Desde 2018, se profundizó el olvido de la niñez en las políticas del gobierno

Compartir:

El deterioro de las políticas a favor del desarrollo de la niñez en México viene desde sexenios atrás, pero, de acuerdo con los datos de la Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), este gobierno pasará a la historia como el peor con respecto a los derechos de las niñas, niños y adolescentes en el país.

“Inició con la desaparición de estancias infantiles, pese a toda la evidencia del daño que ocasiona a 300,000 niñas y niños de cero a cuatro años de edad en el país, por un capricho personal y político”, nos dijo Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de REDIM.

De acuerdo con el experto, en el Presupuesto de Egresos 2021 se volvió a recortar el presupuesto dirigido a políticas a favor de las niñas y los niños, a pesar de que la Unicef advirtió que esto afectaría a millones. 

Para saber más: Regresiones, miedo y ansiedad, lo que la pandemia ha dejado en las niñas y niños

Desde que inició la actual administración, en diciembre de 2018, se eliminó el programa de escuelas de tiempo completo, los programas de jornaleros agrícolas y se debilitó el programa de comedores populares. Las estrategias de atención a la primera infancia y la atención a adolescentes en conflicto con la ley no tuvieron presupuesto en 2021.

“Las decisiones de política pública que se tomen hoy, definirán cómo se logrará superar los efectos negativos de la COVID-19, la persistencia de las brechas de pobreza y desigualdad ya existentes, el tiempo de recuperación tras la contingencia y el tipo de sociedad que tendremos en el futuro”, expuso la Unicef en un comunicado dirigido a los miembros del Congreso mexicano.

Según Juan Martín Pérez García, la actual administración ignoró el llamado de la Unicef y realizaron estos recortes en medio de la crisis por la pandemia, lo que vulnera los derechos de las niñas y los niños. 

El experto advierte que no solamente es esta población la que fue dejada a un lado por la administración del presidente López Obrador, en general, es la que no vota, la que no lo hará en un corto plazo, como las personas con alguna discapacidad

“Ese es el diseño que tiene esta administración, es un tema totalmente clientelar”, agregó.

Adultocentrismo y patriarcado

Además de que en la población del país existe un profundo clasismo y machismo, la cultura mexicana, de acuerdo con Pérez García, también tiene fuertes raíces “adultocentristas”.

“Esto implica varias cosas. Una de ellas, es que las niñas y los niños no votan, no son productivos y se les considera objetos de cuidado. Como una carga”, nos explicó el director del REDIM.

Para transformar esto, de acuerdo con el experto, se debería de seguir con lo establecido en la Convención sobre los Derechos del Niño, es decir, dejar de verlos como sujetos de protección y comenzar a verlos como sujetos de derechos.

El director del REDIM explicó que los niños siguen viéndose como artículos de propiedad familiar, se les considera como responsabilidad exclusiva de las familias, lo que les resta visibilidad en la sociedad y en sus derechos, y los deja fuera de toda agenda política.

Te recomendamos: Niñas y niños serán vacunados contra COVID-19 al final, ¿es un error?

Firmas sin valor

En 2012, REDIM y la Oficina en México de la Unicef impulsaron la iniciativa “10 por la Infancia”. El objetivo era establecer como garantías los principios de la Convención de los Derechos del Niño en el país.

Era un año electoral y por supuesto los candidatos a la presidencia firmaron este documento con el fin de integrarlo a sus campañas y eventualmente, a sus políticas cuando llegaran a tomar algún puesto en la administración pública.

Pero no lo hicieron. Los que firmaron este compromiso fueron la candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota; el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto y el candidato del PRD, Andrés Manuel López Obrador.

Enrique Peña Nieto, firmó los 10 puntos y cumplió uno, que fue la firma y publicación de la Ley General de los Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes”, nos dijo al respecto Juan Martín Pérez García, director ejecutivo de REDIM. 

En 2018, se volvió a lanzar una estrategia más articulada, con más miembros de la sociedad civil organizada en el país como Acción Ciudadana Contra la Pobreza y ChildFund México; y con organizaciones internacionales como Save the Children y World Vision

El 30 de abril de ese año, en plenas campañas electorales, los tres candidatos que competían por la presidencia, se comprometieron a incluir nueve puntos de MX por la Niñez en sus propuestas de campaña.

Foto: REDIM

Entre los que adquirieron ese compromiso se encuentra el actual presidente de México. 

“Al asumir los compromisos, quien resulte elegida o elegido en las próximas elecciones presidenciales, deberá integrar los lineamientos correspondientes para su cumplimiento dentro del Plan Nacional de Desarrollo, Planes Sectoriales y Programa Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (2018-2024)”, establece la Agenda MX por la Niñez.

Te va a interesar: Niñas y niños, olvidados por la estrategia de reapertura del gobierno de Claudia Sheinbaum

Si bien, el deterioro de las políticas a favor del desarrollo de la niñez en México viene desde sexenios atrás, el director del REDIM advirtió que es una realidad lamentable que la presente administración pasará a la historia como la peor para los derechos de las niñas, los niños y los adolescentes.

Juan Martín Pérez García concluye que la práctica de favorecer solo a jóvenes que votan y a adultos mayores es una práctica priista, y recordó que López Obrador proviene de dicho partido.

¿La actual administración logrará contrarrestar estas políticas en contra de las niñas, niños y adolescentes en México, o pasará a la historia como la que más daño hizo a este sector de la población?

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.