COVID-19 desata en Facebook mercado negro de medicinas patito

Compartir:

Venden desde aspirinas hasta test-COVID

El mercado negro de medicinas crece. En lo que va del año, la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) ha emitido ocho alertas por falsificación y robo de medicamentos para tratar VIH, cáncer, diabetes, epilepsia, entre otras enfermedades.

Juvenal Becerra Orozco, presidente de la Unión Nacional de Empresarios de Farmacias (Unefarm), considera que para el año 2022 este mercado ilegal generará ventas por 240 mil millones de pesos, según una publicación de El Occidental.

En mayo, la Unión Nacional de Empresarios de Farmacias (Unefarm) dio a conocer un incremento del 20% en lo referente al robo de medicamentos desde que inició en febrero la alerta sanitaria por la COVID-19. Los focos rojos se tienen en las rutas de Puebla, Tlaxcala y Veracruz.

OMS e Interpol contra medicinas ‘hechizas’

Sobre la falsificación de medicinas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) destacó que su comercio alcanza los 30,000 millones de dólares en países de ingresos bajos y medios. Este año en colaboración con la Interpol se puso en marcha la Operación Pangea XIII.

En siete días, del 3 al 10 de marzo, se aseguraron 4.4 millones de unidades de fármacos falsos, con valor aproximado de 14 mdd. También se confiscaron 34,000 cubrebocas “patito” por no contar con las medidas sanitarias. 

Entre el material asegurado también había pastillas para tratar la disfunción eréctil, medicamentos contra el cáncer, esteroides, analgésicos y vitaminas.

“Una vez más, la Operación Pangea -operativo implementado por la OMS y la Interpol- muestra que los delincuentes están dispuestos a todo con tal de obtener beneficios. El comercio ilícito de tales artículos médicos falsos durante una crisis de la salud pública muestra su total falta de consideración por el bienestar de las personas, o por sus vidas”, declaró Jürgen Stock, secretario general de Interpol.

Te puede interesar: Gobierno de AMLO “perdió” los insumos que compró en China para COVID-19

Puntos de venta focalizados

Hasta antes de la emergencia sanitaria por el coronavirus, que hasta el 19 de agosto sumaban 58,481 defunciones y 537,031 casos a causa del virus SARS-CoV-2, algunos tianguis y locales clandestinos en México eran el principal punto de venta para medicamentos falsos.

Entre chácharas, afrodisíacos, aparatos electrónicos y películas “pirata” se podían encontrar desde aspirinas hasta medicamentos controlados para VIH, antibióticos, insulina, glucómetros. 

En la Ciudad de México era posible ir, lo mismo al tianguis de la San Felipe de Jesús, Tepito o Tláhuac para comprar medicamentos, algunos falsos, sin regulación sanitaria o caducos. También en El Santuario, en Guadalajara; El Salado en Mexicali; Loma Bella, en Puebla.

El Artículo 226 de la Ley General de Salud establece: “no podrán venderse medicamentos u otros insumos para la salud en puestos semifijos, módulos móviles o ambulantes”. 

¿Y la Cofepris cómo combate el mercado negro?

Un extrabajador de Cofepris, que prefirió guardar el anónimato, nos dijo: “que el mercado negro hasta antes de este cambio de gobierno se checaba pero básicamente se encontraban almacenes y farmacias que vendían ‘muestras médicas no negociables’ pero eran medicamentos auténticos”. 

Se tenían ubicados puntos de alerta en Guadalajara y Michoacán, donde se llevaban a cabo operativos. “Se llegaban a encontrar medicamentos alterados en su fecha de caducidad, sucios, mal almacenados y en locales que tenían fachada de farmacia, pero no tenían licencia sanitaria”.

“Se dejaron de hacer esos operativos, bajo el argumento de que estaban muy mal planeados. Y ahora se actúa más con base a denuncias más precisas”, señaló el entrevistado.

Evidencian venta ilegal, pero no hay detenidos

El pasado 18 de febrero se llevó a cabo un operativo en el tianguis que se instala en la colonia San Felipe de Jesús, alcaldía Gustavo A. Madero. Se decomisaron mil cajas con medicamentos. Mientras que El Sol de Puebla denunció el tráfico de fármacos en el estado.

Ante este panorama, el pasado 1 de junio, el senador Armando Guadiana, instó a crear una comisión bicameral para terminar con el “huachicol de medicamentos” en instituciones del Sistema Nacional de Salud.

Además, promovió la aplicación de sanciones más severas para contrarrestar que ofrezcan medicamentos en lo que llamó “mercados itinerantes y redes sociales”.
“La Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma) indica que alrededor de ocho millones de personas consumen medicamentos robados que en ocasiones están caducos, por lo que significa un serio riesgo para la salud, la cual en esta situación se agrava con la pandemia de la COVID-19”, se lee en el llamado de Guadiana.

Quizá quieras leer: Ya ni paracetamol hay: así de grave el desabasto de medicamentos en México

El punto de alerta de las redes sociales

Ante las medidas sanitarias implementadas por la COVID-19, el mercado negro de medicamentos extendió sus dominios a las redes sociales. 

En Facebook basta con dar click a Marketplace, buscar los medicamentos y consigues desde pruebas para el coronavirus, factores de transferencia, antirretrovirales… sin la garantía de ser avalados por la Cofepris.

“Lamentablemente ese bombardeo de información que tenemos genera también desinformación entre los pacientes. Ven en televisión anuncios sobre los beneficios de los factores de transferencia y me piden se los recete para que se eleve su sistema inmunológico y no les dé coronavirus”, nos explicó Luis Antonio Morales, neumólogo.

Entre los enfermos que ha atendido, recuerda a Mónica, una señora con un cuadro gripal que se auto recetó y se estaba tomando factores de transferencia diluidos en jugo de naranja. 

“En efecto, puede aplicarse para padecimientos virales y otros cuadros clínicos, pero no curan el cáncer, el VIH, COVID-19… Gastas dinero, como Mónica, que lo compró con ayuda de su nieta a través de Internet. Ve, ahora ya venden pruebas rápidas, una estafa”.

Del mercado “sobreruedas” al Facebook

Laboratorios El Chopo cuenta con la prueba “detección COVID-19 por PCR” –Reacción en Cadena de la Polimersa– cuyo costo empieza en 3 mil 399 pesos. Consiste en la extracción de saliva o mucosa con un hisopo; la muestra obtenida se mete en una bolsa que será sellada y posteriormente analizada en el laboratorio.

Pero en Facebook se encuentran otro tipo de pruebas: “son menos fiables que los PCR, debido a que sólo detectan si la persona ha desarrollado defensas para la COVID-19”.

“Se obtiene una muestra de sangre y examina con el kit. Estas pruebas son útiles para saber cuántos pacientes han pasado por la enfermedad, pero no se sabe si aún están infectados y puede aún transmitir el SARS-CoV-2. De cualquier forma la debe aplicar personal profesional”, agregó el neumólogo.

El experto advierte que cada test rápido -avalado por la Cofepris- viene en empaque sellado con número seriado y un lote. 

Los laboratorios Previta recomiendan someterse a esta prueba “al quinto día de haber iniciado síntomas, para valorar si han transcurrido los primeros 7 días de la infección, para identificar la presencia de anticuerpos, o bien al haber mostrado síntomas en el pasado y querer conocer sobre el desarrollo inmunidad a la presencia de anticuerpos”, según señalan en su sitio.

El costo promedio de este tipo de test en Facebook va de los 700 a los mil pesos, cuando en un laboratorio sale entre mil 250 y mil 800 pesos. Previta ofrece la aplicación del test a domicilio. 

En Facebook encontramos que abundan ofertas, como la del usuario Miguel Gomez, que la ofrece en mil pesos; Daniel Aguilar las vende en 850 pesos; tiras reactivas en 900 pesos que vende Marlèn Alòs.

¿Qué pasará si el gobierno no atiende con prontitud el mercado negro de las medicinas que cada vez se incrementa más?


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.