A Fondo
Foto: Reuters
México sería la segunda economía más afectada por el COVID-19 en Latinoamérica
A Fondo
México sería la segunda economía más afectada por el COVID-19 en Latinoamérica
Todo lo que le preocupa al FMI
17 Abr | 2020
Por: Omar González
Muy Cierto
México sería la segunda economía más afectada por el COVID-19 en Latinoamérica
Todo lo que le preocupa al FMI
Abr 17, 2020
por: Omar González
Muy Cierto
Compartir:

Nuestro país se encontraba en un panorama económico poco alentador después de que en 2019 la economía del país cayó -0.1%, con la generación de empleo más baja en seis años y con las cifras de violencia más altas en décadas. En este contexto llegó a nuestro país el coronavirus que detuvo al mundo entero, el COVID-19.

Y es que las medidas llevadas a cabo por el gobierno para contener la propagación del SARSCOV2 han generado que amplios sectores de la economía detengan sus actividades.

Esto causará que durante 2020 la economía mexicana sufra una caída de -6.6%, de acuerdo al pronóstico más reciente del Fondo Monetario Internacional (FMI). Se trata de la contracción más grande desde 1995, cuando el Producto Interno Bruto (PIB) -el valor de la producción de bienes y servicios durante un año- cayera -6.3% después de la crisis de diciembre de 1994.

Sin embargo; el propio FMI aclara que la elevada incertidumbre acerca de la duración e intensidad de esta crisis sanitaria, se podrían esperar escenarios aún más graves

El gran confinamiento: la nueva gran crisis y su impacto global

El FMI publicó el 6 de abril su informe Perspectivas de la economía global actualizado en donde llama a esta nueva crisis global el Gran Confinamiento. De acuerdo a sus pronósticos, la economía mundial tendrá una caída de -3%, que implica un impacto 30 veces mayor al observado en 2009 después de la crisis financiera global de 2008, cuando cayó -0.1%.

Pero aclara la situación podría agravarse ya que “todo depende de factores que son difíciles de predecir”. Entre ellos, cómo se desarrolla la pandemia, la intensidad y la eficacia de los esfuerzos de contención, los cambios en los patrones de gasto de la población que podrían ir acompañados de cambios en el comportamiento de las personas (como que eviten lugares concurridos o el uso del transporte público), entre otras.

Aún así, sus estimaciones muestran un impacto muy negativo en las economías de todos los países y elevan las alarmas sobre la medidas que se necesitan llevar a cabo para aligerar los efectos. 

Tan solo en las 10 economías más grandes del mundo el pronóstico de crecimiento es negativo (-4.8%) y solo dos muestran cifras positivas (China e India).

Ante este escenario, el FMI sugiere a los gobiernos a llevar a cabo políticas fiscales, monetarias y financieras que atiendan especialmente a las familias y empresas que forman parte de los sectores que van a ser más afectados por esta crisis y llama a la cooperación multilateral para ayudar a los países limitados en sus finanzas públicas, los cuales cuentan con sistemas de salud más débiles.

¿Oportunidad para Latinoamérica?

De acuerdo al reporte del Fondo Monetario Internacional, la situación crítica de COVID-19 llegó en muy mal momento para Latinoamérica y el Caribe después de cinco años con un desempeño económico decepcionante, disturbios sociales en toda la región durante 2019 y el colapso del precio de petróleo a principios de 2020.

El documento resalta que la mayoría de estos países no tienen el espacio fiscal -el margen que existe dentro del presupuesto público para dedicar más recursos sin comprometer sus finanzas- para poder hacer los ajustes que le permitan hacer frente a la crisis, además de que las economías de la región se caracterizan por altos niveles de informalidad, lo que genera que medidas como el aplazamiento del pago de impuestos y los subsidios salariales sean difíciles de lograr para muchas personas. 

Sin embargo; destaca una ventaja para la región: mientras que los primeros casos en otras partes del mundo se dieron durante enero (hace tres meses), los países latinoamericanos aún se encuentran en la fase inicial de la pandemia lo que implica más datos epidemiológicos y económicos disponibles para evaluar y ajustar las políticas para hacer frente a la crisis.

El pronóstico muestra que las economías de la región sufrirán una caída promedio de -5.2% en la producción de bienes y servicios, pero existe variación entre los países.

De acuerdo con estas estimaciones, nuestro país sería la segunda economía más afectada por el COVID-19, por encima del pronóstico promedio para la región, solamente detrás de Venezuela cuya economía se prevé que sufra una caída de -15%.

A pesar de esto, el plan de acción anunciado por el presidente parece insuficiente y no logra convencer a analistas y expertos quienes consideran que deja fuera a millones de personas que no podrán acceder a dichos beneficios.

El tiempo corre y aún se está en camino de reconsiderar para evitar que el impacto económico será mayor, ¿podrá rectificar gobierno y atender a los que se verán afectados?

Más sobre este tema: ¿El New Deal mexicano?: así ve López Obrador su plan de rescate económico



Compartir: