México
Foto: Mireya Novo/Cuartoscuro.com
Lo que no sabías del populismo
México
Lo que no sabías del populismo
¿Una estrategia a conveniencia?
29 Mar | 2019
Por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Muy Cierto
Lo que no sabías del populismo
¿Una estrategia a conveniencia?
Mar 29, 2019
por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Muy Cierto
Compartir:

Populismo fue una palabra clave durante la contienda electoral por la presidencia de nuestro país en 2018, ¿pero realmente sabemos qué significa? ¿Qué tipo de gobiernos son populistas?, ¿México tiene un líder populista?

La palabra ha tenido principalmente un sentido negativo, como explica Oscar Chamosa en Populismo: crítica a la utilidad de un concepto peyorativo. El uso más coloquial del populismo es “lo que un gobierno no debe ser o hacer”; como un síndrome político, provocado por la inmadurez de líderes y quienes los siguen; como la manipulación o seducción sometedora de masas, según el historiador de la Universidad de Georgia.

Sin embargo, hay acepciones que reivindican el término. Por ejemplo, el populismo puede entenderse también como un proyecto político, encabezado por un o una líder fuerte, que devuelve el poder a las clases populares y que le regresa al pueblo su papel de sujeto político en la historia, de acuerdo con Martín Retamozo, experto en Ciencias Sociales.

¿Cuáles son las características que lo hacen tan controversial?

Primero, el populismo se ha manifestado de formas diferentes en cada región del mundo, por ello es complicado definirlo de una sola forma. Algunos dicen que es una ideología o corriente política; otros, que es una táctica discursiva para acercarse al pueblo; y otros más, que es una nueva forma de democracia.

De cualquier forma, los gobiernos a los que se les ha llamado populistas comparten las siguientes características, de acuerdo con diversos análisis consultados:

-El poder Ejecutivo federal tiene una legitimación y un poder muy fuerte.

-El pueblo es el centro del discurso.

-Cuestiona la representatividad de las instituciones

-El o la líder llama al nacionalismo, la comunidad y la unión.

-Se construyen antagonismos: el pueblo bueno y honesto v.s. la élite corrupta.

-Hay un discurso paternalista y de protección.

-Apela a las emociones y la moral de la población.

¿Derecha o izquierda?

Aunque en el caso de México el populismo se asocia negativamente con líderes de izquierda, en realidad este término se ajusta bien a varios gobiernos de extrema derecha.

Mientras quienes se les considera populistas de izquierda apelan al discurso del pueblo para aprobar políticas de corte social o nacionalizar los bienes; quienes se posicionan como populistas de derecha usan esta misma retórica para justificar decisiones que benefician principalmente al capital, pero se justifica en la aprobación de las masas.

Otros dirían que el populismo no representa ninguno de los intereses de esas dos corrientes políticas, sino que rescata la voz y voluntad propia del pueblo: “Aquello que se propone como programa político, no es una visión de izquierdas o de derechas, puesto que la esencia del populismo como ideología es la promesa de que los problemas de las sociedades se resuelven con más democracia y una participación mayor del pueblo en las decisiones públicas”, según el análisis Más allá de la izquierda y la derecha: populismo en Europa y América Latina, de la internacionalista Susanne Gratius.  

Hay más de dos populismos

De acuerdo con el informe Populists in Power Around the World, del Instituto por el Cambio Global, por la forma en que los y las líderes populistas enmarcan el conflicto entre el pueblo y sus enemigos hay al menos tres tipos de populismo.

Populismo cultural: el pueblo son quienes integran originalmente el Estado-Nación, y deja fuera a inmigrantes, delincuentes, minorías étnicas y religiosas, y élites. Enfatizar el tradicionalismo religioso, la ley y el orden, la soberanía y pintar a las personas migrantes como enemigas.

Populismo socioeconómico: el pueblo son las personas honestas de la clase trabajadora; mientras que su enemigo son las grandes empresas, quienes poseen el capital y actores sociales que impulsan el libre comercio internacional.

Populismo anti-establishment: pinta al pueblo como víctimas de un Estado dirigido por intereses exclusivos de las élites políticas. Se distingue por centrar la figura del enemigo del pueblo en las élites establecidas y no dentro de la sociedad.

¿Bueno o malo?

La derecha acusa al populismo de izquierda de tener un proyecto de nación y políticas sociales económicamente insostenibles; mientras que la izquierda, acusan a populistas de derecha de imponer una política económica que favorece a la élite empresarial.

Fuera del debate de estas corrientes políticas y modelos económicos encontrados, los gobiernos populistas han traído de todo:

Lo bueno: en países como Argentina o Brasil significó la oportunidad de que sectores sociales (como el campesinado, sector obrero, sindicatos y grupos de mujeres) se incorporaran a la vida política de su país; también trajo el desarrollo de programas sociales enfocados a mitigar la desigualdad social y el establecimiento de nuevos derechos, principalmente en materia de seguridad social y educación; y discursivamente reivindicó a un pueblo abusado frente a una clase política.

Lo malo: lo que se ha criticado del populismo es que desestabiliza el equilibrio entre los tres poderes del Estado, porque la mayor fuerza la tiene el Ejecutivo; los y las líderes han manifestado intolerancia a la crítica y han tomado decisiones al margen de las leyes; y gobernantes como Lula Da Silva, en Brasil, han sido acusados de corrupción o sus gobiernos han derivado en estallidos sociales, como el de Daniel Ortega, en Nicaragua.

¿Qué gobiernos han sido populistas en América?

De acuerdo con el Instituto por el Cambio Global, entre 1990 y 2018, el número de populistas en el poder en todo el mundo pasó de cuatro a 20. Esto incluye a países de América, Asia y Europa oriental, central, occidental; y el populismo cultural es ahora la forma más común.

Algunos gobiernos que han sido señalados como populistas son:

  • Cristina Fernández y Néstor Kirchner, Argentina (2003-2015)
  • Evo Morales, Bolivia (2006- actualmente)
  • Rafael Correa, Ecuador (2007-2017)
  • Hugo Chávez y Nicolás Maduro, Venezuela (1999-actualmente)
  • Alberto Fujimori, Perú (19990-2000)
  • Vicente Fox Quesada, México (2000-2006)
  • Daniel Ortega, Nicaragua (1979-1990) y de (2007- a la fecha)
  • Donald Trump, Estados Unidos (2016)
  • Jair Bolsonaro, Brasil (2019)

¿López Obrador es populista?

Te invitamos a leer nuestra segunda entrega...



Compartir: