México
Foto: Reuters
Estos son los retos para que llegue a México la vacuna de la COVID-19
México
Estos son los retos para que llegue a México la vacuna de la COVID-19
¿Estaremos ya en listas de espera?
31 Jul | 2020
Por: Carolina Ruiz
Muy Cierto
Estos son los retos para que llegue a México la vacuna de la COVID-19
¿Estaremos ya en listas de espera?
Jul 31, 2020
por: Carolina Ruiz
Muy Cierto
Compartir:

La carrera por obtener la vacuna contra la COVID-19 comenzó al mismo tiempo que la enfermedad avanzaba en el mundo. Para diversos países ha significado realizar acuerdos con laboratorios y apostar a sus patentes con inversiones de millones de dólares.

De acuerdo con expertos, en México no se ha avanzado mucho al respecto.

Según lo expuesto en la conferencia virtual de la Federación Latinoamericana de la Industria Farmacéutica (FIFARMA), al 29 de julio existían por lo menos 139 fórmulas en fase de estudios preclínicos para aspirar a ser la vacuna contra el nuevo coronavirus a nivel global. 

25 de éstas candidatas se encuentran en fases clínicas avanzadas y cuatro de ellas, en fase tres, es decir, están a punto de ser aplicadas a miles de personas para probar su efectividad para combatir la COVID-19. 

Estos prototipos se concentran en los laboratorios AstraZeneca, Johnson & Johnson (Janssen Latinoamérica), Sanofi Pasteur, Pfizer y MSD, que, de acuerdo a los participantes de la conferencia, ya están en pláticas con los gobiernos de la región, entre ellos México, para la comercialización y eventual distribución de la futura vacuna.

Desafortunadamente, la adquisición de estas dosis y su aplicación a la población mexicana no dependerá del todo de su desarrollo y comercialización.

Xavier Tello, analista y consultor en salud, farma y biotecnología nos explicó que existen problemas como la falta de presupuesto y de logística para su aplicación, que podrían hacer que la cura para esta pandemia llegue a la mayoría de los mexicanos hasta diciembre del 2021.

“El problema aquí (en México), es que no tenemos en este momento presupuesto para comprarlas” , dijo el doctor.

También te puede interesar: Austeridad hunde a México en su peor crisis de vacunación 

El 23 de julio, Marcelo Ebrard dijo a medios de comunicación que México cuenta con los recursos necesarios para adquirir una futura vacuna contra el virus SARS-COV-2, pero no especificó cuántos.

“Yo diría que hay varios miles de millones de pesos reservados para eso. Se hizo la previsión presupuestal en el Instituto de Salud para el Bienestar y en otras instituciones”, dijo Ebrard. 

Marcelo Ebrard dijo que sí, que había un presupuesto, pero no dijo de cuánto. No era tan complicado que dijera que tenemos un estimado, mil 200 millones de pesos por ejemplo, la cifra que sea, no la sabe. Es decir, si ahorita le preguntas a un funcionario de gobierno, no te dicen cuanto dinero tenemos para vacunas”, dijo Xavier Tello respecto a esta intervención. 

Las desventajas de ser austeros

El 22 de junio Estados Unidos anunció un trato con Pfizer y Biontech, compañías farmacéuticas, para la adquisición de 100 millones de la potencial vacuna contra la COVID-19. 

El acuerdo incluye un pago inicial de mil 950 millones de dólares y tiene la capacidad de ampliar la compra a 500 millones de dosis adicionales.

Antes, Gran Bretaña también dio a conocer una ampliación de 90 millones de dosis de estos medicamentos para el coronavirus con Pfizer y Biontech, lo que se suma a un acuerdo previo con AstraZeneca-Oxford para obtener 100 millones de vacunas.

“El problema para hacernos de una vacuna es que no hemos firmado formalmente ningún trato con nadie. No hemos firmado para comprar nada”, dice Xavier Tello.

El experto en biotecnología y farmacéutica nos explicó que México firmó sólo un acuerdo con la Coalición para las Innovaciones en Preparación de Epidemias (CEPI), la cual tiene sede en Oslo, Noruega y cuenta con la guía y participación de la Organización Mundial de la Salud

Pero el documento que habla sobre dicha asociación da a conocer los proyectos de vacunas que México está desarrollando, pero no da cuenta de ningún mecanismo para asegurar el abasto de dosis cuando ya se tenga una, nacional o extranjera.

Tampoco habla de cuotas o de inversiones en este tipo de alianzas.

“Esto tiene una gran ventaja, que es la de que nos ‘formen’ en la lista de espera para tener acceso al tratamiento y por el otro poder negociar un mejor precio a nivel de los países ‘más pobres’. La desventaja es que vamos a tener que depender de las entregas y de los lotes que hay en el mundo”, explicó al respecto Xavier Tello.

¿Alcanzaremos la vacuna?

Para Xavier Tello, la mayor duda respecto a la vacuna es ¿cuándo la podremos tener en México?

El analista y consultor en salud, farma y biotecnología nos explicó que no sólo hay una carrera por encontrar la vacuna contra la COVID-19. Paralelamente, se están desarrollando nuevas maneras de acelerar la producción, la logística de reparto y de garantizar la misma velocidad en las cadenas de suministro. 

A pregunta expresa de Cuestione, los representantes de cinco laboratorios farmacéuticos, miembros de FIFARMA, dieron a conocer el 29 de julio que ya se encontraban en pláticas con miembros del gobierno mexicano y de otros países de Latinoamérica para conocer las necesidades y los tiempos de la futura vacuna.

En específico, la doctora Graciela Morales, líder de Asuntos Científicos y Médicos para Mercados Emergentes de la división de Vacunas de Pfizer dijo que se encontraban en conversaciones con las autoridades de México y que contaban con una agenda de acercamiento para conocer sus principales demandas y expectativas:

“También para conocer cuál es la población que se pretende vacunar. Hablábamos aquí del 20% de la población adulta, que es un criterio que se ha mencionado acá (en Latinoamérica) y con base en eso, establecer cuáles serán los tiempos para poder asegurar el acceso de esta vacuna”, dijo. 

Para garantizar esto, informó que se encuentran trabajando en paralelo con la Fundación Bill y Melinda Gates, así como con la Unicef para garantizar que el acceso a la vacuna esté al alcance de todos los países simultáneamente, ya que sólo así servirá.

Pfizer ya tiene un proyecto de medicamento en la fase 3 de pruebas y estima iniciar su producción en septiembre de este año.

A pesar de estos esfuerzos, el panorama para México sigue siendo complicado, afirmó el analista Xavier Tello. 

“No hemos dado el paso uno, que es: ¿dónde las vamos a comprar?, todavía no lo sabemos. Tampoco, a través de mecanismos de ayuda internacional, sabemos cuántas dosis serán suministradas, y tampoco nos las van a regalar, es importantísimo recordar que nadie te va a regalar nada”, dijo el doctor.

Para Xavier Tello también es importante saber de dónde saldrán los recursos para el suministro de vacunación, y si en el presupuesto también serán asignadas las partidas para este tipo de dosis cada año. 

El 30 de julio, Marelo Ebrard daba a conocer a través de su cuenta de Twitter que se había llegado a un acuerdo con Sanofi-Pasteur para la realización de pruebas de su medicamento en el país, lo que traería como beneficio la prioridad de obtener la vacuna cuando estuviese lista. 

Sin embargo, para los miembros de FIFARMA que formaban parte de la conferencia virtual para hablar de Latinoamérica y la vacuna del nuevo coronavirus, la aplicación de pruebas en un país no representaba ninguna ventaja al momento de la comercialización y asignación de lotes por parte de las compañías. 

Te podría interesar: Desinfección a oficinas del gobierno: entre la opacidad y la ineficiencia

La regulación, otro obstáculo

De acuerdo con AstraZeneca, Johnson & Johnson (Janssen Latinoamérica), Sanofi Pasteur, Pfizer y MSD, agrupadas en la Federación Latinoamericana de la Industria Farmacéutica, la regulación de los países en la región puede también ser un obstáculo para acelerar la llegada de una potencial vacuna contra la COVID-19.

Graciela Morales, líder de Asuntos Científicos y Médicos para Mercados Emergentes de la división de Vacunas de Pfizer explicó que a veces los procesos regulatorios en materia de vacunación tardan hasta un año, por lo que invita a los gobiernos a avanzar en esa materia al mismo tiempo que se busca la vacuna.

¿Todo este trabajo simultáneo lo estará haciendo el gobierno federal? ¿O esperará a que alguna organización internacional venga a regalar vacunas cuando todos los demás países ya cuenten con sus dosis?



Compartir: