La prueba final es siempre la más difícil

Compartir:

¿Por qué muchas de las veces que tomamos una decisión de cambio, la vida nos pone una situación que nos hace dudar de ella? Cuando pensamos que tenemos que abandonar un trabajo que no nos hace feliz y en esa misma semana que tenemos todo listo para comunicar a nuestro jefe, viene una promoción. O cuando, finalmente decretamos al universo que dejamos ir a ese ex que nos partió el corazón y él vuelve por un mensajito en el celular. 

He conversado de estos momentos con personas que me dicen: ¿pero por qué pasó eso justamente ahora, cuando ya tenías decidida otra cosa? Yo digo: La prueba final

Tengo la convicción de que esa prueba viene a poner seriedad en nuestra decisión. Es fácil dejar ir a un mal ex que no te contesta el teléfono, pero ¿será real tu elección de no estar con él, cuando te pide para volver? 

Olvidamos el poder que tenemos sobre los caminos que nuestra vida toma o deja pasar y esa prueba final viene a recordarnos de eso. 

Leo en muchos libros de autoayuda sobre ese salto al vació que no es fácil, pero necesario. Otros autores lo dicen “salir de la zona de confort”. Sea como sea, aunque las personas no quieran salir de sus espacios seguros – yo lo entiendo y a veces comparto el sentimiento – la vida te va a empujar para ese momento, porque la elección que te parecía sencilla de tomar cuando creías que era más una respuesta a lo que ya estaba dado –  dejar ir a quien ya se fue, abandonar un lugar que no te quiere – deja de ser sencilla. Un factor externo que viene a balancear la decisión fácil, haciéndola más compleja y haciéndote más responsable de la resolución.

En este momento, veo la gente volver atrás, en dirección a su primera elección. Y escucho pensamientos como: “Aceptaré el dinero extra de la promoción, porque lo necesito y me quedaré en el trabajo que no me hace feliz” o “volveré con él aunque imagino que volveremos a romper, porque ambos estamos juntos para no estar solos”.

Mi pregunta es: ¿qué harás tú? 

Y aquí parece obvio que yo quiera que sigas adelante con la decisión que dejó de ser sencilla. Y sí, es eso mismo. Y sí, la vida te va a empujar para este salto al vacío, aunque no lo quieras. 

Pero en lo que la gente que no pone atención es que, pasada la prueba final, la vida apremia al valiente. Siempre. Tal vez, otro amor aparecerá en tu vida o el nuevo trabajo será más desfiante e interesante. O por lo menos, y lo más importante, tú te sentirás más seguro contigo mismo, porque la autoestima está relacionada al sentimiento de haber superado una crisis. La sensación de ganarle a la vida una y otra vez

Es como juego de video. Pasaste la prueba final que obviamente es la más difícil, rápida y sin muchas vidas extras. Habrá un momento de descanso, el personaje va a bailar en la pantalla y habrá música de celebración ochentera. Después va a empezar la fase nueva. No la conoces y ya te aseguro que será más difícil que la anterior, pero tambien te puedo decir que  tendrás mejores herramientas para hacerlo.

La diferencia con la vida es que no hay descanso o música de celebración para bailar… Si tú no prendes la radio.  

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.