Galván Guerrero, el amigo de César Duarte que sigue ganando millones en contratos

Compartir:

Jaime Galván Guerrero sabe moverse con todos los partidos. El empresario es una de las piezas clave en el entramado para el desvío de recursos públicos por el que se investiga al exgobernador de Chihuahua, César Duarte, pero sigue ganando contratos con, al menos, cuatro gobiernos estatales: Oaxaca, Veracruz, Nuevo León y Baja California Sur. Y no solo eso, lo hace cambiando los precios de los productos a su gusto.

En total, a través de la comercializadora de alimentos Prometeo Proyectos Ejecutivos, Galván Guerrero se ha llevado 3,706 millones de pesos en contratos con esos cinco gobiernos, entre 2013 y 2019, de acuerdo con información corroborada a través de la Plataforma Nacional de Transparencia (PNT). Para darnos una idea, eso equivale a 12 veces lo que el DIF de Chihuahua gastará este año para alimentar a más de 77 mil personas.

En 2019 obtuvo casi la cuarta parte de esos contratos, por un monto de 834 millones de pesos, con los gobiernos del morenista Cuitláhuac García (Veracruz); el independiente Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco (Nuevo León); el panista Carlos Mendoza Davis (Baja California Sur); y el priista Alejandro Murat (Oaxaca).

El caso Oaxaca

Cuando César Duarte dejó el gobierno de Chihuahua y en su lugar entró Javier Corral, en 2016, Prometeo Proyectos Ejecutivos buscó asentarse en otros mercados, como el del gobierno priista de Alejandro Murat, en Oaxaca. 

Entre 2017 y 2019, la empresa de Galván Guerrero logró sumar 2,130 millones de pesos en contratos para vender alimentos al DIF del estado, por adjudicación directa, con precios hasta siete veces más caros y recibió cada año mayores recursos públicos, a pesar de que el universo de beneficiarios del DIF se redujo, como documentó Proceso.

Además, Prometeo Proyectos Ejecutivos vendía sus productos a distintos precios entre un estado y otro. Mientras que a Oaxaca le vendía una pieza de leche descremada de 210 ml. a 31.20 pesos, a Nuevo León le ofrecía el mismo producto, en su presentación de 250 ml. a 4.40 pesos.

Lo mismo con el aceite vegetal, mientras a Oaxaca le vendía botellas de medio litro a 22.10 pesos la pieza, a Nuevo León se las dió a 10.85 pesos, es decir, menos de la mitad del precio.

Fue el año pasado, en 2019, cuando esta empresa obtuvo su contrato más grande, por 623 millones de pesos –en alianza con Centro Operacional Canblaster–, nuevamente con el DIF de Oaxaca, un estado en donde siete de cada 10 habitantes vive en pobreza

La mala leche con Yunes

En 2018, en el gobierno de Miguel Ángel Yunes, Prometeo Proyectos Ejecutivos vendió miles de leches de cartón en mal estado al DIF estatal de Veracruz, por 121 millones de pesos. Sin embargo, no fue sancionada, como documentó La Silla Rota.

La leche agria y caduca no le importó a la administración del morenista Cuitláhuac García, quien en 2019 le volvió a dar un contrato por 116 millones de pesos para el programa “Desayunos Fríos Escolares”, del DIF estatal.

Baja California Sur

En 2019, el gobierno del panista Carlos Mendoza Davis, en Baja California Sur, le dio tres contratos por un monto total de más de 43 millones de pesos, para repartir despensas, a través del DIF, en al menos nueve municipios del estado, tal y como se ve en las contrataciones públicas, según la Plataforma Nacional de Transparencia.

Nuevo León

El gobierno de Jaime Rodríguez Calderón, en Nuevo León, también contrató a esta empresa el año pasado. El DIF de aquel estado le dio dos contratos por 51 millones de pesos, de acuerdo con Transparencia.

¿Quién es Prometeo Proyectos Ejecutivos?

Prometeo Proyectos Ejecutivos fue fundada en 2012, en Chihuahua. Tres años después de su creación, comenzó a ganar los primeros contratos en ese estado con el gobierno de César Duarte –hoy investigado y detenido por peculado, es decir, por malversación de fondos públicos–, para venderle al Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) leches y despensas. 

Prometeo Proyectos Ejecutivos vendió a Chihuahua, cuando Duarte era gobernador, 886 millones de pesos, entre 2013 y 2016, de acuerdo con la solicitud de información pública 098312017. 

Mientras que la empresa comenzaba a ganar contratos con el DIF estatal de Chihuahua, en 2013, su dueño, Jaime Galván Guerrero, (nieto de Félix Galván López, quien fuera titular de la Defensa Nacional en el sexenio de José López Portillo) organizaba fiestas privadas a la familia de César Duarte, en donde llegó a cantar hasta Luis Miguel, según documentó Sin Embargo.

La amistad entre Galván y Duarte comenzó años antes de que éste fuera gobernador de su estado. En 2010, el entonces candidato a la gubernatura de Chihuahua, presumía que se transportaba en aviones privados, que resultaron ser propiedad de Galván, quien hasta este año era militante del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Te puede interesar leer: Extradiciones de Duarte y Zerón dependen de acuerdos de México

¿Quién es el amigo priista de la familia Duarte?

En 2010 (dos años antes de que se creara Prometeo), Galván Guerrero fue denunciado por el Banco de Exportaciones e Importaciones de Estados Unidos por fraude y lavado de dinero, y detenido en Las Vegas, aunque salió ese mismo año, pagó una fianza por un millón de dólares y purgó una sentencia de 60 meses bajo libertad condicional. 

Un año después de abrir Prometeo Proyectos Ejecutivos, Galván Guerrero abrió una nueva empresa junto a Guillermo Federico Duarte Medina, sobrino de César Duarte, a la que llamaron Promotora Ganadera Los Compadres, como consta en el Registro Público del Comercio (RPC).


Vida de lujo

Viajes a Asia en avión privado, champañas de lujo, relojes de más de cuatro millones de pesos (de marcas como Patek Philippe o Richard Mille) y hasta armas de fuego, son solo algunas de las imágenes que presume su hijo, Jaime Galván, en redes sociales. Una vida que podría estar financiada con recursos públicos, gracias a los millonarios contratos que su papá ha recibido.

¿La justicia llegará a este empresario?

En 2017, Jaime Galván Guerrero, al igual que otros 50 funcionarios públicos y colaboradores de César Duarte, solicitaron amparos ante el Poder Judicial de la Federación para evitar ser detenidos y sometidos a procesos penales, por las investigaciones abiertas contra el exgobernador de Chihuahua.

Mientras, su empresa siguió siendo aliada del DIF estatal de cuatro gobiernos en 2019 y ganando contratos con ellos al amparo de la buena fe que ya tienen con la empresa.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.