Yo acuso

Compartir:

Yo acuso el resentimiento escondido bajo discursos humanistas

“Sólo un sentimiento me mueve, sólo deseo que la luz se haga, y lo imploro en nombre de la humanidad, que ha sufrido tanto y que tiene derecho a ser feliz. Mi ardiente protesta no es más que un grito de mi alma”. 

Emile Zola

Yo acuso al servidor público que, por salvar su ego y presumir con cinismo la sonrisa sin cubrebocas, deja a un lado la empatía y las lágrimas del dolor ajeno. Yo acuso la estrategia de camas vacías por encima de la vida y la insistencia de aplanar la curva, manipulando la verdad. Yo acuso la falta de humildad para rectificar el camino.

Yo acuso los cambios en la cadena de suministro de medicinas, sin tener un plan detallado para evitar el desabasto y la muerte de niños, por su propia incompetencia. Yo acuso las actas de defunción que no debieron ser escritas todavía.

Yo acuso las embestidas desproporcionadas en contra de la libertad de prensa y la voraz e irracional venganza en contra de las instituciones. Yo acuso el manejo de la percepción por encima de la realidad con fines políticos y rifar cachitos de esperanza a un pueblo que cree ciegamente en su mesías.

Yo acuso llevar los juicios a los medios o consultas, destruyendo la posibilidad de sentenciar a los culpables con el debido proceso y justificando linchamientos públicos. Yo acuso manosear el significado de las palabras y ocultar la corrupción bajo esquemas de aportaciones. 

Yo acuso el resentimiento escondido bajo discursos humanistas y la asignación de recursos limitados a energías contaminantes.

Yo acuso a la oposición dormida, sin ideas y atemorizada bajo la amenaza de revelar actos corruptos del pasado. Yo los acuso por no haber aprovechado la oportunidad de ser un buen gobierno cuando pudieron serlo. Yo los acuso por orillarnos al voto útil por encima del voto de plataformas e ideales.

Yo acuso a los empresarios que llenaron sus libros contables de estrategias fraudulentas. Yo acuso al despido injustificado y a la falta de apoyos que siembran desigualdad y pobreza. Yo acuso a las empresas que crecieron a costa de los más vulnerables explotando las concesiones del Estado indiscriminadamente.

Yo acuso al patrón que se beneficia de la trata de jornaleros y trabajadoras del hogar. Yo acuso al padrote que se enriquece explotando a las mujeres. 

Yo acuso a este y a los gobiernos anteriores por no haber instrumentado policías municipales, estatales y federales, capacitadas y fuertes. Yo acuso a la necesidad del ejército en las calles. Yo acuso por los próximos e inminentes actos de abuso de autoridad. Yo acuso el dolor de miles de huérfanos por violencia y fosas clandestinas.

Yo acuso a los hombres sin perspectiva de género y a quienes ignoran desde palacio nacional las voces de las víctimas que reclaman justicia. Yo acuso a la sociedad que se llena de silencios por conveniencia y por vivir en la complicidad de un sistema que nos beneficia. Yo nos acuso por ser parte de una historia de desigualdad, discriminación y racismo. Yo nos acuso por ver en el atajo el camino que construye el futuro.

Yo nos acuso por señalar al otro con las manos sucias y ensangrentadas. Yo nos acuso por tener el gobierno que nos merecemos. Yo nos acuso si no hacemos del voto 2021 un momento de cambiar.

Yo acuso.

Más sobre el autor: Defender a México


SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.