Free Porn

Ayotzinapa, la tragedia que nunca termina

Compartir:

La tragedia de la desaparición forzada y asesinato de 43 estudiantes de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa parece no tener fin. Y cada vez que se publica información sobre la investigación nos deja más dudas que respuestas sobre los motivos por el que decenas de jóvenes fueron atacados por policías y criminales al mismo tiempo.

Recientemente el diario estadounidense The New York Times publicó una serie de mensajes que reafirman lo que ya sabemos: que gobernantes, funcionarios, policía local, estatal, federal y el Ejército mexicano estaban coludidos con el grupo criminal Guerreros Unidos. Además que la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) tuvo conocimiento en tiempo real de lo que sucedía, como te contamos en esta nota.

El reportaje publicado el 2 de septiembre de 2023 -casi nueve años después del horror que vivió Iguala el 26 y 27 de septiembre de 2014 -también evidencia que estas personas trabajaban como empleados de las fuerzas delictivas, no solo en ese horrible momento al atacar, secuestrar y entregar a los estudiantes, sino desde meses atrás y tiempo después de los hechos.

Te puede interesar: Ayotzinapa: Fuerzas Armadas logran imponer la sombra sobre la desaparición de los 43

Algunos de los 23,000 mensajes que fueron interceptados por la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos (DEA) y entregados apenas en 2022 a México, dejan al descubierto cómo los elementos de seguridad cumplían con actividades de vigilancia, protección, entrega de armas, droga y dinero para el grupo criminal.

Las palabras primo, jefe o my boss resaltan en las conversaciones con las que el reportaje de The New York Times dibuja la relación que existía entre la red de empleados del gobierno -en la que incluso habían socorristas y forenses- con un líder del cártel. 

Pero no logra responder a la máxima incógnita que sigue sin resolverse: ¿por qué se generaría una movilización tan grande y eficaz para detener a estudiantes que cada año realizaban prácticas similares -boteo, toma de camiones- para asistir a la conmemoración de la matanza del 2 de octubre en la capital del país?

Confusión con un grupo rival parece inverosímil

El reportaje del New York Times se aventura a hacer una hipótesis sobre las razones detrás del ataque a los estudiantes de Ayotzinapa que sostienen con la posible confusión del grupo de jóvenes con miembros de un grupo criminal rival que pretendían invadir el territorio del cártel Guerreros Unidos.

“Así que cuando decenas de jóvenes llegaron a la ciudad de Iguala en autobuses de pasajeros —no muy distintos a los que el cártel usaba para contrabandear drogas a Estados Unidos— los traficantes confundieron el convoy con una incursión enemiga y dieron la orden de atacar, según lo que dicen ahora los fiscales”, se lee en el reportaje.

Para el abogado y especialista en temas de Seguridad, José Antonio Álvarez de León, esta teoría parece un poco inverosímil porque la manera organizada, masiva, expuesta en la que llegaron los jóvenes no es la más común (ni la más inteligente) entre los grupos delincuenciales, mucho menos pensando en que el cártel Guerreros Unidos tenía halcones -vigilantes- por toda la zona.

“No dudaría que pudiera haber invasión de territorios por grupos criminales, pero que tú pienses que van de esa forma muy organizada en buses para atacarte se me hace realmente risible, yo creo que nadie lo haría así”, señaló Álvarez de León.

Algunos halcones incluso pertenecían a la policía de tránsito del municipio de Iguala y otros a la redonda, de hecho a la llegada de los primeros camiones al centro de Iguala ya venían asediados por motocicletas que los seguían y el Ejército había dado seguimiento a todos los preparativos para la salida de esa noche hacia la Ciudad de México, como lo indica el sexto y último informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que investigó el caso.

El experto en seguridad destacó que, en todo caso, la versión más creíble podría ser la que indicaron en 2015 los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en sus conclusiones que decía que al tomar los autobuses comerciales, los jóvenes se llevaron droga y dinero en alguno de ellos, ya que ese era el modus operandi en la región para transportar heroína desde Iguala a Estados Unidos.

Te puede gustar: Entre acusaciones cruzadas, protestas y renuncias, concluye semana crucial para el caso Ayotzinapa

“Eso sí es plausible, porque incluso lo hacen hasta en aviones de pasajeros. Me parece muy lógico que usaran buses de línea comercial para camuflar drogas, armas y otras cosas”, nos dijo Álvarez de León.

El ocultamiento de México y de Estados Unidos

Uno de los aspectos más dolorosos del caso, que se ha ido destapando capa por capa, es que ese día fue monitoreado en tiempo real por los servicios de inteligencia sin que hubiera ningún protocolo de protección a los estudiantes, ni siquiera para rescatar a los tres OBIs (Órganos de Búsqueda de Información) que tenía el Ejército como infiltrados en la escuela Raúl Isidro Burgos.

Los normalistas eran un objetivo bajo vigilancia constante para las Fuerzas Armadas y los servicios de inteligencia. El sexto informe del GIEI indica que “tanto las autoridades militares, como el CISEN, como las policías estatales, federales y municipales estaban al tanto de ello, monitorearon las acciones esos días y conocieron los objetivos y lugares donde los jóvenes hacían boteo y trataban de llevarse camiones”.

También la Secretaria de la Defensa Nacional (Sedena) contaba con información en tiempo real de sus movilizaciones y resultados, que era enviada a los responsables de inteligencia de los batallones 27, 50 y Zona Militar 35. Los informes llegaron con copia a la Región IX y la DN1 (la responsable de respuesta ante una amenaza), de acuerdo con el GIEI.

El informe indica que hubo 3,390 reportes al teléfono 066 de emergencias y denuncia anónima 089 que fueron atendidos por la policía municipal, estatal y federal la noche del 26 de septiembre de 2014 y la mañana del 27, que pedían auxilio para personas heridas en taxis, en la calle, para los mismos estudiantes que resultaron heridos por las balas de los policías y los criminales.

Pero no se actuó para defenderlos, todo lo contrario, fueron entregados al cártel quienes los asesinaron y muy probablemente los incineraron en el servicio funerario de un agente forense coludido con el cártel Guerreros Unidos

Alrededor se creó una explicación fantasiosa, llena de inconsistencias y contradicciones para que los servidores públicos se lavaran las manos. Pero queda aún un detalle aún más terrible: los altos mandos del Ejército mexicano tenían conocimiento de todo esto, pues funcionan en un organigrama vertical, según explica el informe del GIEI.

El especialista Álvarez de León nos dijo que de ser así, también es probable que el entonces presidente Enrique Peña Nieto, como jefe supremo de las Fuerzas Armadas, tuviera conocimiento de lo que estaba pasando, si no en tiempo real, sí muy pronto.

La situación se repite entre los altos mandos de la DEA y el gobierno de Estados Unidos, -en ese entonces a cargo del demócrata Barack Obama- que además ocultaron durante ocho años las informaciones que habían recopilado específicamente entre la delincuencia organizada de Iguala y la de Chicago, Estados Unidos, antes y después del ataque.

El especialista consideró que la investigación sobre lo que pasó en Ayotzinapa es un caso perdido y para la ignominia de México, ya que en el sexenio de Peña Nieto no se esclareció por la magnitud de las responsabilidades que tenían todos los actores políticos, judiciales y castrenses involucrados; en el actual, la Sedena ha sido el pilar de desarrollo para todos los macro proyectos del presidente López Obrador.

Y Estados Unidos, que pudo haber entregado los mensajes que tenía interceptados hace ocho años, no está -en absoluto- buscando que se llegue a la verdad, sino negociando con la información que se reserva, nos explicó el especialista. 

No parece cercano el día que el horror de Ayotzinapa termine y lamentablemente no sabemos si algún día conoceremos toda la verdad. 

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.