Yazmín fue acosada en el transporte público y enfrentó a su agresor

Compartir:

Cuando Yazmín tenía apenas 14 años, caminaba por la calle junto a sus primos, un tipo pasó junto a ella y la tocó entre las piernas. La entonces adolescente no supo cómo reaccionar. Hace unos días, fue acosada en el transporte público Mexibús del Estado de México. Pero esta vez, Yazmín no dejaría que quedara impune. 

Tras ser agredida, enfrentó al hombre. Le reclamó que la tocara y comenzó a grabarlo con su celular.  “En todo lo que pensaba era en mis hijas. En no permitir que se encontraran a alguien como él algún día y las violentara”, dijo Yazmín, que hoy tiene 30 años y es madre de dos niñas, a Cuestione

En un principio los demás pasajeros no hicieron nada. Ante los reclamos de Yazmín para que alguien la auxiliara, dos hombres decidieron intervenir y apoyarla, impidiendo que su abusador escapara, como intentaba hacerlo. Ahí es cuando comienza el video que en horas se hizo viral. 

https://www.facebook.com/story.php?story_fbid=3042703195807788&id=100002044132434

La importancia de denunciarJul 09, 2020por: Gabriela GutiérrezCompartir:   

Cuando Yazmín tenía apenas 14 años, caminaba por la calle junto a sus primos, un tipo pasó junto a ella y la tocó entre las piernas. La entonces adolescente no supo cómo reaccionar. Hace unos días, otro sujeto que venía junto a ella en el transporte Mexibús del Estado de México, también lo hizo. Pero esta vez, Yazmín no dejaría que quedara impune. 

Tras ser agredida, enfrentó al hombre. Le reclamó que la tocara y comenzó a grabarlo con su celular.  “En todo lo que pensaba era en mis hijas. En no permitir que se encontraran a alguien como él algún día y las violentara”, dijo Yazmín, que hoy tiene 30 años y es madre de dos niñas, a Cuestione

En un principio los demás pasajeros no hicieron nada. Ante los reclamos de Yazmín para que alguien la auxiliara, dos hombres decidieron intervenir y apoyarla, impidiendo que su abusador escapara, como intentaba hacerlo. Ahí es cuando comienza el video que en horas se hizo viral. 

https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=3042703195807788&id=100002044132434

Tras su publicación, Yazmín recibió testimonios en sus redes sociales de al menos otras cuatro mujeres que también habían sido víctimas de abuso por el mismo sujeto. Dos de ellas, incluso, compartieron sus propias fotos y videos. 

Como Yazmin y las otras víctimas del mismo sujeto, 4.5% de las mujeres dijeron haber sido tocadas sin su consentimiento, con fines sexuales, en espacios públicos, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) del INEGI.

¿Dónde están es@s pendej@s que decían que yo estaba inventando todo para sacarle dinero a éste pinche mugroso que lo…

Posted by Yazmin Patlan on Thursday, July 2, 2020

Te puede interesar leer: Las denuncias por delitos sexuales aumentaron en México

Escapa, pero tienen sus datos

Con la ayuda de los dos hombres que auxiliaron a Yazmín, llevaron al agresor con la policía en turno de los torniquetes de la estación Chilpan, del Mexibús. La respuesta de la uniformada a la denuncia desconcertó a Yazmín por un segundo: “¿Cómo le puedo ayudar?”, como si la opción no fuera solo una: remitir al agresor a las autoridades. 

Pero Yazmín estaba decidida a que su agresor tuviera su merecido: “Llame a una patrulla. Quiero proceder”, le contestó a la mujer. 

Así lo hicieron. 

El agresor logró zafarse y corrió. Atravesó los carriles del Mexibús y ya no lo pudieron alcanzar. Sin embargo, en su huída dejó sus pertenencias atrás: una mochila con documentos oficiales, incluida su dirección. 

Entre los documentos estaba una identificación, cuya foto coincide con el rostro del hombre que momentos antes había deslizado su mano entre las piernas de Yazmín y con el atacante de las otras víctimas que lo acusaron. “El hombre tiene unas cicatrices muy particulares por el acné. Es así como estoy segura que es el mismo”, dijo a Cuestione

Giovanni A. es el nombre del sujeto acusado. Residente de Ecatepec, Estado de México. Y de acuerdo con las mismas indagaciones de Yazmín: casado y padre de una niña. 

Te puede interesar leer: La historia de Yolotzin inspira a mujeres a levantar la voz sobre el abuso sexual

“¿Y nada más te tocó?”, un caso de violencia institucional

Cuando Yazmín acudió a la Agencia Especializadas en Violencia Familiar, Sexual y de Género de Cuautitlán Izcalli, el recibimiento fue una pregunta que casi logra hacerla desistir de denunciar: “¿Y nada más te toco?”, recuerda. “Como minimizando lo que me pasó. Con un tono como si fuera una tontería”. 

Pero también reconoce que una vez que la asignaron una persona responsable de tomar su declaración, el trato fue mucho mejor, más empático. Sin embargo, en ningún momento le ofrecieron apoyo psicológico. “Se limitaron a tomarme la declaración. Pero todo el proceso fue muy largo: llegué a alrededor de las cuatro de la tarde (menos de una hora después del acoso) y salí a las 10 de la noche”. 

Ahí, Yazmín supo que su presunto agresor no tenía antecedentes penales, lo cual no es de sorprender, si consideramos que la cifra negra (los delitos que no se denuncian) en México es de 90%, de acuerdo con México Evalúa y sube a 99.7% en delitos sexuales, según la ENSU.

Gracias a la determinación de Yazmín para denunciar, el acoso que sufrió no se perderá en el discurso de una “cifra negra”. Ahora espera que su esfuerzo tampoco se hunda en el inmenso pantano de los delitos que sí son denunciados, pero que que no encuentran un culpable. Por eso, hace un llamado a otras personas que puedan haber sido víctimas del mismo sujeto, para que, como ella, denuncien. 

“Los testimonios que recibí me hacen saber que estoy lejos de ser la primera y que podría haber aún más”, dice a Cuestione. “Pero necesitamos que se sumen más mujeres y lo denuncien”. 

De acreditarse el delito de acoso sexual en contra de Yazmín, tipificado en el Código Penal del Estado de Méxicoel agresor podría ser sentenciado de uno a cuatro años de prisión y de 100 a 300 días de multa, que hoy serían hasta 37 mil pesos. Pero si además existieran más víctimas que denunciaran, la pena podría ser mayor. 

Todo esto ocurrió en Tultitlán, uno de los 11 municipios del Estado de México en donde está vigente la Alerta de Violencia de Género desde hace cinco años. Por la cual, supuestamente, debería de haberse capacitado a funcionarios públicos y mejorar la seguridad en el transporte público, entre otros. 

La violencia contra las mujeres comienza en delitos menores –como el acoso que vivió Yazmín–, pero en muchas ocasiones puede derivar en crímenes graves, como la violación y el feminicidio. Por eso es importante visibilizar este tipo de actos violentos, a través de la denuncia, y también exigir que se aplique la justicia a los responsables.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.