La gran simulación

Compartir:

Traición a la patria. Ese es el delito de la máxima gravedad que la Fiscalía General de la República le imputó a Luis Videgaray, uno de los hombres fuertes del gobierno de Enrique Peña Nieto.

El presunto delito es tan extremo y dramático que tiene un problema de origen: será imposible de probar. Sin duda se le podría perseguir por corrupción o tráfico de influencias, pero el delito de traición a la patria es un tiro al aire de las autoridades, que pretenden dar un golpe en la mesa sabiendo que las posibilidades de demostrarlo son prácticamente nulas. Es una acusación que parece diseñada para el fracaso.

Y como esa, hemos visto muchas. Ya hemos abordado el tema de Emilio Lozoya y el trato privilegiado que se le ha dado, a pesar de considerarlo un presunto delincuente. Se ha reiterado por muchas vías que hay un pacto de impunidad con Enrique Peña Nieto para dejarlo en paz por lo que dure este sexenio.

Todo esto nos dibuja la verdadera esencia del gobierno de López Obrador: es un gobierno que navega en la simulación.

Ejemplos hay muchos. Forzó, por ejemplo, a todas las mujeres de su gabinete a decir que era el gobierno más feminista de la historia, mientras ignora el crecimiento de los feminicidios.

Dice que es el más honesto, mientras, como hemos documentado, oculta información de todo tipo.

Y asegura que combate la corrupción, al tiempo que protege a todos sus aliados.

Pero va más allá de eso. Sí, nos dicen, hay libertad de expresión. En efecto, aquí lo estamos demostrando. Pero al mismo tiempo no pierde ni una oportunidad de atacar al periodismo, incluso con nombre y apellido, en caso de tratarse de un periodista a quien él considera un rival al que hay que combatir. 

Hoy, en México, levantar la voz te convierte en un enemigo del sistema.

Así, sectores que deberían ser afines a esta llamada “transformación” son tratados como parias. Le pasa a las feministas, por supuesto, pero también a la gente que está en la cultura, la ciencia, el ambientalismo o el activismo social. Siempre fue una simulación que eran grupos aliados, cuando en realidad solo los estaban utilizando.

La economía sufre desde antes de la crisis de salud, pero se nos dice que las mediciones están mal, o que deberían caer en desuso. Todo lo que no sirva al discurso oficial es mentira o manipulación, nos aseguran.

Una de las mayores simulaciones de este gobierno es el combate contra el narcotráfico.

 Alfonso Durazo, al renunciar a la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, nos regaló una frase inolvidable:

“Históricamente había zonas administradas y hasta gobernadas por el crimen organizado. Eso se acabó. Eso ya no sucede ni en el Triángulo Dorado –zona que se localiza en los estados de Sinaloa, Durango y Chihuahua y que controló Joaquín El Chapo Guzmán– ni en la Tierra Caliente de Michoacán ni en Miguel Alemán, Tamaulipas. Esto no significa que no haya presencia de criminales, sólo que ya no dominan en esos lugares”.

El optimismo del exsecretario solo es comparable con su ingenuidad. Claramente en su periodo, si hubo alguna baja de delitos, tuvo más que ver con una pandemia que encerró a México que con su trabajo.

Y será recordado siempre por haber soltado a Ovidio Guzmán, haber mentido tras hacerlo, haber sido desmentido reiteradamente por el mismo presidente, y haber guardado silencio. Pero así es la simulación: todo lo que no confirma nuestra opinión, lo ignoramos.

Lo mismo ha pasado con decenas de temas. Las muertes por la COVID-19, el uso de cubrebocas, la urgencia de los niños con cáncer. Todo ha sido tapado con la alfombra de “los conservadores”, mientras nos muestran estampitas de Jesús como método de protección.

Todos los políticos disimulan. Sí, pasaba antes, durante mucho tiempo. Pero la idea de este cambio era que eso iba a terminar. Y lo que vemos, es que cada vez es mayor el descaro a la hora de fingir que todo está bien, aunque estemos peor.

Al final quedará en la memoria de México que en 2018 votamos con esperanza y nos quedamos solo con una enorme simulación.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.