Pónganse la pinche pila

Compartir:

Hace unas semanas, las honorables mujeres que trabajamos en el honorable podcast La Burra Arisca, fuimos invitadas a participar en un honorable evento de empoderamiento femenino.

Elegimos hablar del tema que nadie quiere hablar cuando se habla de mujeres, o con mujeres. Sí, hablamos de la importancia -que digo importancia ¡la urgencia!- de que las mujeres nos involucremos en la vida política del país y de ejercer el primer derecho y obligación de cualquier ciudadan@: VOTAR.

Llevamos años quejándonos de mucho y haciendo muy poco.

En parte por que la política no era “tema” de mujeres, en parte porque a las mujeres no nos interesaba el tema político, en parte porque pensamos que no nos afectaba o nada cambiaría “solo con mi voto” y en parte, también, porque somos expertas en buscar excusas y porque nos da hueva hacer cualquier cosa que nos saque de nuestra zona de confort, nos interrumpa las vacaciones, o nos haga cuestionarnos tantito nuestras responsabilidades.

Y es que sí, la verdad es mucho más cómodo quejarse, criticar, largarse de vacaciones, no involucrarse en nada y encontrar todas las razones por las cuales hacer algo por nuestro país “no va a servir de nada”.

Y sí, también es cierto que nuestro país, en muchísimos aspectos “no ayuda”, la cultura cívica no existe y el sistema está tan absolutamente podrido que, efectivamente, está cabrón cambiarlo.

Sí. Todo eso es cierto.

Es abrumador. Preocupante. Y muy pero muy desalentador.

Vemos con envidia al primer mundo avanzar, mientras nosotros nos lamentamos sin entender que la diferencia principal entre ellos y nosotros es algo que sí está en nuestras manos y se llama: participación ciudadana.

Porque ¿qué creen? lo que hace que un país progrese no son sus gobernantes, son sus ciudadanos.

Y pues me van a disculpar pero ahora que el feminismo es el tema central en la agenda del mundo y que estamos todas tan “empoderadas”, me parece indispensable puntualizar que lo de demandar equidad de género e igualdad de oportunidades está perfecto, siempre y cuando entendamos que con eso también viene una responsabilidad fundamental y automática que implica involucrarnos en todos los temas de una sociedad, no solo en los que nos gustan, como por ejemplo y primero que nada: la vida política de nuestro país.

Así que discúlpenme señoras pero es hora de ponernos la pinche pila y entrarle parejo a esto de construir  -¿o es deconstruir para reconstruir?- nuestro país.

No solo porque si queremos ser un país de primer mundo, tenemos que actuar como ciudadanos del primer mundo -siempre y en cualquier circunstancia- sino porque esta vez, el resultado de las elecciones intermedias del 6 de junio SÍ VA A AFECTAR NUESTRA VIDA DIARIA.

Si bien no son elecciones presidenciales, estas -que son las elecciones más grandes de la historia de México- van a determinar el futuro del país– Por que esta vez, señoras y señores, lo que nos estamos rifando es nada más y nada menos que nuestra democracia.

Así que sin importar a quién le vayas, cuál sea tu ideología, qué tan desesperanzado estés y el deprimente panorama en cuestión de candidatos -que, efectivamente, en su mayoría está de la chingada- lo que hoy tenemos que pensar es que lo más importante en un sistema libre y democrático… son los contrapesos.

Que nadie, nunca, tenga el poder absoluto.

Esa es la misión.

No se hagan bolas:  esta es una elección para rescatar esos contrapesos, olvídense de todo lo demás.

Si eso no es suficiente incentivo y siguen pensando que su voto no puede cambiar nada, déjenme darles estos dos datos:

Las mujeres somos el 51% de la población en México y el 52% del padrón electoral…

así que ¿qué creen? su voto ¡TUUUUU VOTO! sí va a hacer la diferencia.

Somos nosotras, las mujeres, las que podemos decidir el futuro que queremos para nosotras, para nuestros hijos, nuestras familias y para que nuestra vida, como hasta hoy la conocemos,  pueda seguir sucediendo.

No me voy a meter en detalles, pero no hace falta ser un experto en política para que cualquiera que haya estado medio pendiente de las noticias se de cuenta que la situación se está poniendo realmente preocupante y que las -malas- decisiones, y sus consecuencias, son cada vez más alarmantes.

Esta vez, quedarnos con los brazos cruzados puede salirnos caro en niveles que no hemos ni siquiera empezado a considerar.

Tus libertades. Tus oportunidades. Tus comodidades. Tu seguridad. Tu capacidad de elegir. De decidir. De participar. De comprar. De viajar. De movilizarte. De opinar. De que siga existiendo la alternancia en el poder. De que sigamos siendo una de las principales economías del mundo. De que existan organismos e instituciones autónomas que defiendan los procesos ciudadanos, la transparencia  y los derechos civiles…

¡Vamos, hasta la posibilidad de prender la luz y que haya siempre que la necesites!

Todo.eso.está.en.juego

No sé a ustedes, pero a mi no me parece cualquier cosa.

Para tod@s aquell@s que les da terror pensar en Venezuela ¿qué creen? ¡justo así se fue Venezuela a la chingada! En unas elecciones intermedias en las que la apatía y la ignorancia le cedieron todo el poder a un solo partido y el resto… ya es historia… y mala.

Así que te pido, te imploro, te suplicoooo que no seas esa señora, a la que le parece que no es cool hablar de política, la que dice que qué hueva, que nada va a cambiar, que justo son sus vacaciones, que como no entiende no participa, que no hay nadie por quien votar, que ni de broma va a votar por los otros porque son igual de malos, que mejor va a anular su voto, o que va a votar por partidos satélite.

Tristemente, el panorama en cuestión de candidatos no es alentador  -aunque sí hay por ahí buenas opciones- como Lía Limón en mi alcaldía, Álvaro Obregón- pero esta vez, tenemos que ser pragmáticos -o sea prácticos- hacer uso del famosísimo voto útil y tener una estrategia…¿quieren saber cuál es la mía?

Miren:

1. Entender que no vamos a votar a favor de alguien sino en contra de. En contra del poder absoluto y a favor de los contrapesos pues.

2. Informarse en su distrito, en su alcaldía, en su Estado quién es el que tiene mayor posibilidad de ganarle al partido en el poder y votar por ese candidato o coalición sin importar nada más que eso: que le gane al partido en el poder.

Para esto les recomiendo entrar a VOTO ÚTIL haz click aquí el día de las elecciones -una app financiada por 4 ciudadanos que cansados de quejarse buscaron cómo ayudar y crearon esta aplicación que se alimenta diariamente de las encuestas y a la que solo tienes que ingresar tu distrito y ninguna otra información para que te diga quién es ese candidato o coalición con posibilidades de ganarle al partido en el poder.

3. Cabildear. Cabildear. Cabildear

Así como hacen los gringos, hacer campaña a favor de nuestra democracia, abrir la conversación en nuestras familias, con nuestros empleados, con nuestros amigos, convencer a nuestra gente de participar y urgirlos a hacerlo de manera informada e inteligente.

Convencer a nuestros parientes fuera de México de venir a votar, o hacerlo en sus consulados o movernos nosotros a nuestros Estados si somos de otra localidad o en su defecto reventarse las colas para foráneos y votar en donde estén.

Hacer una campaña endemoniada para que la gente vaya, vote y lo haga pensando y no a lo pendejo.

4. Entiendan esto:

 Votar por partidos saltélite -o sea todos los “chiquitos”- anular el voto o abstenerse, es votar por el partido en el poder y regalarles millones de pesos, ¡nuestros pesos! Punto final. No lo hagan.

5. Participar. Participar. Participar

Si te convocaron a ser funcionario de casilla ¡participa con orgullo en lugar de decir que qué hueva! Es increíble que somos especialistas en mentar madres y criticar, pero taaan huevones a la hora de involucrarnos. Ese es un lujo que ya no nos podemos dar.

Ve, capacítate, aporta, abre los ojos, sé testigo, levanta la voz y asegúrate de sumarle a tu país en lugar de ser una remora quejosa: ¡tú eres el futuro de este país, no ellos!

6. VOTA.

El 6 de junio ve y vota. Lleva a tus hijos. A tus papás.

Deja ir a tus empleados a sus localidades para que voten y si lo necesitan, ayúdalos a entender el concepto del voto útil.

En el Congreso de nuestro país hay 500 curules y por eso CADA.VOTO.VALE. porque UN VOTO puede hacer TODA la diferencia.

Así que por favor, ve, haz la cola, ten paciencia, y vota.

7. El 7 de Junio, si los resultados no son favorables al partido en el poder, alguien que conocemos no va a estar naada contento, va a hacer berrinche y  todo lo posible por desprestigiar al INE y tumbar el proceso. Es INDISPENSABLE que, si eso sucede, LEVANTEMOS TODOS LA VOZ de manera contundente. Prepárense y estén listos para hacerlo porque si nos quedamos sin el organismo autónomo a cargo de elecciones libres y transparentes entonces sí que nos va a cargar la chingada.

Así que eso, estén listos para pararse de la zona de confort y luchar de todas las maneras que sean necesarias, cuando sean necesarias.

Les sugiero también seguir a @MaxKaiser75 haz click aquí mi gurú en términos de participación, educación  y conciencia ciudadana y, si tienen 21 minutos y ganas, escuchar la participación de @burrasariscas en esta pequeña platica haz click aquí acerca de lo determinante que es la participación de las mujeres en estas elecciones, les aseguro que además, se van a divertir

Señora, señorita, damas, caballeros y todos los demás: la situación es MUY grave.

Si ustedes, como yo, no pueden agarrar sus chivas y pelarse a San Diego, pues entonces les sugiero que agarren su credencial de elector y este 6 de junio usen su voz.

No va a haber segunda oportunidad.

Pónganse la pinche pila

Otro texto de la autora: No te achiques para caber

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.