Kamala Harris para la vicepresidencia de los Estados Unidos

Compartir:

Joe Biden eligió a Kamala Harris en su fórmula

Se llenaron las casillas para la contienda. La presión rindió fruto y la estrategia prevaleció. Joe Biden, candidato Demócrata a la presidencia, eligió a la senadora Kamala Harris como su compañera de fórmula y ha dejado la mesa puesta para lo que muy probablemente será una de las campañas electorales más feroces y desaseadas de la historia estadounidense

Que la electa como candidata a vicepresidente sea una mujer no es sorpresa, ya Biden había anunciado su decisión al respecto desde el mes de abril, cuando su equipo de campaña estableció un comité para el análisis y búsqueda de su running mate

Que sea afroamericana tampoco es sorpresivo; no debido a que el Partido Demócrata sea dechado de diversidad racial e ideológica, sino gracias tanto a la presión por parte de los caucuses legislativos afroamericanos como a la pertinaz persistencia de diferentes niveles de violencia y discriminación contra individuos de raza negra en todo el país (especialmente por parte de cuerpos policiacos). 

Ya en el mes de julio, las listas de probables candidatas incluían a las senadoras Kamala Harris (California) y Tammy Duckworth (Illinois), a la exembajadora Susan Rice y a la alcalde de Atlanta Keisha Lance Bottoms (entre otras); y aunque se especulaba que la electa sería muy probablemente de raza negra, las listas incluían a las senadoras Elizabeth Warren (Massachusetts) y Tammy Baldwin (Wisconsin).

La elección final de la senadora Kamala Harris para aparecer en la boleta junto con Biden para la posición de vicepresidente no es necesariamente una sorpresa pero si algo intrigante. ¿Por qué nombrar a la candidata a la vicepresidencia a tan sólo 6 días de distancia de que se lleve a cabo (de manera virtual) la Convención Nacional Demócrata? 

Y ¿por qué nombrar a la pre-candidata presidencial que posiblemente hizo ver peor a Biden durante los debates? (Recordemos que los encabezados noticiosos, tras el debate entre precandidatos presidenciales Demócratas del 27 de junio del año pasado, se concentraron en el eficaz ataque que la senadora Harris lanzó contra Biden en relación con el tema racial de “bussing” –transportación de estudiantes con la finalidad de terminar con la segregación racial en escuelas).

La fecha tan tardía de la elección se puede deber a dos escenarios distintos. Por un lado, se pudo deber a la dificultad de tomar la decisión final de quién debía ser la compañera de fórmula de Biden. 

Era muy difícil que se eligieran a la senadora Warren o a la exembajadora Rice; la primera porque es considerada una representante de la “izquierda radical” Demócrata, que la campaña del presidente Donald Trump insiste en mal llamar “socialista”, y su avanzada edad en conjunto con la avanzada edad de Joe Biden (recordemos que en caso de incapacidad o muerte del presidente, la vicepresidente encabezaría el ejecutivo federal) no tendría gran aceptación, y la segunda porque, a pesar de ser una personalidad con mucho reconocimiento a nivel nacional, se le identifica con el status quo heredado del partido

De entre las aspirantes que restaban en la lista, Harris era la más conocida a nivel nacional y puede que complicaciones en las negociaciones hayan arrastrado la fecha del anuncio hasta el día de ayer. 

También puede ser, por otro lado, que la decisión hubiese sido tomada hace ya unas semanas pero se haya decidido estratégicamente dilatar el anuncio para evitar sobreexponer a la senadora Harris a los ataques desde la presidencia, el Partido Republicano y los medios. No cabe ninguna duda que los debates entre el vicepresidente Mike Pence y la senadora Harris serán atractivos choques entre el conservadurismo y el progresismo a la estadounidense.

El convulsivo resurgimiento del movimiento Black Lives Matter tras el asesinato de George Floyd a manos de un oficial de policía de la ciudad de Minneapolis y la inepta e insuficiente respuesta por parte de la Administración Trump, allanó el terreno para que la nominación a la vicepresidencia recayera en la experimentada senadora Harris. 

Esta elección tiene el objetivo de responder a las críticas y presiones por parte de los miembros afroamericanos dentro del Partido Demócrata así como de afianzar la convocatoria a minorías étnicas a asistir a las urnas el próximo 3 de noviembre (Kamala Harris es de ascendencia Indo-Jamaiquina).

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.