Los movimientos sociales que cambiaron México (III de III)

Compartir:

Los cambios sociales, económicos, políticos, culturales también originaron movimientos sociales en México. 

Antes de profundizar en ellos, Carlos Illades Aguiar nos precisó que aunque pueden estar ligados, los movimientos sociales se estudian de forma independiente con los movimientos militares.  

“Son dos cosas distintas, pero a veces pueden ir juntas. Los movimientos sociales son expresiones de la política callejera, normalmente tiene reivindicaciones muy precisas que pueden ir desde cosas básicas como: subió el precio de algo; el derecho a tal cosa; que apresaron a fulanito y eso se reivindica. Estos movimientos normalmente son estructurados”.

Advirtió que no es que la gente salga a la calle de manera espontánea, “aunque hay alguna carga de espontaneidad, siempre hay un mínimo de organización y esa organización normalmente está dada por la presencia de activistas, que no quiere decir que sean pagados ni mucho menos”. 

En los movimientos sociales “siempre hay un segmento que dedica más tiempo a la movilización y esos están en las bases, así tenemos a los encargados de distribuir los volantes, los que hacen las pintas. Siempre hay un núcleo, así sea básico, que conduce el movimiento, las brigadas, el boteo. Esta estructura es lo que permite que duren”, dice Illades en entrevista con Cuestione.

La Revolución Mexicana

Para Illades Aguiar, “si lo pensamos en términos de las revoluciones, sin duda la Revolución Mexicana es tal vez la primera revolución social del Siglo XX”.

Y enfatizó: “Dentro del campo liberal, hubo unos cuantos que ligaron la construcción nacional a la solución de la cuestión social. Ellos, pensamos, conforman el liberalismo social que acompañó al nacionalismo en el siglo XIX, para después de la lucha armada de 1910 disolverse dentro del nacionalismo revolucionario”.

El doctor en Historia por el Colegio de México señaló: “El liberalismo social, el nacionalismo romántico y la ideología de la Revolución Mexicana alimentan el nacionalismo revolucionario”. 

EPR, de movimiento social a ejército

Una muestra clara de un movimiento militar que inició como movimiento social es el EPR. “Es un ejército, que surgió de los movimientos campesinos y éstos empezaron como movimientos sociales, pero se endurecieron con base en la represión, las guerrillas mexicanas: rurales y urbanas”, expuso Illades Aguiar

En este sentido, “las guerrillas rurales han sido las más importantes en México. En Guerrero empezaron como movimientos sociales e incluso políticos”.

Carlos Illades fue claro al señalar que ante el ascenso de los movimientos sociales, rurales y urbanos, “el Estado autoritario respondió con la cooptación de los líderes o la represión. El movimiento adoptó una organización permanente y desarrolló formas de autodefensa que, eventualmente, derivaron en guerrilla”. 

Esto fue lo que sucedió en Guerrero, “con el ayuntamiento socialista de Acapulco (1920-1923), el asesinato de Juan Ranulfo Escudero; el movimiento de 1960 (Chilpancingo), la represión y la guerrilla (Partido de los Pobres, PDLP); y con el relanzamiento del movimiento popular, la masacre de Aguas Blancas (1995) y la reaparición de los movimientos armados (Ejército Popular Revolucionario, EPR)”. 

Carlos Illades-Movimientos
Foto: Verónica Martínez

Movimiento Cristero

Bajo el lema “Viva Cristo Rey”, el Movimiento Cristero se conformó por campesinos y “creció hasta ser un movimiento social contra los resultados de la Revolución Mexicana”. 

Esta protesta se presentó con “los campesinos del Bajío que se mostraron insatisfechos con el movimiento armado”, señaló Illades Aguiar. 

“De hecho, desde la Revolución Mexicana la violencia no ha cesado en el campo, no obstante que los ejércitos populares fueron aquel conjunto de acontecimientos fundadores del nuevo Estado. Agraristas, cristeros, cedillistas, henriquistas, cabañistas, neozapatistas y eperristas, se rebelaron a lo largo del Siglo XX y fueron contenidos o liquidados por el régimen que fundaba su legitimidad en una revolución hecha de las masas populares, a las que no dudó en reprimir cuando se sintió amenazado”.

Te puede interesar leer: Rusia, EU, Francia… manifestaciones masivas que provocaron cambios ( I de III)

Las protestas no sociales

Illades Aguiar diferenció al “Halconazo” de un movimiento social, al mencionar que se dio “en una manifestación como apoyo a los estudiantes. Esa fue una manifestación pública”. 

Caso contrario es el Movimiento Estudiantil del 68, que “tuvo un propósito claro y organizado” y lo que vivimos cada 2 de Octubre es consecuencia “pero hoy no hay movimiento social, entendiendo que no toda manifestación pública lo es”.

Un caso similar son las huelgas de telefonistas. “No, éstas son huelgas”, dijo Illades Aguiar. Tendría que ser, por ejemplo, en Italia (1920) cuando un movimiento paró muchas fábricas porque se agregaron varios grupos de trabajadores”. 

El caso de los ferrocarrileros 

Carlos Illades ubicó el movimiento de los ferrocarrileros de 1948 como social, ya que “no solo hubo una huelga, el conflicto legal duró como dos o tres años; algunos de los ferrocarrileros estuvieron presos por 10 años. Lo que identificamos aquí son varios paros, algo contínuo”. 

Identificó a un conjunto de movimientos sociales que se dieron en México en los años 50. Lo del 68 fue totalmente por la masacre, pero en realidad en México hubo un movimientos, laborales y sociales en los 50: el magisterio de Othón Salazar (líder magisterial), la huelga de los mineros de Nueva Rosita (1950)”.

Movimiento LGBTTI 1971

El movimiento de lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, travestis, transgéneros e intersexuales (LGBTTTI), se sumó a la izquierda mexicana en contra de la represión del gobierno.

En 1979 lograron consolidarse como un verdadero movimiento con la celebración de la primera marcha del Orgullo homosexual en México. En 2017 se les reconocieron derechos de igualdad y en algunos lugares el matrimonio civil.

El caso Ayotzinapa

En su análisis para Cuestione, Illades Aguiar, definió al caso Ayotzinapa como una protesta. “No creo que ahí se pueda hablar de movimientos sociales, es como la protesta de las víctimas, es como algo más puntual. Lo de Ayotzinapa podría haber dado lugar a un movimiento, iba creciendo, pero al poco tiempo se quedaron básicamente los papás, que siguen hasta la fecha.

Quizá quieras leer: Del altermundismo a protestas en Chile: la rebelión contra el neoliberalismo (II de III)

La manifestación de Sicilia 

En el caso de Sicilia, señaló el historiador, “también fue una especie de movimiento social en embrión, porque ese sí tuvo un alcance nacional y se fue hasta la frontera, duró un tiempo, agrupó e hizo visibles a las víctimas de las guerras, pero se colapsó. Ese sí corresponde a su nombre, Movimiento por la Paz con Justicia y Unidad, yo creo que sí fue un movimiento social”.

Actualmente en México se presentan numerosos movimientos; uno, en especial, el de las demandas surgidas por la ola de violencia contra las mujeres, el acoso; otro, la libertad para decidir sobre su cuerpo, han llevado a  miles de mujeres a tomar las calles para expresarse y demandar de las autoridades una respuesta. 

¿Será que los movimientos sociales del Siglo XXI en México estarán encabezados por las mujeres?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.