Yolotzin, pesadilla y dolor en busca de justicia

Compartir:

“Deja de gritar. ¿Ya viste, dónde estás? Nadie te va a encontrar aquí”, le dijo Vicente a Yolotzin, señalando al bosque que rodeaba a la casa en donde vivían, mientras que su mano sujetaba el cuello de la joven de 20 años. Esta es la historia de violencia e injusticia que vivió, y decidió hacer pública.

Yolo –como le dicen sus amigos– y Vicente se conocieron cuando eran estudiantes ambos en el CCH-Azcapotzalco, en 2018. “Él era divertido, músico y se decía feminista”, dice Yolo a Cuestione

A Vicente no le gustaba que Yolo tuviera que pedir permiso a sus padres para salir, así que le insistió que se fueran a vivir juntos, primero a la casa de los padres de él y después a la de su abuela. 

Te puede interesar leer: La historia de Yolotzin inspira a mujeres a levantar la voz

Ahí fue cuando Yolo descubrió que Vicente era alcohólico, que no podía conservar ningún trabajo y que era muy violento. Aquí te contamos la historia de Yolo, de cómo sobrevivió a la violación e intento de feminicidio a manos de su propio novio. 

Y sobre todo de cómo ha luchado contra las instituciones que deberían protegerla, para acceder a la justicia. Una justicia que sigue esperando.

Los delitos de feminicidio, violación, abuso sexual y violencia familiar, se abrieron poco mas de 660 mil carpetas de investigación, entre 2017 y 2019, según datos del Secretariado Ejecutivo de Seguridad Nacional Pública. Sin embargo, el estudio Impunidad Feminicida estima que por estos mismos delitos, solo se emitieron 4,364 sentencias (0.66%).

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.