No es lo mismo pero es (casi) igual: los números personales de legislar

Compartir:

¿Quién envió más iniciativas?

Este primero de febrero inicia el periodo ordinario de sesiones en las cámaras de senadores y diputados federales; el cuarto de seis de una legislatura que empezó su trabajo en septiembre de 2018 y que comienza así la cuenta regresiva para la conclusión de su mandato en 2021.

¿Cuál ha sido la productividad de esta legislatura? ¿qué papel han jugado el presidente de la República y su partido en la generación de propuestas? ¿este gobierno unificado -en que el titular del ejecutivo y la mayoría en ambas cámaras es del mismo partido- se distingue en sus números legislativos de los anteriores?

Al concluir la primera mitad de su mandato, en la actual legislatura del Congreso de la Unión se han presentado 9,518 asuntos que incluyen designaciones de servidores públicos, iniciativas de ley, instrumentos internacionales, permisos al ejecutivo, proposiciones con punto de acuerdo y ratificaciones de nombramientos. 

Esta cifra es 29% superior a los asuntos que se tramitaron en el mismo lapso en la primera legislatura con la que gobernó el presidente Peña Nieto, 76% mayor al del periodo equivalente durante la presidencia de Calderón y multiplica por 4.2 los números de la primera legislatura con que convivió el presidente Fox para el mismo periodo (datos tomados del Sistema de información legislativa de la Secretaría de Gobernación) .

Por su parte, las iniciativas de ley presentadas en lo que va de esta legislatura son 4,742, que casi duplican lo que se presentó en periodo equivalente durante el gobierno de Peña Nieto, más que duplican las que conoció en su primera mitad la 60 legislatura del sexenio de Calderón y multiplica por poco más de ocho las entregadas en la primera mitad de sus funciones a la primera legislatura con la que gobernó Fox.

Pero la inflación en el tratamiento de asuntos e iniciativas de ley parece resultarle indiferente a la capacidad de los legisladores de aprobarlas. Los números de iniciativas de ley aprobadas son asombrosamente estables, al menos para las primeras mitades de las primeras legislaturas con que gobernaron los últimos cuatro presidentes: en lo que va de esta legislatura, se han aprobado 298 iniciativas de ley, apenas 21 más que en periodo equivalente de la primera legislatura del gobierno de Peña Nieto, por debajo de los números en el gobierno de Calderón y otra vez por arriba, aunque no por mucho, del rendimiento en el mandato de Fox.

—————-

Doctor en Ciencias Sociales con especialidad en sociología por el Colmex, profesor e investigador de FLACSO México. Twitter: @NiLoOt. Email: loza@flacso.edu.mx

Asuntos legislativos e iniciativas de ley presentadas durante… (absolutos)

En los cuatro periodos legislativos que comparo, el partido del presidente introdujo más iniciativas que el propio titular del ejecutivo. En el caso de Vicente Fox, no fue mucha la diferencia, pues por cada iniciativa del presidente, el PAN presentó casi dos; con sus sucesores la diferencia fue mucho mayor: por cada iniciativa que presentaron Calderón y Peña Nieto en el lapso acotado, el PAN y el PRI propusieron alrededor de 12, pero López Obrador supera esta cifra que podría delatar la intención de delegaciónpor cada iniciativa de ley que el actual ejecutivo mexicano ha entregado al Congreso, su partido, Morena, ha introducido 74.

Cuando nos enfocamos en las iniciativas de ley aprobadas, los números de los presidentes mejoran, pues suelen tener mayor eficacia legislativa. La distribución de iniciativas aprobadas, sin embargo, ofrece peculiaridades: el titular del ejecutivo más activo, respecto al total de la producción de la legislatura con la que le tocó gobernar al inicio de su sexenio, fue Fox, y en el polo opuesto, López Obrador; entre ambos, Calderón más cerca de López Obrador y Peña Nieto más cerca de Fox.

Iniciativas de ley presentadas y aprobadas respecto al total por parte del… (porcentajes)

Del total de acciones propiamente legislativas, la mayoría de Morena ha aprobado 14 reformas constitucionales, 15 nuevas leyes y ha modificado 111 disposiciones (Milenio, 1 de diciembre de 2019), alterando 34 artículos constitucionales, lo que supera el número de los reformados durante todo el sexenio de Vicente Fox, es la misma cifra de los que se cambiaron en el de López Portillo y supera el número de artículos modificados por cualquier presidente mexicano del siglo XX de Díaz Ordaz hacia atrás (Cámara de diputados, Reformas constitucionales por periodo presidencial).

Con estas cifras, es posible aventurar tres trazos del perfil de López Obrador como legislador: ajusta preferenciasusa sus recursos y es cauteloso. Primero: a pesar de que el candidato ofreció no impulsar reformas constitucionales en los primeros tres años de su gobierno (El Economista, 18 de mayo de 2018), el presidente ha tenido que modificar la constitución; ajusta preferencias

Segundo: el activismo legislativo de Morena, con o sin la autorización del presidente, continúa la pendiente de la inflación de asuntos de las últimas legislaturas y a su vez permite al titular del ejecutivo actuar legislativamente a través de sus partisanos; usa sus recursos. Y, en tercer lugar, López Obrador no es el presidente legislador más activo de los últimos cuatro: es cauteloso.

Es difícil saber qué hará López Obrador en el próximo periodo ordinario de sesiones y de aquí a 2021. Su oferta electoral era de poco activismo legislativo, pero ya vimos que ni él ni su partido se alejan por completo de las prácticas del pasado, aunque con sus diferencias y estilo personal. 

Los temas del presidente -anticorrupción, austeridad, Guardia Nacional-, han sido cubiertos, pero hay otras propuestas en la órbita del ejecutivo y de Morena, como la reforma al sistema penal y de justicia, que no sabremos si finalmente se presentarán, y hay un listado de lo que podría ser una agenda tradicional de la izquierda, como una reforma fiscal progresiva, que tampoco sabemos si será perseguida. 

También se abre la interrogante sobre si el presidente usará su facultad de presentar una iniciativa preferente, pero él mismo ha sugerido que podría hacerlo para proponer una reducción en el monto de financiamiento público de los partidos. Es de esperarse que la acción legislativa del ejecutivo inicie por la Cámara de diputados antes que la de senadores, como lo hemos examinado en otro trabajo (López, Loza y Weldon, 2019). 

Finalmente, al inicio de la cuenta regresiva de la hiper mayoría legislativa de Morena, la gran pregunta es si esa mayoría se hará valer ahora para temas delicados o del interés presidencial, o se apostará a la improbable repetición de un resultado electoral tan favorable en el 2021 como el del 2018. En la respuesta se estampará el perfil completo del presidente como legislador.

@NiLoOt

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.