El caso de El Padrino

Compartir:

El arresto del exsecretario de SEDENA, el general Salvador Cienfuegos en Los Ángeles, California, destapa viejos y nuevos conflictos entre México y Estados Unidos en materia de combate al crimen organizado y, muy especialmente, al narcotráfico. 

El arresto del general Cienfuegos, apodado El Padrino, ocurre a partir de una demanda en su contra presentada ante la corte de distrito en Brooklyn, Nueva York, el 14 de agosto de 2019. Es decir, la demanda tiene más de un año esperando su ejecución.

Hay que recordar que hace pocas semanas el presidente Trump dijo que estaba decepcionado con el bajo empeño y poco éxito del gobierno mexicano en materia de combate al narcotráfico. Seguramente estaba enterado de la acusación contra el general Cienfuegos y de las otras probables acusaciones que penden sobre las cabezas de otros miembros del alto mando del Ejército mexicano y de la Guardia Nacional.

El mismo día que se presentaba la acusación contra Cienfuegos en la corte de Nueva York, un documento interno circulaba entre legisladores estadounidenses afirmando que el Ejército mexicano estaba “comprometido” (compromised) con el narcotráfico y que la única fuerza de seguridad mexicana confiable y que no había sido cooptada por el narcotráfico era la Armada de México (Marina). Este documento es accesible en internet buscando US Congressional Papers.

Esto se decía a los legisladores estadounidenses mientras la política expresa del nuevo presidente mexicano era priorizar su relación con el Ejército mexicano y marginar a la Marina de todo contacto con el combate al narcotráfico. Incluso, el presidente ha fortalecido las finanzas de los mandos del Ejército como nunca antes, dándoles responsabilidades en las obras prioritarias del gobierno para afianzar su lealtad. Desde la óptica estadounidense López Obrador se ha inclinado a favor de los corruptos. Y se preguntan por qué.

Tuvo que venir el Procurador Barr como emisario personal de Trump para que el presidente mexicano cambiara de política. Después de la visita incluyó a la Armada de nuevo en los operativos antinarco, especialmente con la DEA, y le entregaron el control de todos los puertos del país.

Por lo visto, la concesión del presidente mexicano de volver a permitir la operación de la Armada entra en contradicción con su afirmación jactanciosa de que se acabaron los días de sumisión de México a los organismos de seguridad de Estados Unidos. La realidad es todo lo contrario. La sumisión nunca se había visto tan abiertamente.

Finalmente, la detención del general Cienfuegos explica porqué personajes del actual gobierno mexicano como Manuel Bartlett, entre otros, nunca han viajado, ni viajarán, a Disneylandia.  

 ricardopascoe@hotmail.com

@rpascoep

Otros títulos del autor: El fallo de la Corte

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.