Free Porn

Nombramientos por conveniencia y no por capacidades: el emblemático caso de la Comisión Nacional de Búsqueda

Compartir:

En 2017, cuando el ex secretario de Hacienda y Crédito Público en el sexenio de Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray, tomó el cargo de secretario de Relaciones Exteriores a todos nos indignó una frase que aún se recuerda: “Yo no soy diplomático, vengo a aprender”. 

Fue más que cuestionada la decisión de poner a alguien inexperto al frente de la política exterior, una de las áreas fundamentales para un país, pero la memoria nos traiciona porque la misma historia se ha repetido muchas más veces de las que quisiéramos contar y peor aún, está afectando áreas demasiado sensibles como para tomarlas a la ligera, por ejemplo, la de las desapariciones forzadas en México.

Aunque hace poco superamos el umbral de las 100,000 personas desaparecidas –en octubre de 2023 iban 112,250– y cada día tenemos más historias escabrosas, se acaba de designar como comisionada de Búsqueda a alguien con mucha experiencia en temas de educación y derechos humanos, pero ninguna en seguridad, crimen organizado, trata de personas o búsqueda: Teresa Guadalupe Reyes Sahagún.

Te puede interesar: Comité de la ONU denuncia impunidad “casi absoluta” en desapariciones forzadas en México

La llegada de Reyes Sahagún -quien era directora del Instituto Nacional de Educación para Adultos (INEA) y también fue diputada federal de 2009 a 2012- a la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) fue un decisión tomada desde la Secretaría de Gobernación (Segob) a cargo de Luisa María Alcalde, quien anunció que la ex directora del INEA tenía el aval del presidente López Obrador para ocupar el puesto que en agosto dejó Karla Quintana entre muchos cuestionamientos.

El de la misma Luisa María Alcalde es otro de los casos donde se designó a una persona para dirigir una encomienda importantísima para el país sin que tenga la experiencia necesaria, ya que está colocada en esa posición -como titular de la Segob- más por la cercanía de ella y su familia con el presidente López Obrador que por su experiencia en la administración pública que, aparte de la Secretaría del Trabajo, no es muy extensa, como te contamos en esta nota.

Hay quienes especulan que la salida de Karla Quintana de la CNB tuvo que ver con la creación del nuevo censo de personas desaparecidas en el que está trabajando el gobierno federal, desde donde se acusa que los datos recabados por la Comisión no son confiables y, por otro lado, hay versiones de que se estaba forzando a la ex titular de la CNB a maquillar las cifras de desaparecidos.

El método para el nuevo censo de personas desaparecidas también ha estado bajo numerosas críticas, pues se señala que las visitas a casas de familias de víctimas han sido invasivas y tenido diversos errores de identificación. Otro de los problemas es que el nuevo diseño del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO) no contempla a las comisiones locales de búsqueda, quienes tienen la mayor experiencia en la búsqueda de campo.

Teresa Ulloa Ziáurriz, directora de la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC por sus siglas en inglés), organización que acompaña casos de trata y desapariciones, nos dijo que desde el ámbito local, las cifras de desaparecidos está disminuida para minimizar la deuda de las fiscalías y comisiones con la ciudadanía.

Te puede gustar: Un tercio de las desapariciones de personas han ocurrido en este sexenio

“Maquillar las cifras surge desde cómo están informando las fiscalías de los estados y las comisiones de búsqueda locales, porque lo que intentan es disminuir su déficit con la ciudadanía y a partir de esos números es que se está conformando un padrón de desaparecidos y desaparecidas que no es real”, acusó la entrevistada.

Reyes Sahagún, la única sin experiencia adecuada

La directora de la CATWLAC lamentó la designación de Teresa Reyes Sahagún como nueva comisionada de Búsqueda y reclamó la falta de seriedad del gobierno para tratar el grave problema de desapariciones en México.

“Es muy grave, muy decepcionante que sigan nombrando personas por amiguismos o qué sé yo, que efectivamente no están cumpliendo con el perfil que se requiere. Si era difícil antes para nosotras con el tema de trata en las búsquedas en vida, ahora va a ser mucho peor”, nos dijo Ulloa Ziáurriz.

La especialista resaltó que la anterior comisionada, Karla Quintana, dejó una serie de protocolos, “seguramente lo que pensaron fue poner una buena administradora (refiriéndose a Teresa Reyes) que los siguiera. Para mí no había nadie mejor que quien es la comisionada de Búsqueda del Estado de México, Sol Salgado Ambrosio, a quien estuvimos apoyando desde varias organizaciones”.

De las 13 personas finalistas de la convocatoria que lanzó la Segob a principios de octubre para cubrir el lugar que dejó Karla Quintana en la CNB, la nueva comisionada, Teresa Reyes Sahagún, es la única sin ninguna experiencia específica en temas de seguridad o búsqueda.

Los perfiles de las otras 12 postulaciones finalistas -incluyendo a Sol Salgado Ambrosio quien participó en la convocatoria- tenían por lo menos algún tipo de experiencia en temas de investigación y seguridad incluso se postularon otras ex comisionadas de Búsqueda estatales como María del Carmen Carabarín Trujillo, ex titular de la Comisión de Puebla quien tiene experiencia como perito en grafoscopía, documentoscopía y dactiloscopía de criminalística y balística.

También Wendy Guadalupe Ruíz Ramírez quien es ex titular de la Comisión de Búsqueda de Personas de Morelos, maestra en Procuración de Justicia Federal por el Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe) y ha sido perito en balística forense.

Otros perfiles eran el del ingeniero civil José Carlos Castro Gurrola quien fue parte del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad donde denunció la desaparición de su esposa y sus dos hijas en 2011; y el de Alma Delia Guzmán Cano, directora de normatividad, convenios y proyectos ejecutivos de la Dirección General de Acciones de Búsqueda de la CNB, abogada penalista con experiencia en el área de Procuración de Justicia y en la Búsqueda de personas.

Las condiciones ya estaban mal, ahora están peor

La directora de la CATWLAC, Teresa Ulloa, nos dijo que la nueva designación de la titular de la CNB va a afectar a los organismos que llevan a cabo acciones de búsqueda que tienen ya tiempo siendo golpeados por falta de recursos, incluso aseguró que se esperaba que la salida de Karla Quintana representara una mejora en las condiciones para las personas buscadoras, pero parece que no será así.

Al contrario, la especialista adelantó que lo más posible es que persistirán los mismos obstáculos durante lo que queda de este sexenio y por lo menos un año más en lo que el gobierno federal que sucederá al de López Obrador termina de incorporarse y enlistar sus prioridades luego de las elecciones de 2024.

“Lo cierto es que la búsqueda de personas desaparecidas no ha sido una prioridad para este gobierno, no ha habido presupuesto suficiente. No es barato buscar el número tan grande de desaparecidos (…) No están buscando a las mujeres, a las niñas desaparecidas y no saben buscarlas en vida cuando hay evidencia clara de que pudieran ser víctimas de trata y explotación sexual, laboral, matrimonios forzados o explotación reproductiva”, acusó Ulloa.

La especialista llamó a las autoridades a ponerse en el lugar de las miles de familias que con el alma destrozada siguen buscando a sus seres queridos con las pocas o nulas herramientas que se les proporciona desde las instituciones.
“Las y los desaparecidos no son ni deben ser bandera política y esto se está politizando. Necesitamos que se toquen el corazón y que entiendan la tortura que están viviendo las madres al no encontrar a sus hijas y a sus hijos”, dijo finalmente la entrevistada.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.