A Fondo
A Fondo
Ese problema llamado scooters
Sin reglas ni seguridad, cada vez hay más
30 Dic | 2018
Por: Scarlett Lindero
Muy Cierto
Ese problema llamado scooters
Sin reglas ni seguridad, cada vez hay más
Dic 30, 2018
por: Scarlett Lindero
Muy Cierto
Compartir:

¿Recuerdas tu viejo patín del diablo? Imaginarías que se pondría de moda -eso sí, eléctrico- y que, además sería una opción de movilidad en una ciudad como la CDMX, donde se realizan 15.6 millones de viajes en transporte público cada día.

En México, los scooters como Grin son “ofertas de micro movilidad”, diseñadas principalmente para jóvenes entre 25 y 35 años, para trayectos cortos, como “ir al banco, a una cafetería, al restaurante y a realizar distancias cortas no como un medio de transporte que recorre grandes distancias”, explica a Cuestione, Beriana Mendoza, directora de Comunicación de Grin, la única de las tres empresas de scooters que es mexicana.

Las otras dos que hay en la capital son Bird y Lime, ambas, de origen estadounidense.

Aunque las vemos por todos lados, las scooters comenzaron a circular en CDMX en la segunda mitad de este año. Los requisitos para poderlas usar son básicos: ser mayor de edad, tener tarjeta de crédito o débito, bajar las apps en Android o IOS, registrar tus datos y comenzar el viaje.

Bird tiene una tarifa de arranque de 20 pesos y dos pesos por cada minuto de recorrido; Lime de 10 y tres pesos por minuto; Grin de 15 y dos pesos por minuto. Es decir, para un viaje de 30 min estarías pagando entre 70 y 100 pesos.

Hasta ahora no tienen reglas de cómo funcionar. La regulación está en espera. Ahora toca al gobierno de Claudia Sheinbaum y, particularmente, a la Secretaría de Movilidad (Semovi), establecer las reglas con las cuales operarán.

En el 2018, el gobierno de la CDMX puso en marcha Operación “Piloto” del Sistema de Transporte Público de Monopatín Eléctrico el 17 de octubre. Una vez concluido -y si todo sale bien- la Semovi tendrá que emitir reglas de operación para este tipo de transporte.

 

Ventajas y desventajas

Los patines del diablo eléctricos o scooters son esos inventos del pasado que se modernizan para recuperar su lugar en el mundo y, de paso, ofrecer una alternativa más ecológica para la movilidad en las ciudades. Pero, ¿cuáles son las ventajas y desventajas de estos patines eléctricos?

Aún existen dos grandes pendientes para las scooters en una ciudad como la CDMX, de acuerdo con Antonio Suárez, coordinador del Laboratorio de Movilidad e Infraestructura Verde de la UNAM: la accesibilidad y el alcance: “Tienen que existir condiciones iguales para acceder a un bien o a un servicio en una ciudad tan ecléctica como la nuestra, debe ampliarse la zona de cobertura y mejorar las tarifas”.

La cobertura de los scooters aún está limitada a ciertas colonias, como: Polanco, Condesa, Nápoles, Roma y Juárez. Los vemos circular en las banquetas, en las ciclovías, principalmente. Si los usuarios deja uno de estos vehículos fuera de las zonas permitidas, las aplicaciones los penalizan con hasta 550 pesos.

Sin embargo, la limitante cobertura es un reto -y una crítica-, incluso, para Ecobici, el programa de bicicletas a cargo del gobierno capitalino. Las quejas a este programa incluye que, justamente, sólo ofrece cobertura en tres de las 16 alcaldías (Benito Juárez, Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo), aunque anunciaron que este año sumarían otras tres (Azcapotzalco, Venustiano Carranza y Coyoacán).

Entre las ventajas de las scooters, dice Alejandra Leal, coordinadora de Céntrico, organización especializada en movilidad, se encuentran que ocupan poco espacio, no contaminan y son fáciles de utilizar.

Pero la seguridad es una asignatura pendiente, pues “actualmente, (las empresas de las scooters) no se están responsabilizando por la integridad de sus usuarios, lo cual debería ser un derecho de cualquier consumidor de un bien o servicio”, advierte Víctor Alvarado, experto en movilidad y coordinador de Transporte Eficiente de El Poder del Consumidor.

En el caso de Grin, quien fue la única de las tres empresas que habló con Cuestione, ésta cubre los gastos (depende el caso) por accidente o por daños a terceros, dice Beriana, su vocera.

Tanto Grin y Bird aconsejan utilizar un casco, que no provee la empresa. El Reglamento de Tránsito de la CDMX dice que un ciclista tiene que usarlo si excede los 25 km por hora. Los scooters alcanzan hasta los 20 o 24 kilómetros, por lo que se libran de cumplir con esto.

 

¿Qué tan amigables son con el medio ambiente? “No puedo decir que no tienen una huella contaminante, pero sí es menor que un coche”. Incluso cualquier persona puede cargar en su casa uno de estos scooters. La app presta los cargadores y por cada patín que recargues la empresa paga 45 pesos.

 

En el resto del mundo

Aunque los patines del diablo existen desde la década de los sesenta, el padre de estos vehículos eléctricos es el estadounidense Dean Kame, quien en 2001 creó el primer transporte eléctrico particular para la empresa Segway, de ahí comenzó la firma a ser una de las pioneras en fabricar patines particulares motorizados y eléctricos.

En California, donde nacieron las apps principales, su uso ha sido polémico y le ha dado dolores de cabeza a las autoridades, pues la gente se ha quejado porque las calles están abarrotadas por ellas e invaden áreas exclusivas para personas con discapacidad, como reporta el diario Daily Mail.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Please don’t throw your trash in the water.

Una publicación compartida por Bird Graveyard (@birdgraveyard) el

 

 

En Inglaterra, por ejemplo, los scooters están catalogados como tecnología de asistencia, es decir, que podrían ayudar a personas con alguna discapacidad a trasladarse, o bien, a los adultos mayores. Su uso se ha vuelto tan popular que los ingleses adquieren sus monopatines para tenerlos en casa.

En este país, que fue uno de los pioneros en utilizarlos, la gente los usa unas tres o cinco veces por semana para ir de paseo, de compras y para visitar a sus familiares o amigos, según la University College London.

Aunque también, advierte, los ingleses están dejando de lado caminar distancias cortas por ir en un scooter. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los adultos deben realizar -por lo menos- 20 minutos diarios de actividad física.

En el Valle de México, por ejemplo, de los 34.56 millones de viajes que se hacen en un día, 11.15 se hacen a pie, según la Encuesta de Origen Destino en Hogares del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI). ¿Qué espacio le estaríamos dejando a la actividad física con los scooters?



Compartir: