¿Estamos construyendo o destrozando un país?

Compartir:

Estamos rodeados de piedras, como cuando se inicia una construcción o se quieren remover escombros después de un terremoto.

¿Estamos construyendo o destrozando un país?

Tenemos un México que al ver piedras apiladas ve desintegrarse sus años de trabajo. Y otro, que las admira emocionado pensando que son las bases para reconstruir un México olvidado. 

Un México que al ver el agua siente vida y otro que observa cómo se le escapan sus sueños. Unos que tratan de sujetarse del último aliento y otros se asfixian frente al regreso a los años setenta. Diferentes formas de percibir el mismo mensaje.

Un México que no perdona el pasado, pero perdona todos los errores del presente. Un México ciego y otro que entrega su lealtad a ciegas. Un México que abre los ojos y otro que siente que por primera vez es visto.

Un México que por raza y clase se mantiene colonizado. Un México que por color de piel y poder económico se cree colonizador. Un México confundido que no es ni uno ni otro. Un inquisidor que dicta sentencia cada mañana y un México que sigue sin pedirse perdón entre nosotros.

Un México polarizado que ve en la ignorancia de unos y en la soberbia de otros, el campo fértil para sembrar un discurso intolerante.

Un México que etiqueta a la prensa de vendida y otro que la defiende por ser crítica y perseguida. Un México donde unos mueren y otros ríen al nacer.

Un México ¿Un México? 

No entender estas dos posturas es ignorar una realidad que representa el país.

Por mi parte veo un México de mil tonos que se ve forzado a trazarse de blanco y negro. Un México que estaba creciendo de forma violentamente desigual. Un México que busca sin guía y un Guía que no tiene sentido de orientación. Un grupo mayoritario en el congreso que legisla con la pluma del resentimiento. Un México que se enfila al vacío

Un gobierno que construye escombros, que destruye los cimientos y destierra los contrapesos que nos dan equilibrio. Un gobierno que avasalla a quien opina distinto.

Veo un México que en el 2021 buscará en el voto un grito de ayuda. ¿Serán suficientes voces? ¿Existe quién realmente las represente?

Es muy pronto para saberlo, pero si se quiere conformar una sola voz, habrá que entender de dónde vienen las visiones encontradas y los distintos acentos de México.

@JoseiRasso

Otros textos del autor: El Gran Titiritero no quiere perder el control

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.