Ya van 700 días sin medicinas contra el cáncer; creció 188% el desabasto

Compartir:

“No puede ser que ni paracetamol haya, mi hijo se murió. ¡¿Cuántos niños se están muriendo?!”, reclamó Yamileth del Río en marzo de este año a las y los legisladores del Congreso de Nuevo León. Su hijo, Alexis, quien este año iba a apagar las velitas de su cuarto cumpleaños, falleció en febrero por complicaciones a causa de la leucemia que padecía y por el desabasto de los medicamentos que necesitaba.

Me tocó batallar con medicinas como metotrexato, vincristina y con L-asparaginasa. Eso me agotó porque el desabasto siempre estuvo”, declaró hace unos meses en una entrevista.

“Aunque llegan unos medicamentos, se acaban otros. Además, a veces los equipos del hospital no servían”, dijo Yamileth en entrevista a Telemundo. Las interrupciones en el tratamiento de Alexis, internado en la Clínica 25 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Monterrey, Nuevo Léon, ocasionaron que no pudiera recuperarse de una recaída que lo dejó sin defensas. Una neumonía que terminó con su vida el 19 de febrero pasado.

Te puede interesar leer: Ya ni paracetamol hay: así de grave es el desabasto de medicamentos en México

El desabasto de medicamentos es otra de las peleas que tienen que librar cientos de familias de pacientes con cáncer, desde hace más de dos años. Esa enfermedad cobra la vida de más de 85,000 personas cada año en nuestro país. 

La crisis por el desabasto de medicamentos oncológico se agudiza conforme pasan los días. En el segundo cuatrimestre del año, aumentó 188%, como documentó el colectivo Cero Desabasto en su último informe.

En total, 13 medicamentos para el cáncer escasean en las farmacias de los hospitales públicos, de acuerdo con lo reportado por el Colegio Mexicano de Oncología Médica. Entre ellos, la Ciclofosfamida, con un costo comercial de 1,500 pesos, o la Dacarbazina, que cuesta 526 pesos. 

Por eso es que en septiembre de este año, un juez dio un ultimátum de 24 horas a las Secretarías de Hacienda (encargada de las compras de medicamentos) y a la de Salud para garantizar el acceso de los fármacos a las niñas y niños con cáncer. De lo contrario podrían ser denunciadas ante la Fiscalía General de la República (FGR). 

Sin embargo, hasta ahora, no han habido consecuencias penales al respecto y el desabasto continúa, de acuerdo con el colectivo.

Te puede interesar leer: Austeridad hunde a México en su peor crisis de vacunas

La primera demanda fue de Evan Omar

El caso de Alexis no es el único. En septiembre de este año, los familiares de Evan Omar demandaron penalmente al presidente Andrés Manuel López Obrador y a Zoé Robleto, director del IMSS. 

Aseguraban que el pequeño, de tan solo dos años, falleció en diciembre de 2019, por no tener el medicamento que necesitaba para luchar contra el neuroblastoma (cáncer en las células nerviosas) que padecía, en la Clínica 25 del IMSS, en Monterrey, donde era atendido.

Queremos que esta situación de la falta de medicamentos en el sistema de salud pública de México se judicialice, a fin de evitar más decesos de nuestros niños por negligencia de estas autoridades”, dijo la abogada de la familia de Evan, Andrea Rocha, el pasado 21 de septiembre.

Las batallas que dan las familias apenas comienzan. En octubre de este año, Sandra Angélica, una pequeña de siete años con leucemia ganó un juicio en el Sexto Distrito en Aguascalientes, para obligar al IMSS a surtir sus medicamentos para su tratamiento. 

“Quiero decirte que como pequeñita que eres, las autoridades tenemos que respetar tus derechos. Al darme cuenta que tu papá tiene razón al decir que las autoridades del IMSS, han puesto en riesgo tu salud, dicto una sentencia en la que se les ordena que se tengan las medicinas que necesitas y que te den todas facilidades para que puedas seguir con tu tratamiento”, se lee en la carta que escribió la jueza Sonia Hernández a la pequeña Sandra.

Hasta febrero de este año, habían más de 550 quejas ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) por el desabasto de medicamentos en contra de la Secretaría de Salud, el IMSS, el ISSSTE y algunas clínicas de salud de Pemex.

Te puede interesar leer: ¿Cofepris trató de ocultar el robo de 38 mil medicamentos contra el cáncer?

IMSS e ISSSTE con más desabasto

En agosto de este año documentamos en esta nota, que al menos 390 medicamentos no se encuentran en el sector salud desde el año pasado. Esto incluye a fármacos que van de un simple paracetamol, hasta medicinas complejas para la regeneración celular. 

El desabasto y la falta de medicamentos es más común para quienes sufren las enfermedades crónicas y más mortales en el país: diabetes (23%), hipertensión (15%) y artritis (3%), así como a quienes enfrentan enfermedades de alto costo como cáncer (31%), VIH (15%), epilepsia (4%), Parkinson (3%) fallo o insuficiencia renal (3%), de acuerdo con el reporte de Cero Desabasto.

En cuanto a las dependencias con más reportes por desabasto de medicamentos, está el ISSSTE con 462, después el IMSS con 404 y con un aumento de 134%, en el segundo cuatrimestre del año, respecto al mismo periodo pero de 2019.

Te puede interesar leer: Ni la pandemia logra que la salud sea la prioridad de gasto en el gobierno

La crisis en la atención médica en México

Previo a la pandemia por la COVID-19, una de cada dos personas en México carecía de acceso a la seguridad social, el 16% no tenía acceso a servicios médicos y tres de cada 10 recetas no eran surtidas en las farmacias públicas del país, de acuerdo con el informe del Colectivo Cero Desabasto.

Ahora, la crisis sanitaria amenaza con sumar a más de 10 millones de personas a las filas de pobreza, al mismo tiempo que pondrá en jaque la capacidad de respuesta del sistema de salud”, se lee en el informe.

Si bien el desabasto de medicamentos ha sido una constante en sexenios pasados, desde el año pasado, esta crisis se agudizó por los recortes presupuestarios que hizo el gobierno federal y por las fallas para aprobar la distribución de medicamentos por parte de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), nos dijo Alejandro Barbosa, fundador de la organización civil Nariz Roja, una red nacional que se encarga de apoyar a las familias de pacientes con cáncer.

Por eso es que los familiares de niños y niñas con cáncer de todo el país se han manifestado en repetidas ocasiones para exigir el suministro de sus medicinas. 

Pero las críticas por la escasez de medicamentos subieron en el último mes, luego de que a inicios de octubre, la Cofepris reportó el robo de 37,000 medicamentos contra el cáncer para niños, algunos de ellos fueron encontrados después en bolsas de basura. 

“El caso es terriblemente extraño. Lo realmente malo es que quienes salen afectados son los pacientes: niños con cáncer cuya vida está en peligro. No son productos que puedan reponerse rápidamente, tardarán varias semanas y el costo no será bajo”, de acuerdo con Xavier Tello, médico y analista en políticas de salud.

Las y los pacientes con cáncer no solo tienen que luchar por sobrevivir, sino contra la negligencia por parte de las autoridades, para garantizarles el acceso a la salud, un derecho humano y obligatorio que el gobierno tiene la obligación de otorgarle y el cual puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

SUSCRÍBETE A NUESTRO NEWSLETTER

Recibe las noticias más relevantes de México cada mañana, inicia tu día informado.