¿México depende de Estados Unidos más que nunca?

Compartir:

Con la peor crisis económica en casi un siglo como escenario, y con las elecciones presidenciales de Estados Unidos a la vuelta de la esquina, nos preguntamos en qué medida el destino de México depende de las y los electores estadounidenses.

Para averiguar más al respecto, platicamos con la internacionalista Arlene Ramírez Uresti, quien explica que al día de hoy todos los países dependen de otros para su desarrollo, pero el caso de México con Estados Unidos es un asunto peculiar.

“Históricamente cometimos el gran desacierto de alinear nuestra agenda política nacional al ritmo de la política exterior de los Estados Unidos

Arlene Ramírez Uresti, internacionalista.

Más sobre el tema: Elecciones en Estados Unidos, sin sorpresas en la relación con México

De acuerdo con Ramírez Uresti estamos hablando de una codependencia de dos siglos, “sin embargo ahora hemos caído en el exceso, con una agenda a modo de los intereses y la conveniencia de un presidente en particular”.

“No debimos haber permitido esta dependencia bajo ninguna circunstancia, pues ahora es más complicado ver que lo hacemos hacia una persona en especial: el presidente Donald Trump”, dijo la entrevistada.

Por ejemplo, en años recientes, “México tuvo que poner un muro humano en las dos fronteras, norte y sur, para poder responder a las necesidades de la agenda política de los Estados Unidos”, dijo Ramirez Uresti.

De la independencia a la dependencia

La historia de esta dependencia es tan vieja como nuestro país. De hecho, según nos cuenta la experta, la primera sede diplomática en el México independiente fue la de Estados Unidos, con el embajador Joel R. Poinsett en funciones.

“No solo fue el primero, además nos trajo el primer envío de dinero sin que lo hubiéramos solicitado, nuestro primer préstamo internacional. Es decir, nuestra deuda con los Estados Unidos data de 1824 (apenas tres años después de la consumación de la Independencia, en 1821) ”, dijo la internacionalista. 

A partir de entonces -invasiones y venta de territorio de por medio- nuestras relaciones se hicieron cada vez más cercanas y complejas, según la especialista, “siempre con México en una posición sumamente desventajosa”.

¿El resultado? “México no es independiente ni autónomo”, de acuerdo con Ramírez Uresti, “somos codependientes de la acción política de los Estados Unidos y somos dependientes en temas económicos”.

“Se han hecho esfuerzos muy importantes, se han tenido buenas épocas, pero en el resultado global, México no es independiente”, dijo la experta.

Te recomendamos: La Jornada, el periódico consentido del gobierno recibe 7 de cada 100 pesos para publicidad oficial

¿Qué tanto depende México de EU actualmente?

De acuerdo con Arlene Uresti, cada vez que el gobierno actual de México presume las remesas como una señal esperanzadora de reactivación económica, se enfatiza el grado de dependencia que tenemos de los Estados Unidos.

Depender de las remesas es un fracaso del gobierno mexicano, son únicamente mérito de las comunidades de mexicanos en el exterior. Entonces no es real, no es preciso que sea un logro”

Arlene Ramírez Uresti

Para la especialista, el aumento de remesas en 2020 “es el resultado de la preocupación de los migrantes por la atención precaria que se vive en las comunidades de las cuales salieron”.

Por otro lado, México es una nación con 55 tratados económicos firmados, además forma parte de acuerdos, foros económicos, grandes organismos multilaterales, “y seguimos teniendo el 90% de nuestras aspiraciones centradas en los Estados Unidos”, detalló.

¿Hay salida?

La doctora en Relaciones Internacionales por la Universidad de Vermont considera que salir de esta dependencia sería un procesos complejísimo, porque no solamente sería buscar la mejor forma de tener autonomía si no que no nos cueste más.

México estuvo limitado durante el siglo XX, “contenido por amenazas constantes de intervención”, dijo Ramírez Uresti, y agregó que, “si bien es cierto que es excesiva la dependencia, hay que reconocer que no es fácil desvincularse”. 

“Tendría consecuencias bastante costosas. Solo existe una codependencia comparable entre las exrepúblicas socialistas soviéticas y la Rusia actual”

Arlene Ramírez Uresti

Seguramente te interesa: La ventaja actual de Joe Biden y la disyuntiva del voto popular en los Estados Unidos

El panorama

La experta internacionalista nos comentó que después de dos siglos de supremacía estadounidense, justo en este momento ese país vive una situación que el mundo jamás había visto, un contexto político y social sin precedentes.

“De manera inédita, estamos viendo a un presidente de Estados Unidos que ya, de manera anticipada, está anunciando un fraude”, señaló la especialista.

Según Ramírez Uresti, eso lo hemos escuchado de candidatos de todas partes del mundo, sobre todo en México, pero era impensable escucharlo en voz del presidente de la supuesta  “democracia ideal”.

“Yo creo que esa amenaza a la democracia y a sus instituciones, va a generar un quiebre político en los Estados Unidos que va afectar la relación con México”, dijo la experta.

“Podría ser posible una desvinculación (de México y Estados Unidos), a partir del cisma político que habrá. Así como se ve el escenario, México tendrá que aprovechar para replantear esta relación”, dijo la experta.

Y concluyó: “si el verdadero interés del gobierno actual es la autonomía y la transformación, tenemos que comenzar por transformar la agenda política hacia Estados Unidos”.

¿México aprovechará esta coyuntura histórica para replantear su relación de codependencia con Estados Unidos? 

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.