México
Foto: Especial
Culiacán: crónica de un prolongado silencio y muchas contradicciones
México
Culiacán: crónica de un prolongado silencio y muchas contradicciones
Cinco horas sin información oficial
24 Oct | 2019
Por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Muy Cierto
Culiacán: crónica de un prolongado silencio y muchas contradicciones
Cinco horas sin información oficial
Oct 24, 2019
por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Muy Cierto
Compartir:

Información certera, oportuna, objetiva y centrada en salvaguardar la vida de las personas. Esto fue lo que el gobierno debió garantizar, pero no hizo durante el operativo en Culiacán, Sinaloa.

A una semana de los hechos, Cuestione hace un recuento de todo lo que salió mal, en términos de comunicación con la ciudadanía, en el operativo (ahora sabemos que eso fue) para detener al hijo de “El Chapo” en Culiacán. 

¿Qué fue lo que se olvidó?

La Constitución mexicana dice en su artículo 6 que el derecho a la información será garantizado por el Estado y que toda persona tiene derecho al libre acceso a información plural y oportuna, así como a buscar, recibir y difundir información.

Este derecho aplica en condiciones generales, pero ¿es posible seguir garantizándolo durante operativos o escenas de violencia como la que vivimos la semana pasada?

De acuerdo con Humberto Guerrero Rosales, integrante de la organización FUNDAR, Centro de Análisis e Investigación, en los momentos previos y durante los operativos sí se requiere cierto cuidado con la información.

Sin embargo, en cuanto los hechos se hacen públicos, las autoridades deben informar sin sesgo y objetivamente; es decir, si en ese momento la autoridad no tenía toda la información, debió informar al menos de lo que tuviera certeza, sin hacer ningún tipo de especulación o juicio, detalló el entrevistado.

Pero…. en las primeras horas

Son las 14:00 horas del jueves 17 de octubre, horario Culiacán, Sinaloa (una hora de diferencia con la CDMX). Las familias recogen a sus hijas e hijos de la escuelas. Las personas que trabajan salen a comer o regresan a sus casas. 

Ocurre un tiroteo entre elementos del Ejército y grupos de civiles que portan armas largas, chalecos antibalas y viajan en camionetas pick up por diferentes puntos transitados de la capital sinaloense, de acuerdo con imágenes y videos que se compartieron viralmente en redes sociales. Twitter vuelve tendencia el hashtag #Culiacán.

En contraste, la última publicación en las cuentas oficiales del gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz, es del 16 de octubre. No habrá información de esta cuenta ni la del gobierno del estado sino hasta después de las 19:00 horas. 

Te recomendamos: Abogados de la familia del Chapo agradecen al presidente, se disculpan con la población

15:30 horas, Ciudad de México. Noticiarios de cadenas nacionales reportan los hechos sin poder confirmar las causas. Periodistas locales confirman en vivo la balacera. Dicen que hasta ese momento lleva más de 40 minutos. 

Las televisoras transmiten una y otra vez los mismos videos que circulan en redes sociales, la mayoría subidas por usuarios que fueron sorprendidos por el tiroteo en pleno tránsito cotidiano. Entre las imágenes circula un video que muestra un grupo amplio de militares organizado en una zona residencial. 

Aún ninguna autoridad ni local ni federal ha explicado de manera oficial lo que sucede en Culiacán. 

Las cuentas oficiales de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) postean fotos de eventos protocolarios. No habrá ninguna información oficial de su parte hasta las 20:30 horas, de la CDMX. 

16:00 horas. Los medios de comunicación anuncian que grupos armados se dan de balazos con militares. En la televisión entrevistan a una habitante de Culiacán. Dice que tiene miedo, que las personas se refugiaron en donde estaban sin apoyo de ningún elemento de seguridad pública o protección civil. Que nadie les ha explicado lo que pasa afuera. 

Por redes sociales y medios de comunicación difunde la versión de que el tiroteo lo desató un operativo para capturar a uno de los hijos de “El Chapo”. El nombre de Iván Archivaldo Guzmán suena primero. Se presume que se le detuvo e incluso que está muerto. Pero nada es oficial. 

Te invitamos a leer: Siempre hay un tuit: Lo que dijo AMLO cuando se le fugó “El Chapo” a EPN

“Frente a la lluvia de balazos, lo único que no se escucha aquí es la voz de las autoridades”, dice un reportero local. En redes sociales circulan nuevas imágenes. En un video, una niña con uniforme le pregunta a su papá, en medio de la balacera, por qué están en el suelo.

El señor no le puede responder. Cuando los balazos dan tregua, sube a su carro con sus hijos y maneja nervioso. Aún no existe información oficial que explique lo que exactamente sucede en Culiacán. 

Los medios de comunicación anuncian la huida de decenas de reos del Penal de Aguaruto, también en Culiacán, pero nadie ha confirmado la cifra. En redes circula un video de los presos saliendo a pie de la cárcel, en medio de los tiroteos. También hay imágenes de automóviles incendiados para bloquear el paso. El caos, los balazos y los bloqueos con coches incendiados es todo lo que se puede confirmar para entonces.

Las cuentas oficiales del presidente Andrés Manuel López Obrador; la secretaria de gobernación, Olga Sánchez Cordero; y el gobierno federal, no han publicado nada desde la mañana, durante la inauguración del Nuevo Aeropuerto de Santa Lucía. 

18:00 horas. La pregunta constante de entrevistadores a habitantes sinaloenses: ¿hay personas lesionadas? ¿han visto muertos en el camino?

En redes difunden el video de un joven que fue lesionado en una pierna; de decenas de comensales pecho tierra; y de visitantes de una plaza que se refugian en grupos dentro de los establecimientos. Culiacán vive en caos pero aún no se sabe por qué.

Los rumores

19:00 horas. El rumor de la detención de uno de los hijos de “El Chapo” se fortalece. Se agrega la versión de que ya fue capturado y que los grupos civiles organizados a favor del Cártel de Sinaloa no detendrán las detonaciones hasta que se le libere. 

Las y los comunicadores de noticieros avisan que hasta ahora ni López Obrador ni Sánchez Cordero han modificado su agenda de actividades para el siguiente día.

López Obrador hace una breve aparición pública, pero evade hablar con la prensa. Ahí una reportera le pregunta: ¿Qué está pasando en Culiacan? ¿Por qué nadie ha dicho nada?

-Ya informaron los miembros del gabinete-, responde. 

-Aún no se ha informado-, insiste la reportera.

-Sí, ya informaron-, dice tajante el Presidente y se sube a un auto. 

20:40. A más de cinco horas de que se dio a conocer el tiroteo en redes sociales. El gabinete de seguridad, con Alfonso Durazo al frente, ofrece una conferencia de prensa. 

Durazo lee un comunicado de dos minutos. Informa oficialmente que no se trató de un operativo, sino que el Ejército hacía un rondín de rutina cuando fue atacado desde una casa. Ahí, por casualidad, estaba el hijo de “El Chapo”, Ovidio Guzmán. En adelante el mensaje es ambiguo.

“Con el propósito de salvaguardar el bien superior de la integridad y tranquilidad de la sociedad culiacanense, los funcionarios del Gabinete de Seguridad acordamos suspender dichas acciones”, señaló Durazo. Avisa que en ese momento se trasladará a Culiacán. Se levanta de la mesa junto con el gabinete sin dar oportunidad a preguntas de la prensa. 

Las portadas de algunos medios dieron por hecho la captura de Ovidio, y hasta circularon  imágenes del joven detenido. 

22:40. Milenio consigue entrevistar al gobernador del estado. Titubea para responder. Dice que el poder local no estaba enterado de que se haría un operativo de esa magnitud. Asegura que Culiacán ya está en paz.

En redes sociales empiezan a circular videos en los que se ven decenas de vehículos con civiles armados en plena noche. Aún se escuchan balazos. 

Aunque el gabinete de seguridad ya va hacia Sinaloa, el gobernador del estado anunció en su cuenta oficial de Twitter que se reuniría con el gabinete de seguridad a las seis de la mañana del otro día. 

En otra entrevista, la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa confirma la huída de los reos. Dice que son 40. Sobre la balacera, da la misma versión que el gobernador del estado.

A la par, diversos medios difundieron la hipótesis de que la captura de Ovidio fue consecuencia de que la Drug Enforcement Administration (DEA) lo buscaba desde hace meses. Esta suposición no ha sido aclarada por ninguna autoridad mexicana, por lo que fue desmentida en entrevista con Proceso por Jack Riley, exjefe de operaciones de inteligencia de la DEA. 

Te podría interesar: “Fuchi-guácala”, la estrategia de AMLO contra el crimen

23:00. El periódico La Jornada e incluso la Agencia de Noticias del Estado, Notimex, publican en sus cuentas de Twitter sobre la liberación de Ovidio. Minutos más tarde, en una entrevista con Denise Maerker, para su noticiero nocturno, Durazo lo confirma y argumenta que fue para “mantener la paz”.

Nueve horas de silencio oficial 

7:00 am del 18 de octubre. Andrés Manuel López Obrador da desde Oaxaca su primera información oficial sobre Culiacán. Primero, habló sobre la entidad oaxaqueña y después, desmintió a su Secretario de Seguridad Pública. 

López Obrador explicó que se no trató de un patrullaje de rutina, sino de un operativo federal del que él, como Jefe Supremo de las Fuerzas Armadas, no estaba enterado. 

A la conferencia de prensa del Presidente, le siguió otra pero ahora del Gabinete de Seguridad en Sinaloa. Ahí, más de 14 horas después de que comenzó el caos, finalmente se admitió que las fuerzas de seguridad actuaron de “manera precipitada”. 

En redes circulan videos de lo imposible: grupos criminales y militares se dan la mano en plena contienda; y el abogado de “El Chapo” agradece al presidente por la liberación de Ovidio y ofrece una reparación del daño para las víctimas. Nadie ha explicado ese material.

¿Cómo debió actuar el gobierno?

Ante el fracaso o los problemas que presentó el operativo, la primera obligación de cualquier autoridad, incluyendo la de seguridad, es salvaguardar la vida. Si eso requiere de difundir información, tenía que hacerlo”, explicó Guerrero Rosales

El problema -detalló- es de fondo, ya que la lógica de las Fuerzas Armadas, por su formación inicial, es la de guerra y por ello privilegian la necesidad militar (combatir el enemigo) por encima de salvaguardar a la ciudadanía. 

Guerrero dijo que aún hay muchas preguntas sin responder sobre lo que sucedió en Sinaloa, pero los hechos de ese día deben investigarse por oficio y es derecho de la ciudadanía conocer toda la información que derive de ella. 



Compartir: