Buenos ingresos y acceso a créditos, necesarios para lograr inclusión financiera de las mujeres

Compartir:

Las dos condiciones para hablar de inclusión financiera para las mujeres en México, es que cuenten con un buen nivel de ingreso y que la banca comercial les otorgue más créditos, nos dijo Carmen Ponce, economista y especialista en temas de género.

Como explicamos en esta nota, la inclusión financiera se refiere al acceso y uso de servicios financieros formales como cuentas de bancos, seguros y créditos. 

La Comisión Nacional Bancaria y de Valores, el organismo que regula a los bancos en el país, dice que la cobertura de servicios financieros en el país aumentó en la pandemia, aunque no fue así para las mujeres. 

Para saber más del tema: Inclusión financiera en México: ¿cómo estábamos antes de la pandemia?

De acuerdo con Ponce, las características laborales de las mujeres en el país, impiden su acceso a créditos y a servicios financieros que puedan cubrir eventualidades y riesgos -por ejemplo, una pandemia- como lo hacen las coberturas de seguros.

“¿Qué características tiene la vida laboral de la mujer en el país? No tiene derechos laborales, no tiene contrato escrito y sus trabajos son de carácter eventual, es decir, no tiene estabilidad, eso para un banco es un riesgo. Si está en la informalidad, no solo en el comercio ambulante, sino en empleos que no tienen prestaciones o derechos laborales, no cuenta con un salario que le garantice el acceso a un servicio financiero”, detalló Carmen Ponce.

El Grupo de Consulta para Asistir a los Pobres (CGAP, por sus siglas en inglés), dio a conocer en 2014 que el acceso a algún producto financiero puede mejorar sustancialmente el acceso a la educación, a servicios de salud, a asegurar la alimentación e incluso, el acceso a servicios básicos de calidad, como el agua potable.

Estos servicios, según la revista Nexos, al ser otorgados a mujeres -sean jefas de familia o no- hacen que la inclusión financiera se convierta en un mecanismo positivo para reducir la pobreza.  

La crisis que empeoró la pandemia

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en América Latina el 45% de las personas que trabajaban en el sector hotelero y de restaurantes turísticos, perdió su empleo en el segundo trimestre de 2020 por el impacto de la pandemia, los más afectados, de acuerdo con el periódico El Economista, fueron los jóvenes y las mujeres.

“Esa precariedad laboral se ha incrementado con la pandemia, en la medida que se cierre esa brecha de género, el Producto Interno Bruto (PIB), podría crecer entre tres y cuatro puntos porcentuales, lo que podría ayudar a la recuperación de la economía tras la crisis por la COVID-19”, nos dijo al respecto Carmen Ponce, también colaboradora en el sitio de información para la mujer CIMAC. 

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), dio a conocer en febrero de 2021 que “la crisis generada por la pandemia de la COVID-19, impactó negativamente en la ocupación y las condiciones laborales de las mujeres en América Latina y el Caribe, generando un retroceso de más de una década en los avances logrados en materia de participación laboral”. 

También te puede interesar: Avances en igualdad de género se retrasaron una década por COVID-19

El estudio destaca que la tasa de participación laboral de las mujeres fue de 46% en 2020, mientras que la de los hombres llegó a 69%. La tasa de desocupación de las mujeres llegó al 12% en 2020, y el porcentaje se eleva al 22.2% si se asume la misma tasa de participación laboral de las mujeres de 2019. 

En 2020 se registró una contundente salida de mujeres de la fuerza laboral, quienes, por tener que atender las demandas de cuidados en sus hogares, no retomaron la búsqueda de empleo. Un 56.9% de las mujeres en América Latina y un 54.3% en el Caribe se encuentran ocupadas en sectores en los que se prevé un mayor efecto negativo en términos del empleo y los ingresos por causa de la pandemia”, detalla el informe

Ante esta realidad, Carmen Ponce explica que los apoyos públicos deberían de enfocarse en mejorar estas condiciones, como la de implementar un ingreso universal, que también ha sido propuesto por la CEPAL.

¿Las mujeres en México están condenadas a no salir de esta crisis?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.