El gobierno pide más dinero para seguridad; la Guardia Nacional, su principal gasto

Compartir:

En el año 2019 se constituyó la Guardia Nacional (GN). Pero en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) para el año 2020, hubo recursos asignados a ese cuerpo de defensa y para 2021, al menos con base en el proyecto presentado por la Secretaría de Hacienda a la Cámara de Diputados, la Policía Federal fue totalmente reemplazada por la GN. 

A pesar de esto, el monto propuesto para las funciones de seguridad del siguiente año es excepcional, pues el dinero para tratar de mantener el orden en el país es casi el doble que en años anteriores. La Guardia Nacional recibirá 29 mil millones de pesos para las labores de protección más otros 22 mil millones para crear la infraestructura necesaria, aunque se supone que solo reemplaza a la Policía Federal. 

De hecho, el presupuesto que más aumentó entre todas las instituciones de seguridad que tiene el gobierno mexicano -comparado con el año pasado- fue el de la Guardia Nacional con un aumento del 66%. ¿Cómo usarán este dinero? 

Te puede interesar: Que la Guardia Nacional pertenezca al Ejército es ir contra los derechos humanos en México

Proyecto de Presupuesto

El gobierno de López Obrador propuso para 2022 un incremento de más de 25 mil millones de pesos al presupuesto de la Guardia Nacional (GN). En contraste, los recursos proyectados para los fondos destinados al desarrollo y fortalecimiento de las policías locales se quedarían prácticamente igual, e incluso habrá reducciones. 

De acuerdo con el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación 2022, para el siguiente año se prevé un presupuesto de más de 64,000 millones etiquetados en el rubro “policía” dentro de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana Federal. 

En comparación con lo que se había registrado el año pasado para este mismo rubro se trata de un incremento de recursos para la Guardia Nacional del 66.6% tan solo de un año a otro.

De este presupuesto, casi una tercera parte —más de 22,600 millones— son para “provisiones para infraestructura de seguridad” de la Guardia Nacional.

¿Quién controla a la Guardia Nacional?

“El aumento del presupuesto para las fuerzas militares en los últimos años —especialmente en el 2022— y la sustitución de la Policía Federal por la Guardia Nacional señalan pasos adelante indudables hacia la militarización de la seguridad pública del país, dado que la última está compuesta principalmente por elementos de la Sedena”, nos dijo Natalia Sánchez, analista en LAB-CO, una institución dedicada a buscar soluciones para la violencia del país.

En octubre de 2020, el portal de noticias Animal Político publicó un amparo de un Mayor del Ejército donde se confirmaba que los mandos militares controlan a la Guardia Nacional. 

Ese Mayor del Ejército Mexicano, que se desempeñaba como Director de Vinculación Ciudadana de la Guardia Nacional, se amparó luego de ser removido de su cargo y enviado como fiscal militar a Reynosa, Tamaulipas, por orden de la Sedena. 

De acuerdo con la demanda de amparo publicada por Animal político, los mandos militares pueden decidir quién permanece en la Guardia o quién es regresado a otra área de las Fuerzas Armadas.

¿Qué ya no es prioridad en cuanto a presupuesto?

Por ejemplo, según la especialista, el aumento del presupuesto para la Sedena en los últimos años (especialmente en el 2021) y la sustitución de la Policía Federal por la Guardia Nacional señalan pasos indudables hacia la militarización de la seguridad pública del país.

“Resulta una estrategia que puede llegar a ser muy costosa en términos de protección a los derechos humanos. Dado que la doctrina militar se aleja de los enfoques de prevención y proximidad, es indispensable que se asegure un esquema de seguridad ciudadana que asocie mecanismos de prevención con los mecanismos de respuesta de forma integral, equilibrada y cercana a la colaboración con la comunidad”, agregó Natalia Sánchez.

Con la nueva organización de la policía se le restó importancia a la seguridad más local, para darle el control a una política nacional que no necesariamente atiende todas las necesidades, comentó la experta.

Por ejemplo, desde el Presupuesto de 2021 se quitó el del Programa de Fortalecimiento para la Seguridad (Fortaseg), un subsidio para el fortalecimiento de seguridad en los municipios.

Natalia Sánchez, la especialista en violencia, nos explicó que “este programa era una fuente de financiamiento importante para mejorar la infraestructura, profesionalización y equipamiento de las policías locales”. 

“Aunque aún existen otras fuentes de dinero, implica necesariamente una disminución en los recursos disponibles para las autoridades de seguridad municipales y las obliga a buscar financiamiento por medios distintos para obtener lo necesario para realizar sus funciones y responder a las necesidades locales”, añadió la especialista. 

Además, ha habido una reducción del monto destinado para que haya una coordinación entre todos los cuerpos de seguridad. De acuerdo con el Instituto Nacional de Administración Pública (INAP) esto no es menor: la coordinación es importante porque la situación de inseguridad en el país es preocupante y compleja. Se requieren agencias con diferentes especialidades para solucionar este problema.  

Las policías locales, en colaboración con otras instituciones públicas y organizaciones civiles, juegan un papel crucial en la prevención de violencia. Por esto, es importante que cuenten con los recursos, la estructura, y las capacidades necesarias para llevar a cabo sus funciones básicas y un proceso constante de aprendizaje mutuo y profesionalización.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.