A Fondo
Foto: UNAM
Becas para jóvenes: no salen las cuentas
A Fondo
Becas para jóvenes: no salen las cuentas
Son más y el presupuesto es menor 🤦‍♀️
20 Feb | 2019
Por: Elena Rivero Rojas
Muy Cierto
Becas para jóvenes: no salen las cuentas
Son más y el presupuesto es menor 🤦‍♀️
Feb 20, 2019
por: Elena Rivero Rojas
Muy Cierto
Compartir:

“Hice el trámite, metí mis papeles pero en la opción de poner mi ubicación en el mapa ya no pude avanzar, marqué a los teléfonos y nunca me contestaron, vi muchas quejas similares en redes sociales, eso fue hace más de dos semanas; vi que hay algunos centros de atención para ir a pedir asesoría, pero no hay ninguno cerca de mi casa” afirmó María José (joven de 26 años, con licenciatura trunca en mercadotecnia y residente de la Ciudad de México) en una entrevista.

“Nada más me hicieron pasar corajes. Muchas empresas lo están agarrando como bolsa de trabajo, descartan a medio mundo. Me quedé sacado de onda por cómo te desechan” declaró Enrique (otro joven residente en la CDMX).

Las malas experiencias que vivieron María José y Enrique se repiten cientos de veces entre los y las jóvenes que han intentado inscribirse al programa Jóvenes Construyendo el Futuro, según muestran las quejas y comentarios en redes sociales, como los siguientes:

 

¿Podrían aumentar las quejas?

La mala noticia es que las quejas podrían incrementarse en gran medida porque el programa sólo toma en cuenta a 2.3 millones de personas entre 18 y 29 años de edad, que no estudian ni trabajan; pero las cifras de la ENIGH (Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares 2016) y el CONAPO (Consejo Nacional de Población) muestran que la población que cumple con estas características aumentó entre 2016 y 2019 de 5.2 a 5.7 millones.

Estas cifras se observan en las siguientes gráficas construidas con datos del CONAPO y la ENIGH.

 

Los lineamientos del programa no muestran los mecanismos que utilizaron para definir que el número de beneficiarios sea de 2.3 millones de personas jóvenes. Sin embargo, en las estimaciones del Proyecto de Nación se asumió que habría quienes, a pesar de cumplir los requisitos, no se afiliarían al programa.


¿Es el único reto del programa?

El hecho de que la cantidad de candidatos a ser beneficiarios es casi del doble que la que contempla el gobierno es un problema serio que tendrán que solucionar en los próximos días pues, a la fecha, ya se han inscrito un millón de personas. Sin embargo, no es el único reto al que se enfrenta esta estrategia pues el presupuesto asignado tampoco es suficiente.

Esta segunda problemática fue analizada por el CIEP (Centro de Investigación Económica y Presupuestaria) en su estudio Jóvenes Construyendo el Futuro, donde explican que el programa requeriría de 99 mil 360 millones de pesos para capacitar a 2.3 millones de jóvenes que no estudian y no trabajan, otorgándoles un apoyo de 3 mil 600 pesos mensuales hasta por un año.

Sin embargo, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) cuenta con un presupuesto de 40 mil millones de pesos en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 (PEF) para esta tarea.

El programa Jóvenes Construyendo el Futuro (JCF) se compone de dos partes. La primera está a cargo de la SEP (Secretaría de Educación Pública) y pretende beneficiar a 300 mil estudiantes de educación superior con una beca de 2 mil 400 pesos al mes mientras continúen sus estudios; para que esto se lleve a cabo, se necesitan 8 mil 640 millones de pesos. Este monto es la cantidad justa destinada en el presupuesto bajo la denominación Beca Universal para Estudiantes de Educación Media Superior Benito Juárez.

La segunda será desarrollada por la STPS para fortalecer y brindar habilidades técnicas, sociales y emocionales a 2.3 millones de jóvenes que no estudian y no trabajan mediante una beca de 3 mil 600 pesos al mes hasta por un año.

Para que cada joven reciba esta cantidad durante 12 meses se necesitan 99 mil 360 millones de pesos. No obstante, la STPS sólo tiene 40 mil millones de pesos asignados.

Así, el presupuesto total asignado al programa es de 48 mil 640 millones de pesos, cuando debería de ser de 108 mil millones de pesos, es decir, hay un faltante de 59 mil 360 millones de pesos para cubrir la totalidad de la oferta destinada a brindarles nuevas oportunidades a este grupo de población.

Durante la campaña presidencial, López Obrador afirmó que parte del gasto sería financiado con ahorros de austeridad y combate a la corrupción, con lo que se calculaba que se tendrían recursos adicionales por 500 mil millones de pesos.

El arranque

El pasado fin de semana inició, en Tlalnepantla, Estado de México, el programa JCF. El gobierno federal entregó una docena de tarjetas a las personas participantes e informó que el presupuesto otorgado se destinaría a 1.1 millones de jóvenes (de los 2.3 millones que se consideraron en total), en una primera etapa y declaró que si se inscribían más jóvenes, habría fondos para cubrir esta demanda.

Estas afirmaciones nos llevan a preguntarnos ¿de dónde conseguirá el gobierno federal el presupuesto que haga falta? Los 40 mil millones que fueron destinados en el PEF 2019 a JCF no alcanza, ni siquiera, para cubrir el costo de los 1.1 millones que ya son parte de la iniciativa pues para otorgarles el apoyo se necesitan 47 mil 520 millones de pesos, esto es 7 mil 520 millones más de la cifra asignada.

¿Qué sigue?

En primer lugar, existe el doble de jóvenes que no estudian ni trabajan y que podrían inscribirse al programa JCF pues cumplen con las características de la población a la que está dirigido el apoyo; ¿qué pasará con quienes ya no puedan registrarse? ¿Ya se han planteado soluciones?

En segundo lugar, hace falta presupuesto (59 mil 360 millones de pesos) para cubrir el costo del programa con las cantidades establecidas, sin tomar en cuenta los 3.4 millones de jóvenes que no fueron incluidos en las estimaciones; ¿cuándo se cubrirá el faltante? ¿Realmente el ahorro resultado de la austeridad y el combate a la corrupción será suficiente?

Finalmente, los incentivos para las personas que no estudian ni trabajan (3 mil 600 pesos mensuales) son superiores a los apoyos que recibirán quienes estudian la educación media superior (2 mil 400 pesos mensuales); ¿cómo se logrará que más jóvenes decidan estudiar si incluso las becas son mayores para quienes deciden no hacerlo? ¿Hay alguna razón que no sabemos por la que los y las jóvenes decidan estudiar y no trabajar?



Compartir: