July, un caso más de fabricación de culpables

Compartir:

 Por: Scarlett Lindero y Raquel Prior

El día que un comando atacó y asesinó a Guadalupe Martínez, rectora de la Universidad de Valladolid, en Veracruz, July Flores Garfías estaba trabajando a 500 kilómetros de distancia. Sin embargo, eso no fue impedimento para que fuera arrestada e imputada de ese asesinato. 

El día del homicidio, el 29 de junio de 2020, July “estuvo trabajando en mi escuela (en el Estado de México) y después vino a la casa a hacerme un presupuesto para aquí, para la casa, para poner pasto, entonces dije pues sí, aquí estuvo pero no tengo cámara, ése es el problema”, dice Karla Castillo, clienta del negocio de jardinería y su familia. 

El juez Marco Antonio Rodríguez Lobato, entonces asignado al caso, decidió no aceptar el testimonio de Castillo que proveía de una coartada a July, sin ninguna justificación de por medio.

Te puede interesar: ¡Que viva la libertad, que viva el amor

“El juez, simple y sencillamente dijo que, en primera, que no iba a recibir a la clienta de mi hermana, y, en segunda, que no podía aceptar las pruebas porque era abundancia de pruebas y fue el pretexto que tomó para tanto no recibir a la clienta de mi hermana, como para no dejar que el abogado tuviera algún tipo de presencia en la audiencia. Eso se nos hizo un poco injusto”, nos dice en entrevista Abraham Flores, hermano de July.

La fabricación de culpables se practica en México de manera sistemática, con el afán muchas veces de mostrar resultados en la procuración de justicia, principalmente en casos mediáticos, como el homicidio de Guadalupe Martínez, coincidieron expertos consultados. 

En este video te compartimos las características y modus operandi de este tipo de casos, además de presentarte el testimonio de July, desde el penal de Pacho Viejo, en Veracruz, en donde se encuentra desde hace ocho meses.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.