va para atrás. “Que en vez de fortalecer nuestras políticas públicas, las estamos deteriorando”, señala. 

Para el funcionario que actualmente se desempeña como Director General de Planeación del gobierno municipal de Saltillo, en Coahuila, con la desaparición del Fonden “el gobierno también se aísla y pierde la posibilidad de coordinarse con los gobiernos estatales y municipales”.

En octubre del año pasado, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, dijo que en diez días el gobierno daría un informe sobre el funcionamiento de los fideicomisos y sus fondos para demostrar que “se está defendiendo a gente deshonesta”. Sin embargo, han pasado diez meses y todavía no hay noticias del informe ni de los 68,000 millones de pesos por la extinción de los 109 fideicomisos que ahora están en manos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

El proyecto de ley aprobado por el Congreso de la Unión estableció que la SHCP sería la que realice los procesos de extinción de los fideicomisos, pero no se detallan los mecanismos con los que se redirigirá el dinero obtenido con su desaparición. La dependencia federal tiene la facultad de manejar lo recaudado a discreción bajo la partida de “aprovechamientos”.

Más manos por Veracruz

Hay daños materiales severos, mucha gente sin casa, no hay luz ni internet en muchos municipios de la sierra, los alimentos empiezan a escasear y la ayuda del gobierno está muy lenta”, explica Miguel Ángel Aguilera, del colectivo ambientalista “Por la magia de Gutiérrez Zamora”, en Veracruz, tras el paso del huracán “Grace”.

Aguilera es profesor universitario pero cambió su rutina para “ayudar a su gente” en Gutiérrez Zamora y otros municipios rurales como Santa Rosa, el Cepillo, Valenzuela, el Zapotal y el Ojite, “donde el sábado no hubo paso de ningún transporte público y mucha gente todavía está incomunicada”, nos cuenta. 

Te puede interesar: El calentamiento global ya es irreversible, pero todavía se puede desacelerar.

El maestro instaló varios puntos de acopio para recolectar víveres no perecederos, agua embotellada y láminas “porque mucha gente perdió sus casas”, explica. 

Desde el sábado pasado cuando “Grace” pasó con fuerza, Miguel Ángel y muchos veracruzanos como él se han echado al hombro la ayuda para mitigar los estragos del desastre natural, ante la ausencia del Estado. Cuando el huracán pasó de categoría 2 a 3 e impactó en Tecolutla, su teléfono celular no paraba de sonar.

“Desde las 6 de la mañana me están buscando amigos que me ayudan a recopilar víveres, hacemos llamadas buscando apoyos materiales y económicos, tratamos de ubicar personas en las zonas más dañadas y de enlazarlas con sus familiares en el exterior que los están buscando”, describe Miguel Ángel su nueva labor. 

Mientras las autoridades en Veracruz siguen cuantificando los daños por el paso del huracán “Grace”. Las autoridades han pedido a la población que se encuentra cerca a los ríos Cazones, Tecolutla, Nautla, Misantla, Colipa, Actopan y La Antigua, permanecer atentos ante posibles crecidas.

El activista Miguel Ángel Aguilera explica que el Ejército sí está presente en Veracruz activando el plan DNIII para desastres naturales “pero no se da abasto”. Y por eso hace un llamado a la ciudadanía para apoyar con agua, láminas y víveres, a los que por el paso de “Grace”, lo han perdido todo… hasta el apoyo del Fonden.

Si quieres ayudar a damnificados del huracán “Grace

A continuación te damos una lista de centros de acopio, a donde puedes llevar alimentos e insumos médicos:

Monterrey

Orquídea 303. Col. Los Fresnos, 6to. Sector, Apodaca, Nuevo León. Frente a la plaza comercial. Horario de 10:00 a 19:00 horas. (Recibe Pamela Montessoro Cel. 8122130636).

Xalapa

Luna Café. Av. Lázaro Cárdenas 406, Interior Local 1 en el Walmart de Plaza Cristal. Horario de 8:00 a 20:00 horas. (Recibe Berenice Romagnoli).

Ciudad Satélite

Calle del Volador 19, segundo piso. Col. La Concordia, 5ta Sección de Lomas Verdes, Naucalpan de Juárez. Horario de 10:00 a 16:00 horas.

Ciudad de México

Cairo 164. Col. Claveria Azcapotzalco.

Av. Baja California 104, casi esquina con Monterrey, Col. Roma Sur, Alcaldía Cuauhtémoc. Horario de 11:00 a 14:00 horas. Tel. 5555846813 Cel. 5585594742 (Hector Ferral).

Explanada de la Alcaldía Magdalena Contreras.

Puerto de Veracruz y Boca del Río

Paseo Las Flores casi esquina con Alaminos, fracc. Virginia, afuera de la mueblería Zeferino Atocha.

Puebla

Gabriel Pastor. Privada 9B Sur 4102, Col. Vergel. Y en privada 33, Poniente 3313.

Tlaxcala

Calle Abasolo 11, Col. Acxotla del Río. Centro.

Donaciones económicas

Hector Ferral

Bancomer

Núm. Cta. 2746712118

Clabe bancaria: 0121 8002 7467 121183

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.