Global
Foto: Reuters
Tiroteo en El Paso: cuando el discurso de odio se convierte en una masacre
Global
Tiroteo en El Paso: cuando el discurso de odio se convierte en una masacre
Ocho víctimas mexicanas
06 Ago | 2019
Por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Muy Cierto
Tiroteo en El Paso: cuando el discurso de odio se convierte en una masacre
Ocho víctimas mexicanas
Ago 06, 2019
por: Angélica Jocelyn Soto Espinosa
Muy Cierto
Compartir:

¿Qué llevó a un joven de 21 años a disparar a sangre fría contra decenas de familias dentro de un supermercado? 

La mañana del 3 de agosto, Patrick Wood Crusius -nombre difundido por la prensa internacional- un joven estadounidense de 21 años, tomó su AK-47. El chico condujo durante nueve horas desde el condado de Allen, en Texas (donde vivía), hasta un Walmart ubicado en la franja fronteriza conocida como El Paso, Texas.  

Ese día, decenas de familias planeaban hacer sus compras en ese centro comercial, donde generalmente familias mexicanas cruzan a Estados Unidos para adquirir productos a costos más bajos. 

Te recomendamos: Así cerró Trump las “puertas abiertas” de México a centroamericanos

Patrick, vestido con playera negra y pants beige, entró a la tienda con unos audífonos para aislar detonaciones. Levantó su arma larga, apuntó contra cualquiera que estuviera dentro y abrió fuego. 600 balas por minuto volaron contra inocentes.

Hubo gritos y llantos al instante, según los videos que se han difundido en las redes sociales. 

Quienes pudieron se echaron al piso boca abajo y esperaron. Las autoridades aún no confirman la duración del tiroteo, pero según versiones de medios locales alcanzó los 20 minutos. 

El arma que usó es la más producida en el mundo y su portación es legal en EU para mayores de edad.

Casi de inmediato llegó la policía. Sólo hasta entonces, las y los sobrevivientes pudieron salir del lugar manos arriba. Aunque decenas se salvaron, el daño estaba hecho. El saldo del ataque, hasta este 6 agosto, es de 24 personas lesionadas y 22 muertas, ocho de ellas de nacionalidad mexicana

Las víctimas mexicanas son Gloria Irma Márquez y Sara Esther Regalado de Ciudad Juárez, Chihuahua; Adolfo Cerros Hernández de Aguascalientes; Jorge Calvillo García de Coahuila; Elsa Mendoza de la Mora Yepomera y María Eugenia Legarreta Rothe, también de Chihuahua; y Juan de Dios Velázquez Chairez, originario de Zacatecas. 

Mujeres, hombres y una niña de 10 años que dejaron historias inconclusas:

Luego del tiroteo, las autoridades locales, federales y el FBI iniciaron un operativo para buscar al atacante. Lo encontraron a unas calles del lugar y no opuso resistencia. 

¿Por qué lo hizo?

Las autoridades estatales encontraron en las redes sociales un manifiesto de odio que presuntamente Patrick Wood habría escrito antes de actuar: “En general, apoyo al tirador de Christchurch (el ataque en Nueva Zelanda ocurrido en marzo pasado) y su manifiesto. Este ataque es una respuesta a la invasión hispana de Texas”. 

Las autoridades estadounidenses aún no confirman la autoría de este escrito. De hacerlo, la hipótesis del odio contra la población mexicana como principal móvil del ataque se convertiría en certeza. 

Te recomendamos leer: Violencia armada azota a Nueva Zelanda

La historia se repite

Éste fue el último de tres tiroteos que se vivieron durante el fin de semana en el país del norte, donde, pese a la oposición de una parte de esa población y la larga e histórica lista de tiroteos, se permite el uso y portación de armas a partir de los 21 años, la edad de Patrick. 

Los otros dos tiroteos ocurrieron en Dayton, Ohio, donde murieron 10 personas, y el otro sucedió en Chicago, con un saldo de cuatro personas asesinadas. 

Luego de esta masacre, el presidente Andrés Manuel López Obrador, pidió a EU regular el uso de armas; pero el presidente de EU, Donald Trump, negó que eso fuera parte del problema y llamó a reformar las leyes para identificar a personas con “trastornos mentales”.

Marcelo Ebrard, canciller mexicano, viajó el 5 de agosto a la frontera y anunció que la Fiscalía General de la República (FGR) iniciaría una denuncia contra Patrick por terrorismo y que buscaría (por primera vez en la historia de México en un caso de este tipo) su extradición para que sea juzgado en nuestro país.

También Ebrard visitó el hospital en el que se encuentran las víctimas que sobrevivieron al ataque. 

Foto: Reuters

¿Cómo afecta este suceso la relación entre ambos países?

El ataque en El Paso, Texas se suma a la política de confrontación de Trump, entre cuyas acciones están las presiones económicas (la amenaza de aumentar aranceles) y el aumento de detenciones de personas migrantes. 

Te invitamos a leer: Casi 20 mil centroamericanos varados en México: esperan refugio en Estados Unidos

“Esta situación de odio contra los mexicanos que se ha venido desarrollando en los EU sí es tema de la relación bilateral y afecta la relación entre ambos países. Eso es lo que se va a empezar a ver”, dijo en entrevista par Cuestione la internacionalista Laura del Alizan Arriaga.

Si bien todavía falta información para afirmar que la masacre de El Paso se trató de un ataque terrorista, cuyo propósito fue dar difusión a ideas supremacistas de odio racial, para la académica estos ataques son alentados por los recientes comentarios del presidente estadounidense en contra de los flujos migratorios.

Por ello, observó, el gobierno de México debería adoptar una actitud y un tono distinto al que hemos visto hasta ahora.

En opinión de la también investigadora, el gobierno de México debería exigir que Trump termine con este tipo de actitudes en ciertos grupos de extrema derecha y que regule de una vez por todas el uso y portación de armas.

La especialista explicó que ésta ha sido una exigencia de nuestro país para que EU haga algo para frenar el narcotráfico y el tráfico de armas. Ahora, habrá que agregar los ataques de odio contra la población mexicana.

Sin embargo, EU siempre ha esquivado esta petición, por lo que ahora es momento para que nuestro país enfatice en ello. 

“México tiene años pidiendo que haya control a la venta de armas que indiscriminadamente se hace en negocios de los EU, principalmente negocios que están ubicados en la frontera. En este caso de ataques en contra de la población mexicana, me parece que el gobierno mexicano está en todo su derecho de exigir que EU regule la venta de armas porque los mexicanos se han convertido en un blanco de estos ataques”, agregó.

La académica observó que el tiroteo en El Paso,Texas, deteriora el ambiente de cordialidad y diálogo que debe existir entre los gobiernos de ambos países, sobre todo cuando la relación bilateral en materia económica no es ventajosa para México. 

“Nosotros sabemos que en el margen económico la situación tampoco es muy buena, porque el discurso de Donald Trump ha puesto la economía mexicana en una situación de debilidad, ante la indefinición. Nosotros vemos que Donald Trump, cuando le parece conveniente, amenaza con poner aranceles a la población mexicana. Esto es lo que sin duda deteriora, ese discurso, esa agresividad, entre los dos países”, concluyó. 

Te invitamos a leer: 5 de mayo: el día que México salvó a Estados Unidos

La mañana del domingo 4 de agosto, El Paso -que se encuentra cercado para evitar el cruce de personas migrantes sin documentos- amaneció con una ofrenda de flores y letreros, uno de ellos, con el mensaje: “El Paso es una familia. Estamos unidos de pie”. 



Compartir: