A Fondo
Foto: Galo Cañas/Cuartoscuro
Cuestione | ¿Sin popotes está bien? Sí, pero...
A Fondo
¿Sin popotes está bien? Sí, pero...
Bolsas y empaques son un mayor problema
03 Feb | 2019
Por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Muy Cierto
¿Sin popotes está bien? Sí, pero...
Bolsas y empaques son un mayor problema
Feb 03, 2019
por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Muy Cierto
Compartir:

No, no basta con que tú dejes de usar popotes, como nos dijo en 2018 la campaña del gobierno federal, tampoco es suficiente que la cadena de cafés Starbucks use biodegradables. Las empresas, específicamente las grandes refresqueras, y el gobierno son las principales responsables de que a nuestros océanos lleguen 8 millones de toneladas de plástico, como documentó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), y podrían hacer más..

La cadena de la basura plástica

Nuestro país es uno de los principales consumidores de bebidas embotelladas en el mundo y, por lo tanto, uno de los mayores generadores de desechos de envases y embalajes. Todo termina en nuestras playas y se estima que para 2020 la cifra de plástico podría elevarse a 500 millones de toneladas, según la misma CNDH.

Cuando acabas tu bebida, ¿hacia dónde va el desechable? 90 millones de botellas de refrescos y de agua son arrojados - advirtió un estudio de la Cámara de Diputados- a la vía pública, carreteras, bosques, playas, ríos y mares mexicanos.

Pero vamos más atrás, al principio de la cadena…

En junio de 2018 Greenpeace México limpió las playas de 16 estados de la República mexicana y clasificó la basura que encontraron por el tipo de corporación que la produjo.

El resultado: 19 mil 797 piezas plásticas pertenecientes a Coca Cola (4 mil 407), PepsiCo (2 mil 298) y Nestlé (747). De acuerdo con la organización, de 2012 a 2017, México aumentó 56% su producción de plásticos.

¡Que alguien las detenga!

El gobierno y las empresas responsabilizan a los consumidores de esta contaminación, cuando el origen del problema es que las empresas siguen produciendo estos plásticos, explicó en entrevista para Cuestione Aleira Lara, coordinadora de campañas en Greenpeace México.

Lara señaló que el gobierno federal debe modificar urgentemente la Ley General para la Prevención y Gestión Integral de los Residuos - y legislaciones estatales- para prohibir la distribución de plásticos de un sólo uso en lo comercios.

Las empresas -incentivadas por el gobierno- deben generar investigación y tecnología para entregar sus productos en materiales reutilizables, por ejemplo, en envases retornables, dijo la experta. Las líneas Directrices de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) les obligan también a informar a la población y mitigar los impactos negativos de sus actividades.

Como pide Greenpeace, los supermercados podrían vender productos a granel y permitir a los consumidores que trasladen sus productos en tuppers o bolsas de tela, observó la ambientalista. Y ¡claro!, también deben concientizar a la sociedad civil pero no se debe empezar -ni quedar- en ese punto.  

¿Y qué onda con los popotes?

En México se desechan 24 mil toneladas de popotes cada año, pero no es el único ni el mayor plástico de un sólo uso que se produce en el país. Tan sólo en México una persona usa al menos 650 bolsas al año y su vida útil es de 12 minutos, según datos de Greenpeace.

Una investigación de la organización estadounidense Clean Production Action, señala que el popote ocupa el número cuatro entre los plásticos más contaminantes, después de empaques de alimentos y bolsas.

En junio de 2018, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) -exhortada por el Senado- desarrolló la campaña Sin popotes está bien, que a fin de disminuir la contaminación por plásticos alertó a los consumidores a dejar de usar sólo popotes. ¿Será que el gobierno no investigó lo suficiente?

Por su parte y presionada por el movimiento mundial, la empresa Starbucks -que cada año sirve 4 mil millones de vasos de papel revestido de plástico, según sus propios reportes- declaró que en 2020 usará pajillas de materiales biodegradables.

Cuestionada sobre esta medida, Lara de Greenpeace declaró que “el problema es mayúsculo, no basta con decir sin popote está bien”. Señaló que el gobierno responsabiliza a los consumidores cuando podría modificar la legislación.

Según la CNDH, la obligación de las autoridades es prevenir, sancionar e investigar cualquier afectación que represente una violación a los derechos humanos por parte de actores particulares, como las empresas.

En el caso de Starbucks, la experta dijo que el planeta no puede esperar tantos años para que las empresas tomen acciones, además de que usar materiales reciclables es “una salida falsa”, ya que hay que eliminar la producción y distribución de estos plásticos.

Otro dato: la cadena de cafés dijo en 2008 que ofrecería una taza de papel 100% reciclable y aumentaría el papel reutilizable al 25% para 2015 en Estados Unidos y Canadá, pero hasta ahora no ha cumplido, ¿le volveremos a creer?

¿Qué sigue?

Las autoridades ambientales deben cumplir una recomendación que le hizo la CNDH en 2018 para que de manera “impostergable” aumenten sus capacidades técnicas para realizar inspecciones y los estudios correspondientes en materia ambiental con un criterio que favorezca la protección de los recursos naturales y cause el menor impacto posible, (...) frente a las actuaciones de entes particulares, principalmente grandes empresas.

Espera nuestra próxima entrega... te vamos a contar cuáles son las consecuencias de toda la basura plástica en nuestros mares.



Compartir: