México y la refriega por la distribución de vacunas anti COVID-19

Compartir:

El suministro de vacunas anti COVID-19 sigue siendo un problema generalizado y ha activado una amplia movilización diplomática. El rápido desarrollo de las vacunas existentes ha sido ensombrecido por una serie de restricciones de exportación (de vacunas y/o sus componentes) por parte de los principales países o regiones productoras. 

Este es el contexto en el que Marcelo Ebrard, canciller de México, insertó el anuncio de sus próximos viajes a Rusia, China, India y Estados Unidos. Sin embargo, Ebrard afirmó que la razón por el aumento del “grado de dificultad de acceso a las vacunas” es que los países productores entraron en fases de vacunación intensiva (masiva). Esto es parcialmente cierto.

Por encima de acuerdos, contratos y pagos por adelantado por dosis de vacunas (cualquiera sea la farmacéutica productora) se ha impuesto la demanda y promesas que son características de la política. El gobierno de Australia, por ejemplo, acaba de salir a declarar públicamente que no ha recibido 3 millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca previamente prometidos. 

También te puede interesar: Vacuna COVID-19, propaganda e improvisación del gobierno mexicano

A pesar de la baja recurrencia de infecciones y muertes por COVID-19 en Australia, la queja tiene el objetivo de poner presión sobre la Unión Europea y su intención de poner restricciones a la exportación de esta vacuna fuera de su jurisdicción hasta no cumplirse con los acuerdos y expectativas de distribución dentro de territorio europeo. 

Hay que recordar que hace unas semanas el gobierno italiano confiscó 250,000 dosis de la vacuna AstraZeneca que tenían como destino Australia y que sigue candente la confrontación entre Bruselas y Londres con respecto a la importación del producto de la misma farmacéutica desde su planta en Halix, Holanda.

El gobierno francés ha encabezado el esfuerzo por la imposición de restricciones no sólo a la exportación de la vacuna sino también a la de su aplicación. Emmanuel Macron, presidente francés, acusó públicamente al medicamento de AstraZeneca de ser “cuasi-inefectivo” y detuvo su aplicación en aquel país antes de volverla a autorizar para personas mayores de 65 años.

 ¿Por qué reiniciar la autorización de un medicamento después de llamarlo “cuasi-inefectivo”? Muy probablemente el gobierno francés se dio cuenta que la suspensión “definitiva” de aplicación de la vacuna AstraZeneca impediría cumplir con los compromisos políticos de aplicación en aquel país.

Algo similar sucede en Italia cuyo gobierno, sin ser tan vociferante en el caso contra AstraZeneca, está en plena batalla mediática contra los grupos más conservadores que se oponen a la aplicación de la vacuna en general

Irónicamente, una parte importante del personal médico de ese país se rehúsa a ser vacunado, por lo que el gobierno italiano está considerando hacer obligatoria la vacunación para los trabajadores de ese sector. Debido a las condiciones extremas de oposición a la vacuna, el mismo primer ministro italiano, Mario Draghi, se inoculó con la vacuna AstraZeneca a pesar de haber apoyado la propuesta de suspender el uso de ella a nivel europeo.

Los números parecen respaldar la batalla diplomática entre la Unión Europea y el Reino Unido; mientras este último reporta haber aplicado arriba de 37 millones de dosis, Alemania sólo ha aplicado 15, Francia 12 e Italia 11 millones de dosis correspondientemente. Para depender menos del producto de AstraZeneca, los europeos están por comenzar el enfrascado masivo de vacunas de Moderna, Pfizer y Jenssen y eso ha aumentado la demanda de estos productos en esa región. 

Esta batalla en Europa ha puesto presión sobre la distribución de una de las vacunas a las que el gobierno mexicano puso mayor prioridad. Esto ha vuelto necesario negociar no con Europa sino precisamente con Rusia, China, India y los Estados Unidos para acelerar la entrega de dosis acordadas.

¿Por qué? Por razones también políticas como nos lo dejó en claro el propio canciller mexicano al decir: “el objetivo es lograr que México tenga las vacunas acordadas en los tiempos acordados en las próximas semanas para que las cuentas que ha fijado el señor presidente se cumplan”. 

La refriega internacional por las vacunas puede tener altos costos políticos para gobiernos nacionales alrededor del globo; el gobierno de López Obrador obviamente está intentando pagar los menos posibles.

Más del autor: La gravedad de la migración infantil; entre el garrote y la zanahoria

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.