Fuero, ¿una licencia para delinquir?

Compartir:

Finalmente sucedió. Los diputados Saúl Huerta y Mauricio Toledo fueron desaforados. Por supuesto, como habíamos adelantado, el retraso del Congreso permitió que Toledo se fugara del país. Uno es acusado de abuso sexual de menores y el otro de corrupción. Huerta ya ha sido detenido, pero Toledo está prófugo y se teme que podría volver a tratar de asumir como diputado y recuperar su fuero. 

Esto es importante porque nos permite hablar sobre lo que es el fuero, por qué existe y la forma en que se abusa de él.

Porque en los hechos, esta protección de la que gozan gobernantes y legisladores ha sido usada para evitar la acción de la justicia una y otra vez, dejando a políticos criminales en la impunidad.

¿Por qué existe el fuero? En realidad su creación tenía sentido. La inmunidad parlamentaria fue creada hace muchos años con un objetivo específico: impedir que quienes legislan sean perseguidos por el poder Ejecutivo o Judicial para castigarlos por su labor. Es decir, la idea era que legisladores pudieran denunciar, hacer leyes y dar sus opiniones sobre políticas públicas sin temor a que gobiernos autoritarios les castigaran. Era una herramienta para proteger la libertad de expresión. Y hay ejemplos que demuestran su sentido.

Por ejemplo, en el caso de Venezuela, cuando el Congreso cayó bajo el control de la oposición, el régimen de Nicolás Maduro se dedicó a tratar de procesar a diputados y diputadas opositoras. Estos trataron de refugiarse en su fuero para protegerse de la persecución política.

Así, la idea no era necesariamente mala. Sin embargo, como suele pasar, en nuestro país se ha convertido en una licencia para delinquir

Con los casos recientes se acumulan apenas unos 14 desaforados en los más de 100 años de existencia del fuero en nuestro país. Es decir, a pesar de contar con una extensa clase política vinculada a la corrupción, los políticos que han enfrentado este proceso son mínimos. Muchos otros han quedado en la impunidad.

Algunos han sido emblemáticos. Quizá pocas personas recuerden que en 2009 el diputado electo del PRD, Julio César Godoy, fue acusado por el gobierno de Felipe Calderón de ser un operador de la Familia Michoacana, un peligroso cártel de ese estado. Para evadir su aprehensión se escondió por meses y cuando tuvo la oportunidad, entró en la cajuela de un auto a la Cámara de Diputados, tomó protesta y quedó protegido. Ya con ese resguardo, desapareció. Nunca pisó la cárcel.

Otro caso famoso es el de René Bejarano, que después de sus videos recibiendo dinero pidió licencia, pero aún así fue desaforado por la Asamblea de la capital en 2004. Alguién que ha salido impune usando su fuero es Félix Salgado Macedonio, que protagonizó un violento evento en el año 2000, cuando en aparente estado de ebriedad se enfrentó a puñetazos con policías capitalinos y libró cualquier sanción gracias a que era diputado. Hoy es senador de Morena y su fuero lo mantiene protegido de las diversas acusaciones de abuso sexual.

Así, el fuero es un buen ejemplo de una idea que sería importante para defender la democracia y que sin embargo se ha convertido en una forma de desigualdad social. Porque el principio básico de un país libre y democrático es la igualdad ante la ley. Y la forma en que nuestros representantes han usado esta protección ha creado lo contrario: personas que no responden a la justicia. 

López Obrador propuso quitar el fuero en su campaña, pero el Congreso no aceptó que aplicara para ellos. Con todo lo obedientes que han sido con el presidente, no deja de ser sospechoso que aquí optaron por rebelarse. Sin duda sus razones tienen.

Entonces, este es nuestro dilema: ¿cómo evitamos que los gobiernos hagan persecuciones políticas y al mismo tiempo no permitimos la impunidad de quienes tienen fuero?

No hay respuestas simples, pero sí hay un primer paso: que la clase política rompa su pacto de impunidad, y que los políticos acusados tengan el valor de renunciar al fuero para enfrentar a la justicia. 

Pero eso, en México, es mucho pedir.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.